Federación de Rusia

14 y 15 de Octubre de 2010
Establecimiento del plan de acción 2010–2014
Fortaleciendo una relación estratégica

El jueves 14 de octubre de 2010 Hugo Rafael Chávez Frías llega por décima y última ocasión a la Federación de Rusia.

Como se recordará, luego de su ascenso a la primera magistratura del Estado venezolano, la había visitado por primera vez en mayo de 2001 y, posteriormente en octubre de ese mismo año, para hacer lo propio en noviembre de 2004, julio de 2006, en dos oportunidades en junio de 2007, luego en julio y septiembre de 2008 y en septiembre de 2009.

Procedente de la República Portuguesa donde durante una escala técnica había sostenido, en las instalaciones aeroportuarias de Lisboa, un encuentro de trabajo con autoridades lusas, ese mismo día llega a Rusia, aproximadamente a la una y treinta minutos de la tarde (1:30 p.m.) de la hora local, a través del aeropuerto de Vnukovo de la metrópoli moscovita, para cumplir una visita oficial de dos (2) días en la potencia euroasiática.

En esta ocasión, estaba prevista la firma de los documentos constitutivos del banco binacional ruso-venezolano y de un proyecto que contemplaba la construcción de siete mil (7.000) viviendas de interés social en Venezuela; así como encuentros con el Presidente Dmitry Medvédev y con el Primer Ministro Vladimir Putin, entre otras actividades.

Para la época, ya Venezuela y Rusia desarrollaban varios proyectos dentro de los cuales solamente los vinculados al sector petrolífero representaban inversiones superiores a seis mil millones de dólares (U.S. $ 6.000.000.000), destacando entre éstos un convenio de cooperación para la constitución de una empresa mixta para el desarrollo de un proyecto petrolero en el bloque Junín 6 de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Asimismo, como es sabido, el bloqueo estadounidense para la adquisición de repuestos militares, así como para la prestación de los servicios de mantenimiento y de transferencia tecnológica en este sector, había llevado a Venezuela a avanzar en el equipamiento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) con la industria militar rusa.

El diputado Juan José Mendoza, a la sazón Presidente de la comisión de defensa y seguridad de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, explicaba que en los contratos de venta de equipos militares suscritos con los Estados Unidos de América se contemplaba el traspaso de tecnología de avanzada y de repuestos a Venezuela, lo cual no se había cumplido.

En palabras de Mendoza, “…sufrimos un bloqueo militar por Estados Unidos y abrimos nuestras expectativas de adquisición a otros países que han querido ofrecer su tecnología útil para la defensa soberana…”.

Adicionalmente, en el marco de esta visita se había anunciado la negociación de convenios y proyectos para el uso y desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos, con la finalidad de crear la primera planta termonuclear en Venezuela.

El propio Chávez Frías así lo había anunciado desde el Palacio de Miraflores en Caracas, en declaraciones a representantes de medios de comunicación social, ofrecidas en la víspera para brindar detalles sobre la gira transcontinental.

En esa ocasión, al referirse también a la creación del banco binacional Rusia-Venezuela, lo ubicó en la dirección de lo que denominó “desengancharse de la dictadura económica mundial”.

El fortalecimiento de la relación bilateral ruso-venezolana se evidenciaba en el desarrollo de múltiples proyectos en ciencia, tecnología, telecomunicaciones, viviendas, agricultura, pesca, producción de alimentos, vehículos, desarrollo industrial, petróleo y energía, capacitación técnica, transferencia de tecnología, transporte, educación, salud pública, desarrollo social, turismo, deporte, cultura, aduanas, poder judicial, mitigación de desastres naturales, protección del medio ambiente, defensa y cooperación técnico-militar, entre otros sectores.

Uno de los puntos transcendentales de esta nueva visita a Rusia estaba representado en el establecimiento del llamado plan de acción que sentaría las bases para el desarrollo de la cooperación ruso-venezolana para el período 2010-2014.

En palabras del embajador de la Federación de Rusia en Venezuela, Vladimir Zaemskiy, “…este Plan de Acción será la hoja de ruta para la amistad ruso-venezolana para los años venideros…”, dos naciones que ese 2010 alcanzaban sesenta y cinco (65) años de relaciones diplomáticas, las cuales adquirieron un nivel superior con la llegada de Chávez Frías a la presidencia venezolana.

Siguiendo al embajador Zaemskiy, este nuevo instrumento jurídico bilateral se erigía como uno de los más relevantes que se adoptaría, durante esta visita del Presidente Chávez Frías a Rusia, refiriendo que las “…relaciones de estas dos naciones se caracterizan por el alto ritmo de desarrollo, que han alcanzado un nivel cualitativamente nuevo de socios estratégicos…”.

La Federación de Rusia y la República Bolivariana de Venezuela, además, venían coincidiendo en la cosmovisión, en especial del sistema internacional contemporáneo, compartiendo la concepción del mundo multipolar, basado en los principios del Derecho Internacional, respeto de la soberanía y voluntad de los pueblos, y su derecho al libre desarrollo.

Estos elementos habían venido haciendo posible el fortalecimiento de los vínculos entre los poderes públicos de ambos países, incluyendo las relaciones interparlamentarias y entre las distintas carteras ministeriales; así como el afianzamiento de la base legal de las relaciones a través de los procedimientos constitucionales, que ya incluía la cooperación hasta en el campo humanitario. La agenda del jefe del Estado venezolano también contempló la colocación de la primera piedra para una estatua del Libertador Simón Bolívar que se erigiría en una plaza moscovita.

Las principales actividades estarían concentradas en el encuentro en el gran palacio del Kremlin con su homólogo ruso Dmitry Medvédev, y posteriormente con el Primer Ministro, Vladimir Putin, contexto en el cual además se desarrollarían las reuniones de trabajo de la delegación venezolana con la homóloga rusa. Desde el punto de vista protocolar, también, la jornada contemplaba la colocación de una ofrenda floral ante el monumento al soldado desconocido.

Así las cosas, al inicio de su visita oficial a Rusia aseguró que firmaría “una oleada” de convenios, de mucha importancia para Venezuela.

El mismo día de su llegada, en horas de la noche fue homenajeado con una cena por el Presidente, Dmitry Medvédev, oportunidad que ambos líderes y sus respectivas delegaciones aprovecharon para iniciar los primeros contactos directos de alto nivel.

El día siguiente, viernes 15, se procedió a la realización de la reunión formal con el Presidente Medvédev en el Kremlin, así como en horas de la tarde, de ese mismo día, con el Primer Ministro, Vladímir Putin. 

Para muchos analistas, uno de los principales objetivos de esta visita era la firma del plan de acción que, como se señaló, sentaba las bases del desarrollo de la cooperación estratégica hasta 2014.

De otro lado, el propio Chávez Frías había adelantado que durante la visita se firmaría un acuerdo estratégico para que Venezuela adquiriese tecnología nuclear, así como para la construcción por ingenieros rusos de la primera central atómica en territorio venezolano.

Al abogar por la promoción de la energía nuclear para la generación de electricidad, siguiendo el ejemplo de otros países de la región como Brasil y Argentina, señaló que “…Venezuela entra en el camino de la energía nuclear. Está de más decirlo, pero lo voy a decir, con fines pacíficos por supuesto…”.

Así, efectivamente, en esta ocasión Venezuela y Rusia firman en Moscú un acuerdo para desarrollar un complejo de generación de energía nuclear con fines pacíficos en territorio venezolano.

El Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina, del cual Venezuela es parte, en su Artículo 17, reconoce el uso de la energía nuclear con fines pacíficos como un derecho soberano de los Estados partes, y destaca la importancia de su utilización en el desarrollo económico y el progreso social de los pueblos.

En la actualidad, la energía nuclear es utilizada en diferentes actividades, entre ellas la agricultura, medicina, veterinaria, generación de electricidad, conservación de alimentos, y en múltiples otros fines. Paradójicamente las grandes potencias tratan impedir la masificación de su uso con lo cual no solamente mantienen el monopolio sobre este recurso energético sino que impiden el avance del resto de los países de la comunidad internacional en su desarrollo integral.

Otro aspecto de importancia manejado en esta ocasión fue la creación del banco ruso-venezolano para el financiamiento de proyectos de inversión en los dos países, con oficinas en Rusia, Venezuela y China.

La creación de esta entidad bancaria había sido anunciada en noviembre de 2009 durante la visita de Medvédev a Venezuela, el acuerdo correspondiente había sido suscrito con posterioridad en Moscú por el Vicepresidente venezolano, Ramón Carrizalez.

La entidad bancaria quedaba constituida por parte rusa por Vneshtorgbank y Gazprombank con el cincuenta coma cero uno por ciento (50,01%), y por la parte venezolana por el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) con el cuarenta y nueve coma noventa y nueve (49,99%).

La misma, se creaba con capital fundacional de unos cuatro mil millones de dólares (U.S. $ 4.000.000.000) para el financiamiento de proyectos energéticos de las cinco compañías rusas que conforman el consorcio petrolero nacional que había sido creado para trabajar en Venezuela, a saber, Rosneft, Gazprom, Lukoil, Surgutneftegaz y Tnk-Bp.

El tema militar, constituía un tercer aspecto de capital importancia durante esta visita, el cual venía siendo tratado al más alto nivel.

El suministro a Venezuela de las armas que necesitase, entre ellos carros de combate, había sido parte de los compromisos asumidos por Medvédev con Chávez Frías en la última visita que éste efectuara a Rusia en septiembre de 2009 ocasión en la cual reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, y que posteriormente Putin había ratificado en abril de 2010 durante visita efectuada a Venezuela para la firma de una treintena de acuerdos, entre ellos los proyectos de explotación en el campo Junín 6 de la Faja del Orinoco, afirmando que Venezuela compraría armas rusas por valor de más de cinco mil millones de dólares (U.S. $ 5.000.000.000), cifra que incluía un crédito de dos mil doscientos millones de dólares (U.S. $ 2.200.000.000) que Rusia entregaría a Venezuela para la adquisición de armamento.

Desde 2005 Venezuela había adquirido armas rusas por un monto de cuatro mil cuatrocientos millones de dólares (U.S. $ 4.400.000.000), y se erigía como el principal cliente latinoamericano de la industria militar rusa.

En otro contexto, Chávez Frías anunció desde Moscú la posible venta de acciones de la refinería ubicada en Alemania, indicó que desde hacía mucho tiempo “…estábamos buscando un socio estratégico para vender nuestra parte en esa refinería. Bueno, ya se acordó con Rusia…”, al efecto, explicó que este acuerdo se traducía en una alianza con la empresa inglesa British Petroleum (BP), y agregó que a Rusia le interesaba en virtud que está en su escenario geopolítico, mientras que “…eso nos libera a nosotros de un activo que no nos hace falta y nos permite invertir en otras áreas…”.

Por otra parte, además Venezuela venía trabajando con Rusia sobre la base de empresas mixtas de cacao, café, flores, yuca y banano, entre otros productos. En materia de viviendas, durante la cita en Moscú se firmó un convenio para la edificación de unas diez mil (10.000) unidades en Fuerte Tiuna, como parte de la etapa inicial de construcción de soluciones habitacionales en lo que sería la Ciudad Socialista Tiuna, un proyecto que pasaba además por la instalación en Venezuela de fábricas de materiales para construcción.

El Presidente venezolano participó en un foro intitulado “Dos Siglos de la Independencia y la Revolución Bolivariana”, en el cual en relación a las intentonas y golpes de Estado que se habían venido dando en América Latina en países como Bolivia, Ecuador, Honduras, y la misma Venezuela, señaló que no bastaba con convocar una reunión y emitir un comunicado.

Al respecto, indicó que por tales motivos:

 …soy de los que considera que no basta convocarnos en emergencia, la Alianza Bolivariana de los pueblos de nuestra América (Alba) o la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), cada vez que haya un golpe de Estado o una intentona, ya que la lucha hay que mantenerla constante, hacerla de todos los días, ante esa conspiración de todos los días, que siempre nos amenaza…

Destacó que a su gobierno le había tocado resistir muchas agresiones de la extrema derecha internacional, lo cual calificó así:

 …es un ataque sistemático y bien orquestado. Se pretende convencer al mundo de que en Venezuela hay campos de entrenamientos para terroristas. Se repite y se repite todo el tiempo, presentando supuestas pruebas y declaraciones de presuntos terroristas arrepentidos (…) Es parte de las agresiones del imperio…

Del mismo modo, se refirió al tema del narcotráfico, señalando que también se había venido pretendiendo vincular al Gobierno de Venezuela con esta actividad.

Durante su intervención también anunció que se estaba trabajando para articular un vuelo Moscú-La Habana-Caracas.

Reflexionó en torno al reto de trabajar para combatir lo que llamó el más poderoso imperio que ha habido en toda la historia, del cual, alertó, “…se ha opuesto de mil maneras a los cambios por cualquier vía en América Latina, no sólo por la vía revolucionaria que encarnó el Che Guevara, por ejemplo, que encarna Fidel Castro, sino también por la vía electoral…”.

Al referirse a los arteros ataques golpistas contra el Gobierno Constitucional del Presidente de Ecuador, Rafael Correa, el 30 de septiembre de 2010; contra el Gobierno Constitucional del Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, el 28 de junio 2009; contra el Presidente de Bolivia, Evo Morales, entre agosto y septiembre de 2008; y contra el gobierno de Venezuela en abril de 2002, dijo que son “…eventos detrás de los cuales ha estado la mano imperial…”.

Hay que recordar que a estos cuatro casos, luego se sumó el de la destitución el 22 de junio de 2012 del Presidente democráticamente elegido del Paraguay, el también líder progresista Fernando Armindo Lugo Méndez, a través de un controvertido artilugio del congreso de su país, en lo que fue calificado por buena parte de la opinión pública como un golpe de Estado parlamentario.

Chávez Frías al efecto rememoró el caso de Salvador Allende y estos más recientes en los siguientes términos “…elecciones y ganó Allende, fue derrocado, y detrás, la mano imperial; y en todos estos golpes de Estado contra Zelaya, Evo, Correa y Venezuela está Estados Unidos, la mano imperial…”.

Asimismo, prosiguió, señalando que “…nadie planifica revoluciones. Las revoluciones son como los volcanes, son producto de la acumulación de fuerzas y brotan; y luego nosotros arrastrados por el huracán revolucionario…”.

Al término de la última visita que realizara el Presidente Chávez Frías a la Federación de Rusia, se incorporaron a la relación bilateral el siguiente conjunto de instrumentos jurídicos: Una carta de intención para producir en Venezuela vehículos Lada; un contrato de compra-venta para la adquisición de trece turbogeneradores; un acuerdo de compra-venta de la participación de Pdvsa en la refinería de RUHR OEL, Alemania; un contrato marco para construcción de plataformas de compresión de gas natural en el lago de Maracaibo y planta de extracción profunda Soto 1.

Igualmente, un memorando de entendimiento sobre el apoyo a la compañía TNK BP para la adquisición de los activos de BP en Venezuela; un convenio de cooperación y asistencia mutua en aduanas; y un acuerdo para el desarrollo del programa nucleoeléctrico, construcción de un reactor de investigación y central nucleoeléctrica.

De igual modo un contrato para la construcción de diez mil (10.000) viviendas en Fuerte Tiuna; un acuerdo para la conformación de una empresa mixta entre Pdvsa Naval y Sovcomflot para la construcción de buques para el transporte de crudo; y un acta de compromiso para la creación de una empresa mixta dedicada a la transformación de yuca en componentes de bioplásticos.

Finalmente, un  memorando por la creación de una empresa mixta de leasing de equipos aeronáuticos, y otro orientado al suministro de treinta y cinco (35) tanques de guerra a Venezuela y de baterías antiaéreas S-300.

error: