Canadá

19 al 22 de Abril de 2001
III Cumbre de las Américas
Montreal, Quebec.

La llamada III Cumbre de las Américas, realizada en Quebec, Canadá, representa un hito que marca un giro en la política exterior venezolana. En dicha ocasión, el Presidente venezolano asumió una posición a contracorriente de los otros 33 representantes de los Estados y/o Gobiernos que acudieron a la cita continental.

Hay que recordar que todos los Jefes de Estados y/o de Gobiernos de los países del continente americano, suscribieron plenamente la llamada Declaración Final de esta III Cumbre de las Américas, sólo el Presidente venezolano alzó su voz disidente ante las fuerzas del statu quo interamericano.

El Presidente venezolano pidió incorporar en el Acta Final de la III Cumbre de las Américas que la República Bolivariana de Venezuela no se comprometía a que el Alca entrara en vigencia “no más allá de diciembre de 2005”, como reza el citado documento.

También, incorporó una acotación, reservando la posición nacional en cuanto a la aplicación del término “Democracia Representativa” por considerarlo excluyente; habida cuenta de que las delegaciones presentes no avalaron el acompañamiento del mismo con el de “Democracia Participativa”.

Habrían de pasar cuatro (4) años, seis (6) meses y doce (12) días para que en Mar del Plata, Argentina, en noviembre de 2005, se evidenciara la imposibilidad de la implementación de este esquema de pretensión continental en la fecha en que la absoluta mayoría de los Jefes de Estados y/o de Gobiernos de los países de las tres (3) Américas se habían comprometido; sino que quedó, definitivamente, excluido de la agenda interamericana, como veremos en su oportunidad.

La llamada “Declaración de Quebec” comienza señalando en su primer párrafo lo siguiente:

…Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas elegidos democráticamente, reunidos en la ciudad de Quebec en nuestra Tercera Cumbre, renovamos nuestro compromiso con la integración hemisférica y la responsabilidad nacional y colectiva a fin de mejorar el bienestar económico y la seguridad de nuestros pueblos. Hemos adoptado un Plan de Acción para fortalecer la democracia representativa, 89 promover una eficiente gestión de gobierno y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales.* Buscamos crear mayor prosperidad e incrementar las oportunidades económicas y, al mismo tiempo, fomentar la justicia social y desarrollar el potencial humano…

De igual manera, en el párrafo seis de dicha Declaración, se lee:

“…Las amenazas contra la democracia, hoy en día, asumen variadas formas. Para mejorar nuestra capacidad de respuesta a estas amenazas, instruimos a nuestros Ministros de Relaciones Exteriores que, en el marco de la próxima Asamblea General de la OEA, preparen una Carta Democrática Interamericana que refuerce los instrumentos de la OEA para la defensa activa de la democracia representativa.*…

Sobre estos dos aspectos, la reserva de la posición nacional plasmada en la misma Acta Final de la Declaración de Quebec en defensa de la participación política directa, señala:

…* La delegación de Venezuela desea reservar su posición acerca de los párrafos 1 y 6 de la Declaración de Quebec, por cuanto a juicio de nuestro Gobierno la democracia debe ser entendida en su sentido más amplio y no únicamente en su carácter representativo. Entendemos que el ejercicio democrático abarca además la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones y en la gestión de gobierno, con miras a la construcción diaria de un proceso dirigido al desarrollo integral de la sociedad. Por ello, el Gobierno de Venezuela hubiese preferido, y así se solicitó en esta Cumbre, que en el texto de la Declaración quedase reflejado expresamente el carácter participativo de la democracia….”.

Por otra parte, en cuanto a la fecha de entrada en vigencia del Alca, como se ha señalado, todos los mandatarios, a excepción del Presidente venezolano, acordaron en el párrafo quince (15) lo siguiente:

…Instruimos a nuestros Ministros que aseguren que las negociaciones del Acuerdo ALCA concluyan, a más tardar, en enero de 2005, para tratar de lograr su entrada en vigencia lo antes posible, y no más allá de diciembre de 2005.** 94. Esto será un elemento clave para generar el crecimiento económico y la prosperidad en el Hemisferio, y contribuirá al logro de los amplios objetivos de la Cumbre. El Acuerdo deberá ser equilibrado, comprensivo, y congruente con las reglas y disciplinas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y deberá constituir un compromiso único. Otorgamos gran importancia a que el diseño del Acuerdo tenga en cuenta las diferencias en tamaño y niveles de desarrollo de las economías participantes…

Con estos dos asteriscos (**), incorporados por el presidente Chávez Frías en el Acta Final de la Declaración de Quebec, se incorpora, al pie de la misma:

 …**La delegación de Venezuela reserva su posición sobre el párrafo 15 de la Declaración de Quebec y el párrafo 6-A del Plan de Acción, en virtud de las consultas que se llevan a cabo entre los diversos sectores del Gobierno nacional en función de nuestra legislación interna, para dar cumplimiento a los compromisos que se derivarían de la entrada en vigor del ALCA en el año 2005…

El mandatario venezolano le indicó, tanto a sus homólogos del continente, como a los representantes de los medios de comunicación social, que no podía comprometer la posición nacional con la fecha de entrada en vigencia del Alca que se plasmó en la Declaración de Quebec; y que, incluso, ninguno de los treinta y cuatro (34) países representados, a través de sus mandatarios, podía garantizar su entrada en vigencia en la fecha señalada; entre otras razones porque tal decisión no dependía de los Jefes de Estado y/o de Gobierno, sino de los congresos y/o de las asambleas nacionales, y en el caso venezolano, incluso, de un referéndum.

El Presidente venezolano señaló que otros mandatarios en forma privada, también, le habían expresado sus reservas sobre la entrada en vigencia del Alca, entre ellos el propio mandatario anfitrión, el canadiense Jean Chretien.

Por otra parte, explicó que la llamada Democracia Representativa había llevado al pueblo venezolano a la violencia, razón por la cual Venezuela se adhería al concepto de Democracia Participativa, que complementa, refuerza y amplía a la Democracia Representativa con base en el pluralismo político, el ejercicio de la soberanía ejercida por el pueblo, el carácter alternativo, el régimen plural de partidos y organizaciones políticas, el respeto a los Derechos Humanos y las libertades fundamentales.

Explicó que los países latinoamericanos debían consolidar previamente la integración subregional y regional, ya que avanzar en el proyecto Alca sin agotar las instancias anteriores sería muy peligroso para las economías de la región.

Algunos analistas, a la fecha, estimaban que sólo los tres (3) mercados del norte, a saber: Estados Unidos, Canadá y México, representaban el setenta y cinco por ciento (75%) del movimiento comercial continental.

Al respecto, Juan González Velazco, a la sazón, Presidente de la Cámara de Integración Venezolano-Colombiana, señalaba que sólo los tres (3) países mencionados, agrupados en el Nafta (North American Free Trade Agrement) manejaba el ochenta y cuatro por ciento (84%) del Producto Interno Bruto (PIB) total del continente, con 9,6 billones de dólares de 11,4 billones de la América entera; agregando que, en cuanto a la balanza comercial del Nafta en América, ésta representaba noventa por ciento (90%) del total, equivalente a un intercambio de 280 millardos de dólares, de un total de 308 millardos de todo el continente. Así de evidentes estaban las cosas.

Sin embargo, hay que destacar, que a pesar de estos hechos de carácter histórico de salvaguarda de los intereses nacionales a través de un ejercicio de soberanía, los resabios de la antigua diplomacia aún no estaban del todo desterrados en la nueva agenda de la política exterior venezolana.

Así, en el contexto de la cumbre el canciller Luis Alfonso Dávila García le hacía entrega a su homólogo estadounidense de Colin Powell, una solicitud formal para el ingreso de Venezuela al Sistema de Preferencias Arancelarias Andinas (ATPA), arguyendo que la incorporación de Venezuela a dicho sistema permitiría fortalecer la lucha antidrogas en la región.

error: