Federación de Rusia

13 al 18 de Mayo de 2001
Inicio de un Nuevo Relacionamiento Bilateral
Moscú

Poco más de veinticinco (25) años pasaron luego de la última visita de un Jefe de Estado venezolano a la ciudad sede del centro de poder más importante de la otrora Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), para que, nuevamente, otro Jefe de Estado venezolano volviera a Moscú.

El 13 de mayo de 2001, en el marco de una gira a siete (7) países asiáticos que incluía, además, a Irán, India, Bangladesh, China, Malasia e Indonesia, la diplomacia venezolana comenzaba a evidenciar su cosmovisión de un mundo pluripolar.

Por su parte, la diplomacia rusa transitaba un camino que la alejaba progresivamente de los antiguos paradigmas de la extinta URSS, avanzando hacia la consolidación de relaciones más estrechas y cooperativas con países que fueron por muchos años tradicionalmente pro-occidentales, en el contexto de la Guerra Fría, tal como era el caso de Venezuela.

Con este marco, el Presidente venezolano da inicio a su agenda oficial el lunes 14 de mayo con una reunión con el presidente Vladimir Vladimirovich Putin, luego de un primer encuentro entre ambos, de apenas unos diez (10) minutos, durante la Cumbre del Milenio.

Dejaron constancia, en una Declaración Conjunta, de reasumir el compromiso con los principios establecidos en el Tratado de Amistad y Cooperación entre Rusia y Venezuela suscrito en Caracas en mayo de 1996; fundamento jurídico en el cual se determinan los principios conceptuales de los vínculos entre ambas naciones de amistad y confianza mutua.

Se pronunciaron a favor de un equilibrado y multidimensional sistema de relaciones internacionales para el siglo XXI, en el marco de la carta de las Naciones Unidas y de los principios y normas del Derecho Internacional; así como de la cooperación internacional, como mecanismos idóneos para la solución de los problemas entre los Estados.

En la misma Declaración Conjunta, exponen la necesidad de ir hacia un mundo pluripolar en la creación de un nuevo orden mundial.

El temario abordado, también, incluyó aspectos vinculados al desarme y al Tratado de No Proliferación Nuclear, así como sobre el control a la comercialización de armas convencionales, el combate al tráfico de armas pequeñas y ligeras, el combate al tráfico ilícito de estupefacientes, al crimen organizado internacional y al blanqueo de capitales.

También pasaron revista a aspectos del tratamiento al terrorismo y a temas de seguridad nacional. De otro lado, avanzaron en el establecimiento de un mecanismo de cooperación entre la Comunidad Andina de Naciones (cuya Presidencia pro tempore estaba a cargo del Presidente venezolano) y la Federación de Rusia.

En el ámbito bilateral, acordaron el establecimiento de mecanismos de integración económica, comercial, científica y militar entre ambas naciones.

El acercamiento de las posturas de los mandatarios de dos países productores de petróleo, y además poseedores de enormes reservas energéticas, necesariamente los llevaba también ampliar la cooperación en este campo.

De esta manera, Rusia, como productor independiente de crudo, comenzó a dar un importante respaldo a las posturas y decisiones de Venezuela en esta materia, así como a las de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que para la época también estaba presidida por Venezuela. Luego de este encuentro, el presidente venezolano se dirigió a una conferencia de prensa y, posteriormente, participó en un almuerzo oficial ofrecido por las autoridades del Gobierno ruso.

Al siguiente día, martes 15, el Presidente venezolano se reunió con el Primer Ministro ruso, Mijaíl Kasiánov, con el cual abordó temas de cooperación económica y comercial, luego se entrevistó con el Presidente de la Cámara de Diputados (Duma), Guennadi Selezniov, y más tarde con el del senado, Yegor Stróyev.

El mandatario venezolano hizo un recorrido por el Kremlin, colocó una ofrenda floral en honor a la Tumba del Soldado Desconocido, visitó la Catedral Ortodoxa de Cristo Salvador, y asistió a una función del Ballet Gisell.

También participó en una conferencia en la Academia de Estudios Diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde los cancilleres suscribieron un convenio de cooperación entre ésta y el Instituto de Altos Estudios Diplomáticos “Pedro Gual”, mediante el cual se posibilita el intercambio de contenidos en el campo del Derecho Internacional, Derecho Diplomático, Ciencias Políticas, Ciencias Sociales; así como de profesores, preparadores, estudiantes e investigadores.

El miércoles 16 se reunió con empresarios y hombres de negocios rusos, en compañía de un grupo de empresarios venezolanos. En esta visita se hizo público el respaldo que había recibido Chávez Frías para el relanzamiento del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL).

Posteriormente, viajó a la ciudad de Volgogrado (anteriormente, Stalingrado) donde visitó la refinería petrolera de la localidad, y sostuvo un encuentro de trabajo con el gobernador de la región.

El Presidente venezolano permaneció en la Federación rusa hasta el viernes 18, cuando culminó su agenda en esta nación, desde donde se dirigió a la República Islámica de Irán.

En la relación de los acuerdos alcanzados durante esta visita, tenemos la suscripción de un Protocolo para el establecimiento de un mecanismo de diálogo político y cooperación entre la Federación de Rusia y la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Igualmente, el ya citado Convenio de Cooperación entre el Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual y la Academia Diplomática de Rusia.

En el área militar, fue suscrito un acuerdo de cooperación técnica y otro en materia de inteligencia.

A los mismos se le incorpora un convenio de cooperación en el área de turismo, y un convenio de cooperación en la lucha contra el tráfico ilícito y el uso indebido de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Asimismo, la suscripción de un Programa de intercambio Cultural, Educativo, Científico y Deportivo.

En el área energética se firmó un Memorándum de Entendimiento entre el Ministerio de Energía de la Federación de Rusia y el Ministerio de Energía y Minas de la República Bolivariana de Venezuela.

Por otra parte, se acordó un programa conjunto de acciones para el desarrollo de la cooperación económico-comercial y científico-técnica.

Del mismo modo, fue suscrito un Acuerdo sobre Transporte Aéreo y, finalmente, un programa de cooperación deportiva, para los años 2001–2002, entre el Comité Estatal de la Federación de Rusia de la Cultura Física y el Turismo y el Instituto Nacional de Deportes de la República Bolivariana de Venezuela.

Estos acuerdos venían a fortalecer el entramado jurídico para la potenciación de la relación bilateral. Este representaría el sexagésimo sexto viaje internacional del Presidente venezolano, y el primero de un total de diez (10) que haría a la Federación de Rusia en el ejercicio de su Presidencia.

error: