República de Bolivia

26 al 28 de Mayo de 2006
Cochabamba y La Paz

El viernes 26, sábado 27 y domingo 28 de mayo de 2006, representan las fechas en las que Hugo Chávez Frías realizara su séptima visita a Bolivia, de un total de catorce veces que viajaría a esta nación del altiplano andino como Jefe del Estado venezolano.

En esta ocasión, en horas de la noche, arribó a la ciudad de La Paz por el aeropuerto de la Base Militar de El Alto, en compañía de su homólogo boliviano, Evo Morales Ayma; el Vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, y diversas autoridades de las tres naciones, entre los que se encontraban por Venezuela el Embajador acreditado en Bolivia, Julio Montes; la Ministra del Despacho de la Presidencia, Delcy Rodríguez; la Ministra de Industrias Ligeras y Comercio, María Cristina Iglesias; el Ministro de Integración y Comercio Exterior, Gustavo Márquez; de Industrias Básicas y Minería, Víctor Álvarez; de Educación Superior, Samuel Moncada; de Energía y Petróleo y Presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez; el Vicecanciller para América Latina y el Caribe, Pavel Rondón; y el presidente de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, Jorge Arreaza.

Este encuentro de alto nivel se realizaba en el contexto del afianzamiento y fortaleciendo de la integración suramericana, así como para la activación con Bolivia de los proyectos enmarcados en la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).

Chávez Frías cumpliría agenda y actividades en las ciudades de Cochabamba y La Paz.

Así, a las once de la mañana (11:00 a.m.) del viernes 26 de mayo de 2006, llegaba a la base militar de Chimoré, ubicada en el departamento de Cochabamba, lugar desde donde tras la recepción protocolar y de saludar uno a uno a los militares bolivianos que le recibieron les pidió engranarse junto a los hombres y mujeres bolivianos, los estudiantes, campesinos, y el pueblo todo, para echar adelante el proyecto de revolución y progreso cultural que impulsaba el presidente boliviano Evo Morales Ayma.

Luego de recibir múltiples muestras de afecto por parte de los lugareños, Chávez Frías en compañía de Evo Morales, y del Vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, abordó la caravana presidencial que lo llevaría hasta la población de Shinahota, ubicada a unos diez (10) kilómetros de Chimoré.

Durante el recorrido miles de indígenas agitando la bandera de la etnia Aymara escoltaban el tránsito de los dignatarios, quienes decidieron bajarse de sus vehículos y abordar una unidad descapotable que les permitiera una mayor interactuación con sus anfitriones.

Hugo Chávez Frías informaría, ante una concentración popular de más de sesenta mil (60.000) personas al frente del edificio sede de la municipalidad de Shinahota, en el departamento de Cochabamba, en plena cordillera boliviana, sobre los avances del Banco del Sur, refiriéndose a la primera línea de créditos que se extendía a productores agrícolas bolivianos.

En este aspecto, se refirió a los compromisos de cooperación establecidos para la ayuda en créditos para los cultivadores de soya y coca del campo boliviano, comentando que, con base en el Alba, Venezuela concedería cerca de veinticuatro millones de dólares (U.S. $ 24.000.000) de los casi cien millones (U.S. $ 100.000.000) de una primera línea de crédito, a bajos intereses, para los productores bolivianos; como ayuda al agro del altiplano para, entre otros aspectos, lograr la instalación de silos destinados al almacenamiento de la soya.

Adicionalmente, Chávez Frías hizo entrega de equipos de computación para cincuenta y dos (52) escuelas de la provincia de El Chapare, en Cochabamba, como parte del apoyo que emprendía Venezuela para colaborar con Bolivia en materia de educación.

.Fue enfático al referirse a la necesidad de hacer cumplir los postulados, tanto de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), como del novísimo Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por Morales Ayma, entre estos: la solidaridad, la cooperación y la complementación económica.

En materia política, propiamente dicha, calificó como de vital importancia la convocatoria realizada por el Gobierno Boliviano a una Asamblea Constituyente para la consecución de las reformas y cambios que la sociedad boliviana estaba requiriendo.

Asimismo, formuló un llamado a los bolivianos para defender sus derechos y estar atentos ante las acciones de desestabilización, contra la soberanía y la paz en Bolivia, mencionando que comenzaban a notarse en el ambiente político señales para tratar de detener el rumbo de cambios que transitaba Bolivia, “…aquellos que ya están pensando que a Evo (Morales) se le puede derrocar, les digo que lo piensen mejor porque un pueblo no es derrocable, y cuando un pueblo decide ser libre, nada ni nadie podrá evitarlo (…) Gringos Go Home…”.

Al efecto, refirió que cuando intentaron derrocarlo en abril de 2002 el pueblo venezolano salió en defensa de la democracia y en menos de cuarenta y ocho (48) horas barrió con esas pretensiones, enviando en este punto un mensaje a los militares bolivianos para que se apeguen a la “…voz del pueblo que es en definitiva el poder constituyente originario…”.

En un acto que tuvo lugar en el patio central de la sede del palacio de gobierno, además de la suscripción de diversos acuerdos, convenios y memorandos de entendimiento en diferentes áreas, tales como defensa, educación, ambiente, ciencia y tecnología, hidrocarburos y finanzas.

También se efectuó el acto protocolar de la entrega de ocho (8) créditos para el respaldo de doscientos siete (207) proyectos productivos de organizaciones sociales, financiados por el fondo de alrededor de cien millones de dólares (U.S. $ 100.000.000) a favor de la República de Bolivia, destinado a programas presentados en los rubros de manufacturas, textiles, producción primaria y transformación de madera, desarrollo integral de cuero, mini industrias de alimentos, planta de procesamiento de leche, desarrollo integral de la miel, industrialización de la quinua y la creación de un polo turístico.

Asimismo, en atención a los lineamientos del acuerdo del Alba se hizo entrega de un conjunto de becas, en general, cinco mil (5.000) estudiantes bolivianos fueron becados para cursar estudios superiores, tanto en Cuba como en Venezuela, destacando la cohorte que iniciaría estudios de Medicina Integral Comunitaria como la más numerosa.

Por Venezuela, las mismas fueron canalizadas a través de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho. Con esta visita, se consolidaban los acuerdos de la Alba concretados en La Habana, y se afianzaban los lazos de unidad y decisión política de lograr la integración.

Luego de la primera parte de la ceremonia, realizada ante más de trescientas (300) personas, Chávez Frías, Evo Morales, y el Vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, ofrecieron mensajes integracionistas ratificando la importancia de los acuerdos Alba-TCP, en una rueda de prensa conjunta, desde el Salón de los Espejos del Palacio de Gobierno.

Es importante destacar que, en esta ocasión, Hugo Chávez Frías lanzó la idea de crear una Confederación Bolivariana Andina o Confederación Indoamericana, como mecanismo de integración política, económica, social y militar de lo que definió como el “Arco Andino” que iba desde Bolivia hasta el Caribe.

Ahondó en la propuesta, señalando que se basaba en un plan que tenía El Libertador para la construcción de un bloque de repúblicas, adicionando en relación a la nueva Constitución boliviana que “…como Bolívar lo formuló hace 180 años, pudiera ser la piedra fundacional de esa confederación que nos obligaría a nosotros a llevarlo a nivel constitucional también…”.

Al exponer la idea para el debate, indicó que esta entidad sería diferente a las alianzas comerciales que representan Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), toda vez que “…el plan de Simón Bolívar era hacer un bloque de Repúblicas, la unión política, económica y social y militar, una verdadera confederación entre nuestros países…”.

Estas ideas fueron expuestas por Chávez Frías durante la transmisión del programa Aló Presidente N° 256, realizado desde el templo de Kalasasaya de la ciudad sagrada de Tiwuanaku, donde estuvo acompañado, del mandatario boliviano Evo Morales.

En esta oportunidad, igualmente, reiteró su visión sobre la CAN, de la cual señaló que estaba muerta ya, que la habían matado los Tratados de Libre Comercio; por lo que indicó que se imponía el inicio de una nueva etapa en los modelos de integración y que la Comunidad Andina no era el ejemplo a seguir.

Sobre este particular, el presidente Evo Morales Ayma refirió que la propuesta de la confederación andina representaba la lucha de nuestros antepasados:

…Si queremos liberar a Bolivia, a Latinoamérica tenemos que empezar a tener como estados, el control absoluto sobre nuestros recursos naturales, y si reivindicamos el tema de la identidad que es vital para nuestros pueblos, entonces tenemos allí la base para unirnos y para pensar en esa confederación de los pueblos andinos…

Profundizó Morales Ayma su acuerdo con la idea expuesta por Chávez Frías, en el sentido que la nueva Constitución de Bolivia, que nacería de la Asamblea Constituyente que había convocado en Bolivia, fuese la piedra fundacional de esa integración para trabajar en la gesta de la gran unidad latinoamericana.

Dentro de los acuerdos alcanzados se incluye la exportación desde Venezuela a Bolivia de doscientos mil (200.000) barriles de diésel que permitirían la creación de un fondo para financiar a los pequeños y medianos productores de soya, leche y maíz, entre otros productos bolivianos.

El Jefe de Estado venezolano explicó que de ese fondo ya se habían comenzado a dar créditos, al cuatro por ciento (4%) de interés, a pequeños y medianos productores de soya, leche, maíz, entre otros; para que, luego, los campesinos fuesen cancelando en la medida que fueran produciendo, en dinero o en productos.

Chávez Frías acotó que con este sistema se estaba recuperando más que el valor de cambio, el valor de uso; además de romper con los dogmas capitalistas, en la construcción de un Socialismo basado en la solidaridad. Invitó al presidente Evo Morales a combinar un mercado que se base en el valor de cambio, pero que vaya acompañado del valor de uso. “…vamos a reinventar el mercado indígena aborigen que era el trueque, ellos no tenían moneda. Por eso es que la civilización indo americana, sus raíces, nos hacen falta para colocarla en nuestros proyectos, para reinventarnos a nosotros mismos…”.

Dijo que el próximo paso del Tratado de Comercio de los Pueblos debía estar enfocado en el trueque, tanto dentro de un país como entre naciones, incluso con participación de los empresarios privados.

Por otra parte, señaló que a pesar de las dificultades que presentaba Bolivia, por su condición mediterránea, para que le llegaran los doscientos mil (200.000) barriles de diésel, éstos llegarían a su destino:

…tenga la seguridad el pueblo de Bolivia de que a pesar de la dificultad que Bolivia no cuenta con el mar, y de que el barco llega allá y hay que trasegar y transportar no sé cuántos kilómetros por tierra, de que llueve, truene o relampaguee, tendrán los 200 mil barriles mensuales del diesel que requiere Bolivia…

En el área de hidrocarburos, se suscribió un Acuerdo de Cooperación entre Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (Pdvsa) y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), en el cual se establece la formación y adiestramiento en el trabajo de profesionales y técnicos bolivianos; y otro entre estos mismos entes para el apoyo en la exploración de pozos de crudo y otros hidrocarburos en territorio boliviano.

También, figura una carta de intención para la construcción de dos plantas para el procesamiento de gas, otra para la exploración y explotación de petróleo y gas, y un convenio de formación de la sociedad anónima mixta “Petroandina Comercio y Suministro, Sociedad Anónima Mixta”.

En materia de petroquímica, los presidentes de Pequiven y YPFB, Saúl Ameliach y Jorge Alvarado, respectivamente, firmaron un memorando de entendimiento para la implementación de un complejo petroquímico (Fertisur) para la producción de fertilizantes nitrogenados en Bolivia.

Finalmente, en el área minera, se acordó un memorando de entendimiento entre el Ministerio de Industrias Básicas y Minería de la República Bolivariana de Venezuela y el Ministerio de Minería y Metalurgia de la República de Bolivia, para el fomento de la cooperación y la complementación de capacidades sobre los recursos mineros y el impulso de procesos de exploración y aprovechamiento racional de los mismos.

error: