Estados Unidos de América

10 y 11 de Enero de 2002
Nueva York
Venezuela Asume la Presidencia del Grupo de los 77 (G-77)

Durante el año 2002 el Presidente venezolano realizó un total de veintidós (22) viajes internacionales, de estos dos (2) fueron a los Estados Unidos de América, el primero de ellos en enero y el segundo en septiembre, este último con motivo de su participación en la quincuagésima séptima (57a ) Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La política exterior venezolana había venido asumiendo cada vez mayores niveles de participación en la arena internacional.

Este año iniciaba con la Secretaría General de la Opep y la Presidencia del Grupo de los 15 (G-15), bajo el liderazgo venezolano.

En esta ocasión, el día 11 de enero de 2012, en ceremonia realizada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York, Hugo Chávez Frías asume la Presidencia del Grupo de los 77 (G-77).

El G-77, establecido el 15 de junio de 1964 por setenta y siete (77) países en vías de desarrollo, se creó con la finalidad de adoptar posiciones comunes en temas de comercio y desarrollo económico.

Aunque la membresía se había incrementado a más de ciento treinta (130) países, se había mantenido el nombre debido a la significación histórica del mismo.

Representa la mayor coalición de naciones en desarrollo dentro de la Organización de las Naciones Unidas, la agrupación realiza declaraciones conjuntas sobre temas específicos y coordina políticas y programas de cooperación en campos como el comercio, la industria, la alimentación, la agricultura, materias primas, finanzas y asuntos monetarios.

Cada año el G-77 celebra una reunión de ministros en Nueva York, las decisiones que se adoptan son transmitidas a las delegaciones regionales en Ginebra, Nairobi, París, Roma y Viena, las cuales asignan actividades específicas a los comités de acción, también son enviadas al Grupo de los 24 (G-24) en Washington, D.C.

Sus actividades son financiadas a través de las contribuciones de los Estados miembros. El Presidente venezolano se dirigió a los delegados presentes en la sesión especial de las Naciones Unidas para la transmisión de la Presidencia del G-77 a la República Bolivariana de Venezuela.

En la misma, se refirió a la existencia de razones fundamentales que le motivaron a viajar para estar presente en esta cita en la ONU.

Indicó, en primer lugar, la importancia de dejar constancia del valor que Venezuela le reconoce a estos espacios de diálogo dentro del sistema de Naciones Unidas y de la dinámica internacional.

Se refirió a los acontecimientos del año 2001 como dolorosos y cruentos, señalando que los mismos impactarían durante mucho tiempo el equilibrio psicosocial de las sociedades modernas.

En esta contextualización, indicó que el comienzo del siglo había venido acompañado con tambores de guerra y con los horrores del terrorismo, pero que también de otro tipo de terrorismo representado en la miseria diaria del hambre y de los niños que se mueren desnutridos, mientras se habla de paz, pero se arremete contra pueblos inocentes.

Agregó que se habla de desarrollo, mientras millones se hunden en la miseria.

Citando a Jesús de Nazaret se refirió a los poderosos como “…fariseos hipócritas que quieren limpiar la copa por fuera pero no la ven por dentro, está llena de injusticia, hay mucho cinismo en el mundo, hay mucho doble discurso en el mundo….”.

Señaló que, también, había asistido porque quería hacer un llamado desde esa tribuna a los Jefes de Estado y de Gobierno del mundo para incrementar a los más altos niveles la voluntad política para asumir las grandes y necesarias decisiones políticas.

Al respecto, dijo que en los últimos años la gran política fue desterrada de los espacios del mundo, especial y deliberadamente, después de la caída del muro de Berlín y de la Unión Soviética. Indicó que se pretendió imponer un criterio según el cual ya no hacía falta la política, sino la mano invisible del mercado.

Parafraseó a Platón en relación a la toma de decisiones que afectan a los grandes colectivos para indicar que, en pocos años, el neoliberalismo se había transformado en una amenaza para pueblos enteros, llevando a algunos de ellos que estaban rozando el primer y el segundo mundo a lo que llamó las puertas del quinto infierno.

Sobre el particular, señaló lo siguiente:

…El desempleo, la pobreza, la explotación, la desigualdad, la injusticia y de allí a los conflictos sociales, y de allí a los conflictos políticos, y de allí a los conflictos violentos solo hay un paso. De allí a las guerras intestinas solo hay paso. Es diabólico el neoliberalismo y desde aquí quiero repetirlo y quiero hacer un llamado a todos os Jefes de Estado del Grupo de los 77 para que asumamos con mayor voluntad, con mayor coraje, unidos las responsabilidades que tenemos en esta instancia tan importante para el mundo, y para llevar adelante nuestras metas, nuestros objetivos…

En espontánea disertación, fiel a su estilo, indicó que si el G-77 tuviera que tener una constitución, bien pudiera tomar la Declaración del Milenio, debatida en la Organización de las Naciones Unidas en el año 2000, que había sido firmada por los Jefes de Estado del mundo, asumiendo un compromiso existencial con metas bien establecidas.

Agregó que si el Grupo de los 77 requiriese, también de un plan estratégico de acción este debería ser la Declaración de la Habana, emitida en esa ciudad hacía casi dos años.

Hizo un llamado a los gobernantes y representantes de los ciento treinta y tres (133) países que integran el G-77 a dinamizar los contactos insistiendo en la necesidad de una mayor participación de los jefes de Estado y de los Jefes de Gobierno, en lo que llamó “…una diplomacia presidencial de alto nivel, necesaria para revitalizar y fortalecer el espacio del Grupo de los 77…”.

Se refirió al hecho de que los países integrantes del G-77 conforman cuatro quintas (4/5) partes del mundo, siendo en consecuencia el espacio de diálogo, de liberación y de búsqueda de caminos más grande en el planeta, agrupando a países de América Latina, África, Asia y Oceanía.

Hizo mención a que en la reciente Cumbre Iberoamericana, celebrada en Lima, el Vicepresidente del Banco Mundial y la representación de la Cepal daban cuenta de la cifra que los países desarrollados le venían otorgando en subsidios a su producción de alimentos, y de bienes y servicios.

Dijo que la información que le proporcionaron a los Jefes de Estado y de Gobierno indicaba que la cifra estaba girando alrededor de los mil millones de dólares (U.S. $ 1.000.000.000) por día.

Agregó que esas naciones industrializadas que aplican estos subsidios a lo interno de sus economías, al mismo tiempo exigen al resto de las naciones que no subsidien sus producciones nacionales.211 Interrogó a los presentes si la mayoría de los habitantes del planeta iban a aceptar la imposición de una minoría privilegiada.

Resaltó, de seguidas, que el veinte por ciento (20%) de la población del mundo, ubicada en los países desarrollados, venía consumiendo el ochenta por ciento (80%) de los bienes y servicios que se producían en el planeta.

En sus reflexiones se le oyó decir:

…Se ha demostrado que si nosotros los pueblos del Tercer Mundo y más allá lográsemos como por arte de magia algún mago que llegara y lograse que todos en un instante, que todos en el mundo obtuviésemos el mismo nivel de vida de los países desarrollados, se ha demostrado que harían falta diez planetas tierra para sustentar el modelo de desarrollo que se ha impuesto en el mundo. ¿Hacia es allá que vamos? ¿Vamos a acabar con el plantea? ¿Vamos a acabar con los bosques? ¿Vamos a acabar con las aguas? ¿Vamos a acabar con la capa de ozono? ¿Vamos a acabar con la vida de nuestros nietos y de los nietos de nuestros nietos? ¿Es eso lo que queremos? ¿Es ese el modelo de desarrollo por el que vamos a seguir encarrilándonos, el de la muerte, el del infierno? Creo que son temas para debatirlos, pero yo creo que hace mayor coraje, creo que hace mayor vibración en la discusión de estos temas, más allá de los discursos repetitivos que se oyen por todas partes. Hacen falta decisiones y decisiones, algunas de carácter urgente. Qué bueno sería, por ejemplo, debatir sobre el armamentismo y tomar decisiones, el gasto militar, las bombas sólo (sic) matan gente, las bombas inteligentes, algunas no son tan inteligentes, le apuntan a alguien y le pegan a algunos niños o le pegan a algunos ancianos, bueno cosas de la bomba ¿Vamos a seguir por el camino de las guerras. El gasto de miles de millones de dólares en tecnología de la muerte y de la destrucción ¿Es que no hay voluntad de cambio de verdad o, vamos a seguir con el cinismo y el fariseísmo hipócrita de siempre de hablar de paz por un lado, pero estar gastando miles de millones de dólares en fábricas de armas de destrucción masiva…

Habló de la problemática de la deuda externa latinoamericana y caribeña, mencionando entre otras consideraciones que la región hacía un par de décadas poseía una deuda de alrededor de setecientos mil millones de dólares estadounidenses (U.S. $ 700.000.000.000) lapso durante el cual había cancelado más de ochocientos mil millones de dólares estadounidenses (U.S. $ 800.000.000.000), y la misma ahora se situaba en alrededor de novecientos mil millones de dólares estadounidenses (U.S. $ 900.000.000.000); parafraseando a Fidel Castro Ruz se refirió a ésta como “la deuda eterna”, mientras los pueblos se hundían en la miseria.

En el caso venezolano indicó que en los últimos tres (3) años se habían pagado casi quince mil millones de dólares (U.S. $ 15.000.000.000) en deuda externa. Al igual que la Opep, otra organización internacional de los países del sur, también el G-77 en sus casi cuarenta (40) años de existencia sólo había realizado una única reunión cumbre, efectuada en La Habana, donde se había decidido efectuar una cumbre cada cinco (5) años.

En ese marco, anunció la visita a Caracas de Oluṣẹgun Mathew Okikiọla Arẹmu Ọbasanjọ, Presidente de la República Federal de Nigeria, quien fungía como el presidente de la Conferencia de Presidentes por cinco años hasta la próxima cumbre del G-77, para comenzar a trabajar con equipos específicos los grandes temas hacia la segunda Cumbre de Presidentes de esta instancia multilateral.

En relación al diálogo norte-sur, informó que como Presidente del G-15 se habían iniciado contactos con algunos líderes del G-8, los cuales ahora retomaría en representación del G-77, cuya presidencia estaba asumiendo.

Se refirió a los diálogos adelantados, particularmente con el primer ministro Berlusconi, quien fue Presidente del G-8 hasta el 31 de diciembre del 2001; así como con el Primer Ministro del Canadá, Jean Chretien, quien le sucedió en la presidencia de este foro; así como, también, a los sostenidos con otros integrantes del mismo, como el presidente Chirac de Francia, el presidente Putin de la Federación de Rusia, y con el primer ministro Tony Blair, del Reino Unido, con quienes había venido abordando la reactivación del diálogo norte-sur, el cual señaló como vital.

Se refirió a la implementación del Acuerdo Energético de Caracas a través del cual Venezuela le venía facturando petróleo y/o derivados en condiciones especiales de financiamiento a países latinoamericanos y caribeños con dificultades fiscales, de pobreza y de desarrollo.

Igualmente, mencionó una propuesta venezolana para que el Fondo Opep otorgase financiamiento a algunos países del Caribe y de Centroamérica. Destacó la firma de un convenio de cooperación entre el Fondo Opep, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), y la Asociación de Estados del Caribe (AEC) para cooperar con las naciones más necesitadas.

Finalmente, acotó la necesidad de llevar posiciones concertadas a las próximas reuniones cimeras que estaban en la agenda internacional para el año 2002, citando entre estas la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Financiación para el Desarrollo en Monterrey, México; la Cumbre Mundial del Desarrollo Sostenible en Sudáfrica, la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de la FAO, la Cumbre Mundial en Favor de la Infancia, y la Cumbre Mundial del Envejecimiento, también en el marco de la ONU.

error: