Gran Yamahiriya Árabe Libia Popular Socialista

22 de Octubre de 2010
Última visita a Libia con Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadaf

Hugo Chávez Frías en la continuación de la gira que realizaba por varias naciones de Europa, Medio Oriente y África, llega a la Gran Yamahiriya Árabe Libia Popular Socialista, al norte de éste último continente, el viernes 22 de octubre de 2010, en el que se constituiría en su sexto y último viaje a esta nación árabe, la cual había visitado por primera vez en agosto de 2000 y, posteriormente, en octubre de 2001, noviembre de 2004, mayo de 2006 y septiembre de 2009.

Su arribo se produjo por el aeropuerto internacional de Trípoli, alrededor de las diez de la noche (10:00 p.m.) de la hora local, una visita que realizaba con el objetivo de reunirse con el Presidente Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi, para analizar los avances de los diferentes proyectos contenidos en los convenios establecidos entre ambos países y la concreción de otros nuevos.

Fue recibido por el Primer Ministro Bagdhadi Mahmoudi y el general Mustafá al Kharoubi, entre otros altos representantes del Estado y del pueblo de Libia.

La comitiva venezolana la integraban, entre otros, el Ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro Moros; el Ministro de Comunicación e Información, Mauricio Rodríguez; el Ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo; y el Embajador venezolano en Libia, Afif Tajeldine.

El mandatario venezolano resaltó la importancia de esta visita, indicando que: “…nos va a permitir profundizar nuestras relaciones en el mundo pluripolar…”.

Además, la misma se enmarcaba en el estrechamiento de los nexos de colaboración Sur-Sur, así como en el fortalecimiento de los lazos entre los países suramericanos y africanos.

El encuentro inicial entre ambos mandatarios se desarrolló en una cena ofrecida por el Presidente Gadafi, ocasión en la cual, además, se efectuó el primer encuentro bilateral entre las delegaciones.

El Jefe de Estado venezolano señaló:

…estamos en el corazón del eje del Mediterráneo, un eje estratégico y de una gran importancia para los intereses de Venezuela y Libia, los intereses del mundo pluripolar. Estamos haciendo los caminos para construir los nuevos modelos de cooperación energética, económica, social y política…

A su llegada al hotel donde se hospedaría, luego de la reunión con el Presidente libio, se refirió a las alianzas estratégicas de Venezuela con los países del Medio Oriente y África, y dijo que representan un gran esfuerzo en pro de los intereses de los pueblos.

Sobre la nación libia, al destacar su ubicación geopolítica, refiriendo que se encontraba entre Portugal y Damasco, indicó que poseía un gobierno aliado de Venezuela, incluso desde el punto de vista económico y comercial.

Explicó que, por tener un suelo semidesérticto, Libia importaba muchos productos, vaticinando que “…algún día vendrán barcos de La Guaira y Puerto Cabello cargados de maíz, arroz, café y cacao…”.

También, refirió la importancia de salir del modelo monoproductor petrolero para sustentar el desarrollo social del país y concluyó señalando “… estamos en el camino de la liberación y el desarrollo de nuestro pueblo…”.

Al día siguiente, sábado 23 de octubre, en un emotivo acto le fue conferido el Doctorado Honoris Causa en Ciencias de la Economía Humanista, por la Academia de Estudios Superiores de Trípoli.

En su intervención durante la ceremonia académica en referencia desestimó señalamientos que habían sido formulados por Barack Obama en torno al anuncio del proyecto para el desarrollo de energía nuclear con fines pacíficos, recientemente hecho por Venezuela.

Al respecto, fue enfático al señalar:

…Venezuela es un país independiente que no obedece a ningún imperio (…) nada nos va a detener en el camino de avanzar hacia la construcción de nuestro primer reactor de energía nuclear, porque es un derecho del pueblo de Venezuela a la ciencia y al desarrollo…

Sus expresiones iban en clara referencia al pronunciamiento directo de Obama quien había señalado que seguiría “…muy de cerca la actuación de Venezuela por el acuerdo suscrito con el Gobierno de la Federación de Rusia para la construcción y (sic) construcción de un Reactor Nuclear en territorio venezolano…”.

Apegado a sus convicciones resaltó que “…Venezuela obedece a los mandatos del pueblo venezolano y no a imperio alguno…”, así como que “…los movimientos insurgentes y de cambio ya no vienen de norte a sur, ahora vienen de sur a norte. Del sur salen las corrientes que salvarán al mundo…”.

Por lo que, al referirse a los esfuerzos que se deben hacer para la integración de los países de África con América Latina, indicó que no se podía fallar en ese camino.

Durante la actividad, voceros de la Academia de Estudios Superiores de Trípoli expresaron que el reconocimiento que se le confería a Chávez Frías era por su labor como impulsor de la verdadera igualdad económica en la sociedad, a través de la Revolución Bolivariana.

En el evento, al que asistieron diferentes personalidades académicas y políticas, se anunció que el mandatario venezolano era reconocido por poner en práctica un modelo económico “…orientado específicamente en satisfacer las necesidades de los más pobres…”; así como por la lucha ejercida en contra del modelo capitalista y elevar el nivel de la calidad de vida en Venezuela.

Durante el homenaje, además de reseñar su biografía, se resaltó su trabajo en la promoción de la igualdad y la Justicia Social, tanto en territorio venezolano como internacionalmente.

Por su parte, Chávez Frías al expresar su agradecimiento, indicó que dicho reconocimiento no lo tomaba a título personal sino en nombre de todos los que luchaban por la igualdad. Al efecto, se le escuchó decir: “…el reconocimiento que esta academia me confiere el día de hoy en Libia, no es mío, es de la patria humana, yo lo agradezco con mucha humildad y generosidad…”.

Aprovechó la ocasión para exponer sobre su visión del acontecer internacional y, al resaltar la necesidad de establecer alianzas estratégicas entre los países progresistas del mundo, dijo que se estaba formando “un mundo naciente”, por lo cual exhortó a los presentes “…a trabajar juntos nuevos convenios de cooperación con Libia para seguir evolucionando como este movimiento que no busca más que la igualdad social…”.

Posterior a esta actividad, los dos Presidentes se reunieron nuevamente en compañía de sus ministros y demás miembros de las delegaciones oficiales, en un encuentro destinado a la firma de diferentes acuerdos, así como de una declaración conjunta. Así, en la jornada de este día, los gobiernos de Venezuela y Libia afinaron los detalles para la suscripción de los nuevos acuerdos a través de una mesa ministerial encabezada por los titulares de relaciones exteriores Venezuela y Libia, Nicolás Maduro Moros, y Moussa Koussa, respectivamente.

Se finiquitaban los aspectos inherentes a la firma de un acuerdo de transporte aéreo que permitiese a la línea Libia Afriqiyah volar a Venezuela, y de otros temas en materia de energía, ciencia y tecnología, entre ellos un convenio para la creación de una corresponsalía de Telesur en la capital Libia, así como la posibilidad de lograr intercambio estudiantil entre las dos naciones.

Chávez Frías manifestó su confianza en que “…seguiremos llegando a acuerdos concretos para trabajar juntos en el impulso y fortalecimiento de lo que ya nació: El mundo nuevo…”.

Señaló que “…el rostro único del capitalismo es el fascismo, la explotación de las mayorías, la demolición de las soberanías de las Repúblicas y del hombre…”.

El Embajador venezolano, Jesús Pérez, a la sazón designado secretario permanente del Foro Birregional de Cooperación América del Sur-África, conocido por su acrónimo como ASA, fue instruido por Chávez Frías para trabajar de cara a la próxima Cumbre ASA, que se celebraría en Trípoli en 2011.

error: