República Argentina

4 de Mayo de 2010
Reunión Extraordinaria del Consejo de Jefas y Jefes de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)
Elección del Secretario General

Durante el año 2010, Chávez Frías visitaría en cuatro ocasiones a la República Argentina, dos (2) veces en el mes de mayo, y dos veces en el mes de octubre.

El primero de estos viajes a la nación austral correspondió al efectuado el martes 4 de mayo, en ocasión de una reunión extraordinaria de Jefas y Jefes de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), realizada en la misma fecha en la localidad de Los Cardales, en la provincia de Buenos Aires.

En esta reunión extraordinaria del organismo suramericano se congregaban los Presidentes y Cancilleres de los doce (12) países que conforman el mismo, para abordar una agenda centrada básicamente en la elección de su Secretario General; la instrumentación de la ayuda a Haití, a propósito del terremoto que la había asolado en enero de ese año; la tragedia sísmica de Chile y la difícil situación de Honduras, como consecuencia del golpe de Estado del 28 de junio del año anterior. Aspectos todos que quedaron recogidos en la Declaración Final.

La primera parte de la reunión de los mandatarios suramericanos se dedicó a evaluar el tema de Haití, y advirtieron que el apoyo a la isla antillana debía ir más allá de la ayuda humanitaria, ya que se hacía necesario cambiar el modelo político de gobierno.

La Presidenta argentina, anfitriona, indicó que su país llevaba adelante un plan de siembra en la nación insular que generaría alimentos a más de doscientos cincuenta mil (250.000) personas, adicional al envío de barcos con personal y hospitales de campaña.

Del mismo modo, se planteó la situación chilena, producto igualmente de una contingencia sísmica, explicando, su Presidente, Sebastian Piñera, en ésta su primera asistencia a una cumbre de Unasur, la ejecución del plan de reconstrucción que se llevaba a cabo.

El grupo manifestó un enérgico rechazo a la política estadounidense contenida en la llamada Ley SB 1070, conocida como Ley Arizona, la cual consideraron lesiva para los Derechos Humanos de los inmigrantes, ya que criminalizaba la migración de seres humanos, y además lo hacía por consideraciones netamente raciales.

Como se recordará, la Ley SB 1070 había sido aprobada el 23 de abril de ese año en los Estados Unidos de América, específicamente en el estado de Arizona, estableciéndose que las personas inmigrantes podían ser detenidas de manera discrecional, bajo el Principio de “duda razonable” por su etnia, lenguaje, estatus migratorio y consideraciones raciales.

No menos importante fue el apoyo expresado a la Corte Penal Internacional para la revisión del Estatuto de Roma, en lo concerniente a la condena contra los autores de crímenes de lesa humanidad, al considerar que la redacción y criterios en vigencia ponía en riesgo la estabilidad del orden internacional. Dicha revisión estaba prevista realizarse en Roma, Italia, del 31 de mayo al 11 de junio de ese año.

Asimismo, el Presidente de la República Federativa del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, presentó una moción para el retorno de Manuel Zelaya a Honduras, con todos sus derechos políticos y civiles.

En torno a este tema se generó un importante diálogo toda vez que algunos países habían reconocido al nuevo gobierno de Honduras, y otros no.

Por su parte, Chávez Frías, al referirse brevemente a Colombia, señaló estar dispuesto a pasar la página en aras de la integración regional, de hecho manifestó que los miembros de Unasur no debían alimentar el más mínimo conflicto, al tiempo que ejemplificaba con el caso de los Presidentes de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y de Uruguay, José Mujica, que habían avanzado en el manejo del conflicto por la instalación de una papelera en la región fronteriza.

Chávez Frías expresó que Unasur debía trabajar “…en proyectos de cooperación en lo financiero, en lo político, independientemente de la posición ideológica de cada uno de nosotros. Eso tiene que ponerse a un lado, solo basta que nos respetemos…”.

Estos criterios compartidos hicieron posible que en esta reunión extraordinaria, el ex Presidente argentino Néstor Kirchner (2003- 2007) asumiera como Secretario General de Unasur, una posición que, además, le podría haber servido de plataforma para una eventual candidatura presidencial en el 2011.

Siguiendo esta misma línea de pensamiento, Chávez, también se refirió al caso de Honduras e hizo un llamado a defender la democracia, más allá de las ideologías de derecha o de izquierda, por lo que expresó la posición de Venezuela de oponerse a la participación de Honduras en la VI Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea (ALC-UE) que se realizaría a mediados de mayo en Madrid, España.

Al efecto, expresó:

…no podemos permitir un retorno a aquellas viejas épocas, en los cuales la derecha se creía con el derecho de dar golpes de Estados y la izquierda también y se convertía eso en un golpe que te golpea y golpéame que te contra golpeo…

Del mismo modo, indicó “…no queremos que el siglo XXI sea una reedición del siglo XX. Tenemos que defender y esto no tiene que ver con ideología de izquierda o de derecha, es un tema de principios, es la democracia…”.

Sin embargo, aclaró que no se trataba de boicotear la Cumbre ALC-UE sino que Europa reflexionara ya que estaba seguro que si Porfirio Lobo no era invitado la mayoría de los mandatarios latinoamericanos y caribeños se harían presentes en Madrid, al tiempo que una vez más reiteró que se trataba de una posición de principios en defensa de la democracia, que iba más allá del hecho que un gobierno sea de derecha o de izquierda.

El mandatario del Ecuador, Rafael Correa, a la sazón Presidente Pro Témpore de Unasur, reiteró la oposición del ente de integración regional a la participación del nuevo gobierno de Honduras en la VI Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea.

En rueda de prensa conjunta con la anfitriona presidenta de Argentina, Cristina Fernández, señaló que Europa había desestimado lo ocurrido en Honduras, donde había habido un golpe de Estado, y aún persistía una situación de conflictividad e inestabilidad que, incluso mantenía a Honduras sancionada y separada de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Asimismo, Correa Indicó que:

…no se puede legitimar elecciones bajo la égida de una dictadura y no se puede sentar precedentes de esa naturaleza, que cualquier grupo de aventureros den un golpe de Estado con las bayonetas, y en tres o cuatro meses llaman a elecciones y no pasa absolutamente nada…

Por lo que, al considerar que la presencia de los Estados Partes de Unasur en la Cumbre de Madrid sería un funesto precedente regional, informó que había sido designado, para abordar el tema con el Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien le explicaría la opinión del bloque suramericano.

Agregó que más allá de los deseos de los mandatarios de asistir a la cumbre de marras, primaba el deseo de no claudicar en los principios y posiciones, “…no queremos que se desestime la posición de una importante cantidad de países de América Latina, tampoco queremos que se minimice lo que pasó con la ruptura constitucional en Honduras…”. puntualizó.

error: