Estado de Qatar

30 de Marzo al 1° de Abril de 2009
II Cumbre de Países de América del Sur y Países Árabes (Aspa)
Séptima y última visita a Qatar
(Doha)

El Estado de Qatar sería objeto de siete (7) visitas por parte del Presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, durante los años 1999, 2000, 2001, 2004, 2005, 2006 y 2009; esta última, del lunes 30 de marzo al miércoles 1° de abril, oportunidad en la cual asistiría a la II Cumbre de Países de América del Sur y Países Árabes (Aspa), en el marco de una gira que, además, lo llevaría a la República Islámica de Irán, al Estado de Japón, a la República Popular China, y a una breve estancia en la República de Cuba, en su viaje de retorno a la República Bolivariana de Venezuela.

En la víspera de esta visita a Qatar, el analista Raimundo Kabchi se refería al mandatario venezolano como el Presidente con más popularidad en el mundo árabe, así como que la proyección que Venezuela poseía en esa región nunca antes la había tenido.

Kabchi, al referir que la popularidad del líder venezolano en la región del Medio Oriente venía dada por posiciones de dignidad asumidas, respecto a situaciones concretas, recordó:

…no debemos olvidar que en dos guerras, adelantadas por el sionismo de Israel, una en contra del Líbano hace dos años y la otra en contra de Gaza hace dos meses; Chávez ha asumido una posición de adhesión y solidaridad con la causa principal de los países árabes y esto allana el camino para estrechar aún más las relaciones entre nuestros países…

En relación a la realización de esta II Cumbre entre los países árabes y de América del Sur, al considerar que “…todo el mapa de Suramérica son gobiernos surgidos del voto popular y con pensamiento político avanzado, que procuran defender los mejores intereses de sus pueblos y países, y en el mundo árabe, hay avidez en estrechar lazos con nuestra América…”, explicitó:

…ha habido una modificación en la escena internacional. En gobiernos anteriores, por la política exterior que diseñaban en Washington, no había interés por parte de los gobernantes de turno de estrechar lazos con los países árabes, era algo tácticamente vedado, tanto para América Latina como para los países árabes, tener relaciones en forma directa. Había una relación de supeditación por parte de los gobernantes…

Por su parte, el embajador de Qatar en Venezuela, Rashid Mubarak al Kawari, al referirse a esta II Cumbre Aspa, indicaba que este encuentro formaba parte de las distintas instancias que habían comenzado a nacer en la promoción de un mundo pluripolar que, con base en el dinamismo de las relaciones entre las dos regiones, conducía a la organización y cooperación en el ámbito político y comercial, así como al apoyo en el intercambio cultural, científico y comercial.

Rashid Mubarak al Kawari hacía especial mención a la participación, por primera vez, de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) “…como instancia representativa que planteará la integración del Sur con los países árabes, la cooperación económica y nuevas modalidades comerciales entre Suramérica y los países árabes…”.

Así las cosas, a su llegada a la capital catarí, alrededor de las dos de la madrugada (2:00 a.m.) de la hora local, el propio Chávez Frías, desde el Aeropuerto Internacional de Doha, señalaba que este segundo encuentro de los países de América del Sur y los de la Liga Árabe “…forma parte de la dinámica geopolítica del mundo, porque una nueva geopolítica mundial está en marcha…”.

En estas primeras declaraciones desde el emirato catarí indicó además, que “…está naciendo un nuevo mundo: caen los imperios y hay una gran crisis mundial del capitalismo que sacude al planeta, eso lo venimos diciendo desde hace una década…”.Por otra parte, en relación directa al magno encuentro precisó:

…estas reuniones son muy importantes para ir precisando cómo es que vamos a ir enfrentando la nueva geopolítica mundial desde el nuevo mundo pluripolar. Se acaba la hegemonía del dólar; estuve leyendo la propuesta que hace China, que hace Rusia, sobre una nueva moneda para las reservas internacionales, una nueva moneda que no dependa de ningún país. Nosotros apoyamos con fuerza propuestas como ésa…

Hizo referencia a que esta era una gran oportunidad “…para discutir un conjunto de temas y perfilar el mundo nuevo sin imperialismo, con naciones libres, independientes, sobre todo con justicia internacional y caminos abiertos al desarrollo humano, social y a la lucha contra la miseria y la pobreza…”.

A este importante encuentro geopolítico en Doha que reunía a los veintidós (22) países árabes y a los doce (12) de Suramérica, Chávez Frías, quien fue recibido con los honores respectivos a su alta investidura por Su Alteza el Emir de Qatar, Hamad Bin Khalifa Al Thani, llegó acompañado del canciller Nicolás Maduro Moros, y de los Ministros de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez Carreño, y del Despacho de la Presidencia, Luis Reyes Reyes; así como del Presidente de Pequiven, Saúl Ameliach, entre otros funcionarios venezolanos. De igual modo, le acompañaba el canciller del Ecuador, Fander Falconí, quien viajaba representando a su Presidente, Rafael Correa.

Venezuela, a través de su Jefe de Estado, había sido el primer país del mundo que alzaba su voz en solidaridad con el pueblo palestino, el cual nuevamente había sido atacado por el gobierno del Estado de Israel.

En esta coyuntura, los Presidentes de las dos regiones analizarían la crisis económica del Capitalismo y su incidencia en los países en desarrollo, la profundización de la cooperación sur-sur, y el conflicto en Palestina.

Para Hugo Rafael Chávez Frías estaba claro que esta Cumbre de Doha abonaba en la conformación de un mundo pluripolar. Desde el oriente de la península arábiga reflexionaba sobre la importancia de este encuentro presidencial con el mundo árabe, el cual consideró como el comienzo de un camino.

…hace diez años era imposible pensar en una reunión con los países árabes y los de América del Sur. Ahora cuando los movimientos de izquierda han logrado ocupar espacios de poder y de gobierno en América Latina, es cuando se abrió esa posibilidad, porque cuando aquí los gobiernos del Sur estaban arrodillados al Departamento de Estado de los Estados Unidos (EE.UU.), era impensable un viaje de un Presidente venezolano…

Precisó que, con anterioridad a todo este nuevo proceso latinoamericano y caribeño que había posibilitado la interacción a estos niveles con otras regiones del mundo, los vínculos con los países árabes básicamente estuvieron circunscritos al tema de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

Asimismo, señaló que “…hay un parto histórico, un parto mundial. La nueva geopolítica mundial está en marcha. Está naciendo un mundo y caen los imperios…”, por lo que se refirió a esta reunión como muy importante para definir la estructura del nuevo mundo pluripolar.

Al mismo tiempo, cuestionó una orden de arresto emitida por la Corte Penal Internacional contra el Presidente de Sudán, Omar Hasan Ahmad al-Bashir.

Al respecto preguntó “… ¿Por qué no ordenarán la captura de Bush, del Presidente de Israel? Es un adefesio jurídico y un irrespeto a los pueblos del tercer mundo…”.

Finalmente, adelantó que en esta Cumbre plantearía a sus homólogos el estudio de la creación de lo que denominó una “Petromoneda”, que estuviese respaldada por las reservas de petróleo de los grandes países productores.

Sobre este particular, expresó: …tenemos la idea y por primera vez la voy a comentar en público, de una moneda internacional cuya sola idea me emociona: el Petro. Una petromoneda que se fundamente, sobre todo, en las grandes reservas de petróleo que tenemos algunos países del mundo…

Al explicar esta propuesta dijo que es similar al mecanismo utilizado en otra época, cuando para emitir moneda la misma debía tener como referencia el llamado patrón oro.

Asimismo, al referirse a la propuesta que recientemente había sido formulada por Rusia y respaldada por China para la creación de una divisa de reserva internacional que sustituyese al dólar estadounidense, adelantó que este tema era uno de los que iba a tratar en Teherán; así como que, igualmente, lo trataría en su visita a la República Popular China, durante los días 7 y 8 de abril.

Consultado sobre la situación del mercado petrolero internacional, mencionó que se había logrado detener el derrumbe de los precios, recordando que hacia fines de 2008 el precio petrolero oscilaba entre veinte (20) y veinticinco dólares (U.S. $ 25) por barril, y para ese momento se ubicaba alrededor de los cuarenta dólares (U.S. $ 40), se mostró confiado en que el precio se estabilizaría hasta ubicarse en una banda de precios justos, que consideró en ese momento que debía acercarse a los ochenta dólares (U.S. $ 80) por barril.

Como es natural en estos foros multilaterales la ocasión fue propicia para sostener diferentes encuentros de naturaleza bilateral; en este sentido, el martes 31 Chávez Frías sostuvo reuniones con sus homólogos del Líbano, Michel Suleiman, y de Siria, Bashar al Assad.

La reunión, inicialmente entre Hugo Chávez y Michel Suleiman, un general que venía de desempeñar el cargo de Comandante General de las Fuerzas Armadas del Líbano, se llevó a cabo en el mismo hotel donde se hospedaba en Doha el líder venezolano; conversaron sobre la relación entre ambos países y cómo profundizar los lazos bilaterales tomando en consideración que la población libanesa en Venezuela superaba los cuatrocientos mil (400.000) habitantes; siendo así una de las más numerosas en Latinoamérica.

A la salida de este encuentro, Chávez y Suleiman se encontraron con el Presidente de la Republica Árabe Siria, Bashar al Assad, perteneciente al Partido del Renacimiento Árabe Socialista (Baaz), reelegido como Presidente, luego de triunfar en un referendo consultivo el 27 de mayo de 2007, con quien se inició un diálogo tripartito.

En Venezuela, al igual que la libanesa también la colonia siria es de gran importancia dentro de la población, especialmente en los estados Nueva Esparta, y Falcón; así como en la ciudad capital, Caracas, lugares donde se encuentra la mayor parte.

Como se recordará el martes 29 de agosto de 2006 Chávez Frías había visitado por vez primera esa nación del Medio Oriente, oportunidad en la cual se habían impulsado alrededor de una docena de acuerdos en diferentes ámbitos de la relación bilateral, con miras a su estrechamiento.

Asimismo, antes del inicio de la Cumbre, Chávez Frías sostuvo un encuentro con su homólogo de la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista, Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi; así como con el Presidente boliviano, Evo Morales Ayma.

Posteriormente, en una intervención realizada en lo que fue el único discurso ovacionado antes de comenzar el evento, precedido por aplausos de los asistentes, el mandatario venezolano anunció que había invitado al líder sudanés, Omar al Bachir, a visitar Venezuela como una manera de demostrarle su apoyo frente a la decisión de la Corte Penal Internacional (CPI) de emitir una orden de detención en su contra.

Al respecto, señaló “…yo hablé hoy con Al Bachir y le pregunté qué riesgos corre cuando viene por estos mundos. Le invité a Caracas pero le dije: ojalá no tengas ningún problema por allá…”. Nuevamente calificó como “…un adefesio jurídico y un atropello político no sólo para Sudán, sino para todos los pueblos del tercer mundo…” la decisión de la Corte Penal Internacional de pedir la captura de Al Bachir, y de nuevo preguntó “…por qué ese tribunal no persigue a Bush, que es un genocida que gobernó Estados Unidos durante ocho años y que mandó bombardear Irak…”.

Durante el desarrollo de esta II Cumbre de Países de América del Sur y Países Árabes (Aspa), ya el propio martes 31 de marzo, Chávez Frías abogó por retomar y fortalecer una agenda estratégica sur–sur que abarcara proyectos productivos de alimentos, energéticos y tecnologías.

Durante su intervención, destacó que:

…desde Venezuela decimos que debemos aprovechar las redes de relaciones bilaterales y multilaterales que nacen en este cónclave para establecer una especie de agenda estratégica para trabajar en aras de la construcción de un conjunto de puntos que beneficien a las naciones en común en cuanto al tema de la crisis financiera…

Del mismo modo, señaló que era necesario fortalecer una propuesta hecha por la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, sobre la creación de bancos con fondos estatales.

Al respecto, pidió a los nueve (9) países integrantes de la Opep presentes en la Cumbre de Aspa fijar estrategias para un plan financiero entre los países árabes y Suramérica, y volvió a proponer la creación de un Banco de la Opep.

Deploró unas acusaciones que habían sido formuladas por el Presidente Barack Obama, y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, según las cuales, supuestamente, Venezuela estaba contra la libertad de expresión y apoyaba al terrorismo.

Estos señalamientos los calificó de cínicos, además de infundados y falsos, y se preguntó por qué “…Washington nunca condenó los ataques contra Gaza, donde murieron 1,400 palestinos…”.

Se refirió a la urgencia de informar imparcialmente sobre lo que sucede en ambas regiones, trayendo a colación un convenio entre las cadenas Telesur y Al Jazzeera.

En este sentido estimó como un avance la implementación de diferentes convenios entre países de ambas regiones

Por otro lado, en relación a la crisis financiera que ya venía caracterizando a la coyuntura internacional la calificó como un virus mutante porque no se detenía.

Al respecto, pidió, tanto a la Presidenta de la Unasur, Michelle Bachelet, como a Luiz Inácio Lula Da Silva, Jefe de Estado del Brasil, y coordinador de los asuntos del sur, adelantar una agenda comercial birregional a la mayor brevedad posible.

Es importante recordar que el Gobierno venezolano, en estos momentos, no tenía relaciones diplomáticas con el Estado de Israel, debido a su recurrencia al uso desproporcionado de la fuerza contra los palestinos y contra su población civil.

Asímismo, en el contexto internacional, al día siguiente de la realización de esta cimera cita birregional, jueves 2 de abril, se reunía en Londres la Cumbre del G-20 en la que estarían participando tres (3) de los países presentes en Doha: Brasil, Argentina y Arabia Saudita, por lo que el Presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, señaló que el gran objetivo de estos países debería ser defender el rol del Estado ante el G-20, en un discurso orientado a llamados a la regulación y a la transparencia de los mercados financieros; así como a la necesidad de concluir la Ronda de Doha para la reforma del comercio internacional.

Por su parte el Jefe de Estado venezolano informó que durante una reunión bilateral con su homólogo de Qatar, el jeque Hamad bin Khalifa Al Thani, se acordó incrementar la cooperación en materia de gas con la incorporación de Qatar Petroleum al gran proyecto Mariscal Sucre, en Venezuela.

Del mismo modo, anunciaba que en bilateral sostenida con el Presidente del Paraguay, Fernando Lugo, éste le había confirmado su asistencia como invitado a la Cumbre de la Alba, que se realizaría próximamente en Caracas.

Se refirió, igualmente, a una reunión sostenida con el líder de Libia, Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi, con quien abordó entre otros aspectos bilaterales y de la coyuntura internacional la próxima Cumbre de países de África y América del Sur que se realizaría en Venezuela.

Por otra parte, la declaración final de la Aspa se enfocó en el trabajo conjunto para promover las relaciones entre los países árabes y de América del Sur.

En este documento, las treinta y cuatro (34) naciones expresaron satisfacción por la evolución de sus relaciones desde la realización de la I Cumbre de América del sur y países árabes en el 2005 en Brasil.

Resaltaron la importancia de la cooperación sur-sur, la creación de un Estado palestino, la entrega por el Estado de Israel de los territorios ocupados en 1967, también, condenaron la ofensiva militar israelí en Gaza, entre enero y febrero de ese año, en la que fueron asesinados mil cuatrocientos (1400) palestinos, y se pronunciaron por la apertura de los pasos fronterizos entre Gaza e Israel.

Asímismo, condenaron las sanciones estadounidenses contra Siria, dejaron plasmado su rechazo, tanto a la ocupación extranjera como al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.

Se pronunciaron, igualmente, por una amplia reforma de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, especialmente del Consejo de Seguridad, para que fuese más democrático y representativo. Coincidieron en la necesidad de crear un sistema financiero internacional, con regulaciones adecuadas que prevenga la especulación.

Finalmente, reafirmaron como un derecho inalienable la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, y reafirmaron su compromiso en los esfuerzos globales para enfrentar el cambio climático.

error: