República Árabe Siria

3 y 4 de Septiembre de 2009
Visita de Trabajo con el Presidente Bashar Hafez al-Assad en Damasco, As-Suwayda y Aleppo

Hugo Chávez Frías viajó a la República Árabe Siria en tres (3) ocasiones, a saber: en agosto de 2006, en septiembre de 2009 y, por última vez, en octubre de 2010.

De esta manera, el jueves 3 de septiembre de 2009 llegaba por segunda ocasión a la árabe nación mediterránea del Medio Oriente, para cumplir con una visita de trabajo, acompañado de una delegación conformada por los Ministros del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro Moros; para el comercio, Eduardo Samán, además del viceministro para economía y finanzas, Gustavo Hernández, entre otros funcionarios.

Chávez Frías y el Presidente de Siria, Bashar al Assad, sostuvieron una reunión privada en la cual evaluaron la marcha de los acuerdos suscritos, y analizaron los cambios que se producían tanto en América Latina como en la región del Medio Oriente.

Chávez dijo que Venezuela mantenía las mejores relaciones con todo el mundo árabe, recordó que los gobiernos sirio y venezolano eran antiimperialistas, y que además estaban mutuamente interesados en avanzar en la integración bilateral en lo energético, petrolero, y agrícola, entre otras áreas. Al referirse a los conflictos entre países vecinos, dijo que detrás de casi todos esos conflictos estaba el imperialismo y sus intereses, por razones económicas o políticas.

Por su parte, Bashar al Assad señaló que el líder venezolano hablaba y actuaba con mucha transparencia, y eso había permitido que se estrecharan las relaciones entre ambas naciones; agregó que Siria rechazaba la instalación de bases militares y el escudo militar que a su juicio formaba parte de la anarquía mundial.

Luego de la reunión privada, Chávez Frías en una rueda de prensa conjunta con su homólogo sirio, Bashar al Assad, indicó que llegaba a Damasco a ratificar posiciones, a revisar acuerdos y a abrirse a nuevos horizontes de alianza, cooperación e integración.

Al recordar que el Jefe de Estado de Siria había iniciado su mandato un año después que él lo hiciera en Venezuela, insistió en la necesidad de alzar las banderas del Socialismo árabe tal como lo venía haciendo Bashar al Assad.

Hizo hincapié en que los dos gobiernos estaban obligados a establecer una efectiva alianza, y expresó que el Socialismo es el camino de la igualdad y la paz, en contraposición al Capitalismo, en la batalla por la liberación de los pueblos, traspasar el imperialismo, y llegar a un mundo pluripolar e igualitario.

En relación a la siempre conflictiva región del Medio Oriente expresó que “…el Estado de Israel se ha convertido en un brazo ejecutor de la política del imperio norteamericano…”, e hizo pública una solicitud que expresara llamando al cese del bloqueo contra el pueblo palestino, así como la devolución de los Altos del Golán.

Cuestionó al estadounidense Barack Obama por no retirarle el apoyo a Israel, y le exhortó a hacerlo, para que fuese congruente con su palabra; al mismo tiempo que responsabilizó a los estamentos de poder de los Estados Unidos de América de querer convertir a Colombia en el Israel de América. La visita del líder venezolano a la República Árabe Siria generó grandes expectativas en este país con el que en anterior visita durante 2006 se suscribieron más de una decena de acuerdos.

Por su parte, Bashar al Assad al calificar de fructífero el encuentro dijo que el Presidente Chávez Frías había venido desempeñando un sobresaliente rol en los cambios experimentados en los últimos tiempos en la región latinoamericana.

Destacó la coincidencia de visiones en temas tales como la Independencia y la Autodeterminación de los Pueblos, con fundamento en la defensa de los intereses nacionales, así como en posturas pacifistas en la arena internacional. Se refirió a la realización de las Cumbres árabes y la búsqueda de mecanismos para interconectarlos con Unasur, tema que formó parte de las conversaciones de los dos mandatarios.

También, señaló que habían hablado de un movimiento internacional que englobara a todos los países que tuviesen posiciones coincidentes, y en torno al tema de la paz en la conflictiva región dijo que todos los gobiernos israelíes poseían el mismo contenido y no estaban preparados para lograr la paz, oportunidad que utilizó para reiterar su rechazo a la masacre y el bloqueo contra el pueblo palestino por parte del Estado judío.

En esta reunión, a la cual los dos mandatarios hacían referencia sobre los aspectos abordados, también se realizó una revisión de los acuerdos suscritos en agosto de 2006, en ocasión de la primera visita de Chávez Frías a esta nación árabe.

Al respecto, Bashar al Assad expresó que “…la visita se produce en tiempos de cambio en el mundo. Es natural para nosotros que las condiciones de los intereses de ambos pueblos también son compartidas en el continente latinoamericano…”.

En esta nueva visita fue suscrito un acuerdo marco que abarca las áreas científica, técnica, económica, financiera, comercial, industrial, agrícola, cultural y educativa. Este nuevo instrumento bilateral, rubricado por el Ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro Moros, y por el jefe de la comisión de planificación del Estado de Siria, Taysir Raddawi, además contempla que puede abarcar cualquier otra área que de común acuerdo decidan ambas naciones.

En él se establece que Siria y Venezuela concentrarán esfuerzos para la colaboración entre instituciones, empresas públicas y privadas, el intercambio económico y la participación de organizaciones sociales con experiencia en las áreas de cooperación.

Además, deja abierta la posibilidad de adoptar instrumentos jurídicos complementarios, con el propósito de desarrollar la cooperación prevista en el acuerdo marco, que deben incluir proyectos con objetivos definidos, calendario de trabajo, obligaciones de las partes, financiamiento, y los organismos responsables de su ejecución.

Al mismo tiempo, fue creada una comisión mixta para la aplicación y evaluación de este acuerdo marco, con el objetivo que revisara las actividades y logros alcanzados, y supervisara su ejecución. Se estableció que esta comisión mixta se reuniera una vez al año, alternativamente, en Venezuela y Siria.

Durante su permanencia en Siria, Chávez Frías se trasladó a la ciudad de Swaida (As-Suwayda), ubicada a una (1) hora de la capital siria de Damasco, en el suroeste de Siria, cerca de la frontera con Jordania, capital de la gobernación de As Suwayda; desde donde el viernes 4 anunciaba la constitución de empresas mixtas como parte de una alianza agrícola y un plan de complementariedad económica, en rubros tales como la producción de aceite de oliva y de aceitunas, uva y manzana, entre otros.

Propuso que se instalase una sede de la Televisora del Sur (Telesur) en Siria, para que sus habitantes pudieran conocer lo que realmente estaba ocurriendo en América Latina, y los latinoamericanos la realidad del mundo árabe y en particular de Siria.

Estos anuncios fueron realizados por el gobernante venezolano durante el desarrollo de un acto de masas que tuvo lugar en Swaida. Para la fecha, en conjunto con Siria, Venezuela manejaba la factibilidad de la construcción de una refinería en esa nación árabe, cuya inauguración estaría prevista para el 2013, con una capacidad de procesamiento de alrededor de doscientos mil barriles por día (200.000 B/D).

El Jefe de Estado venezolano, exhortó a los presentes a unir esfuerzos en torno a la unidad de los pueblos, acabar con el imperialismo, y a hacer “…realidad aquí el mundo que los profetas anunciaron el reino de Alá (…) y eso se llama el socialismo…”.

En Swaida, el mandatario venezolano inauguró la “Avenida Venezuela” que, con una extensión de un (1) kilómetro, constituye un homenaje a la relación con la nación venezolana en dicha ocasión, además plantó un arbusto de manzana en un espacio cercano donde estaba prevista la construcción de una Plaza Bolívar.

Ya en la ciudad de Aleppo, la más grande y poblada de Siria, al norte del país árabe, existía otra arteria vial que igualmente llevaba por nombre “Avenida Venezuela”.

En esta ocasión recorrió la vía acompañado de una multitud de pobladores, para posteriormente llegar manejando a un acto de masas realizado en la localidad.

Al dirigirse a los presentes entre los cuales se encontraban entre otras autoridades sirias el gobernador de Swaida, Malek Mohamed Alí, el Alcalde de la localidad Safuan Abo Saadah, el ministro de información, Mohsen Bilal, y el líder del partido Baath, Arkan Al Shuufi, les expresó “…vengo a declararle mi amor a Siria y a declararme hijo de esta tierra (…) mi vida está comprometida con esta tierra, la justicia y la igualdad, la liberación de los pueblos árabes y de América Latina…”.

Asimismo, agregó:

…por eso es que el imperialismo nos ataca en todas partes, nos señala como demonios y ejes del mal, pero desde mi corazón digo el demonio es el imperio, abajo el imperialismo y sus lacayos (…) el Estado de Israel se ha convertido en lacayo al servicio del imperio…

También, denunció el atropello contra la población de Gaza y Palestina, y exigió el cese de esa situación, al tiempo que reiteró que los territorios ocupados por el Estado de Israel debían ser devueltos, entre ellos, los Altos del Golán, y le solicitó a los dirigentes israelitas que sacaran sus manos de América Latina.

Señaló que “…Siria y Venezuela afrontamos los mismos enemigos el imperialismo y sus lacayos, Por eso debemos unirnos cada vez más… ya en eso hemos andado una buena parte del camino, pero llamo a que potenciemos la unidad espiritual entre nuestros pueblos…”.

Profundizó estas reflexiones de la siguiente manera:

…debemos tener conciencia de que sólo unidos seremos libres de verdad y para siempre y podremos superar las amenazas externas como las del imperio (…) también a los enemigos internos porque nuestros pueblos fueron penetrados por el pensamiento imperialista y su doctrina

El Jefe de Estado venezolano, durante una entrevista concedida a la cadena Tele-Siria que Barack Obama debía pasar de las palabras a los hechos si no quería quedar como un cero a la izquierda en la historia.

Como se sabe, Obama había prometido ese año en la V Cumbre de las Américas, celebrada en Trinidad y Tobago, abrir una nueva era en las relaciones con América Latina; no obstante ya habían fuertes indicios de que estas relaciones no iban a cambiar, de hecho Chávez acusó a Washington de estar detrás del golpe de Estado en Honduras contra Manuel Zelaya, en junio de ese año, así como de fraguar la salida del propio Chávez Frías del poder en Venezuela con la mirada puesta en las gigantescas reservas petroleras venezolanas.

Reiteró que Washington debía presionar a Israel, así como permitir el nacimiento del Estado palestino. Al efecto, expresó:

…si Israel en un plazo determinado no cumple con las exigencias de cesar en las agresiones, de devolver los territorios invadidos y ocupados (…) bueno (que) se le haga un embargo a Israel, que le retire Estados Unidos todo el apoyo económico, militar y político…

Ya, hacia el término de su jornada en Siria, en declaraciones ofrecidas antes de salir de esta nación árabe para continuar hacia la República Islámica de Irán en el marco de la gira que realizaba informó que la mayoría de los Presidentes convocados para la II Cumbre América del Sur-África (ASA) habían confirmado su asistencia al encuentro que se realizaría ese mismo mes en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta, en Venezuela.

Para finalizar, dijo que la misma sería una Cumbre provechosa para la integración entre América del Sur y África, y no de discursos ni de documentos desconocidos.

error: