República de Chile

8, 9 y 10 de Noviembre de 2007
Cumbre Social por la Amistad y la Integración de los Pueblos
XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno
Santiago de Chile

En el ejercicio de la diplomacia presidencial llevada a cabo como primer mandatario nacional venezolano Hugo Rafael Chávez Frías sólo había estado en dos (2) ocasiones en la República de Chile.

La primera en un viaje que había efectuado en agosto de 2001 con motivo de la realización en esta nación sureña de la XV Cumbre Presidencial del Grupo de Río, y posteriormente el 11 de marzo de 2006 para la toma de posesión de la presidenta Michelle Bachelet.

Esta vez volvía a la tierra mapuche en ocasión de la realización de la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno realizada en Santiago de Chile, durante los días 8, 9 y 10 de noviembre de 2007.

Desde el punto de vista formal, de la misma emanó la llamada Declaración de Santiago, así como un programa de acción, y destacó una propuesta presentada por la delegación de Venezuela para la conformación de un programa iberoamericano de orquestas infantiles y juveniles.

Como se sabe en la llamada comunidad iberoamericana de un total de veintidós (22) naciones, diecinueve (19) de ellas forman parte de la región latinoamericana, siendo sus integrantes Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

A esta cita acudieron, entre otros, el Presidente del gobierno del Principado de Andorra, Albert Pintat; el Presidente de la República Oriental del Uruguay Tabaré Vázquez, el vicePresidente de Cuba, Carlos Lage; el Presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca; el mandatario guatemalteco, Oscar Berger; de Paraguay, Nicanor Duarte; Colombia, Álvaro Uribe; Panamá, Martín Torrijos; Ecuador, Rafael Correa; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Bolivia, Evo Morales; el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el rey de España, Juan Carlos I de Borbón, quien sería protagonista de un vergonzoso incidente televisado en vivo al no poder controlar sus emociones interviniendo intempestivamente en un diálogo que sostenía el jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez Frías con el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al pretender que el primer mandatario venezolano no continuará en el uso de la palabra.

Debido a situaciones de emergencia como consecuencia de fenómenos naturales no estaban asistiendo a esta cita iberoamericana el Presidente de México, Felipe Calderón, ni el de República Dominicana, Leonel Fernández.

Previo a la Cumbre, se realizó en Santiago la III reunión de coordinadores nacionales y responsables de cooperación; en la misma, la República Bolivariana de Venezuela estuvo representada por el vicecanciller para América del Norte y organismos multilaterales del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, Jorge Valero Briceño.

Con esta reunión que seguía a once (11) encuentros multilaterales previos realizados en Chile, dos (2) en otros países del sistema iberoamericano, un (1) foro parlamentario y un (1) foro de gobiernos locales, se culminaba el trabajo preparatorio para la reunión de los Cancilleres de los veintidós (22) países y posteriormente de los Jefes de Estado y de gobierno.

En paralelo a la realización de esta XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno se organizaba la llamada Cumbre Social por la Amistad y la Integración de los Pueblos, en la cual participarían varios de los mandatarios progresistas de la región. De esta manera, una delegación venezolana que viajó para participar en la Cumbre por la Amistad e Integración de los Pueblos, en la cual se encontraba entre otras personas Yadira Hidalgo, viceministra de desarrollo y participación social integral, presentaba los alcances que habían tenido las políticas sociales del Presidente Hugo Chávez, encargándose de exponer el desarrollo de las misiones y planes puestos en marcha en beneficio de la población y como la lucha contra la pobreza y la exclusión social se habían convertido en una política de Estado para Venezuela.

El jueves 8 de noviembre, en la Universidad de Artes y Ciencias Sociales (UARCIS) de Chile se inauguró esta Cumbre alterna con la instalación de mesas-talleres de distintos grupos sociales de Iberoamérica para fortalecer la unión en pro de la justicia social.

Este evento, llevado a cabo de manera simultánea a la Cumbre Iberoamericana, fue concebido como un espacio abierto para que las organizaciones sociales compartieran visiones y propuestas en un escenario plural y democrático.

Tenía como objetivo analizar las realidades de cada pueblo con el fin de crear redes para el fortalecimiento de la unión en el ejercicio de la autodeterminación, contexto en el cual además se inscribía la propuesta presentada por el embajador Jorge Valero en el marco de los preparativos para la XVII Cumbre Iberoamericana que planteaba la firma de una declaración oficial orientada a la aprobación de un tratado internacional mediante el cual se protegieran las lenguas indígenas.

Por su parte, el canciller venezolano Nicolás Maduro Moros arribaba a la capital chilena el jueves 8 en horas de la mañana para incorporarse a las actividades que contemplaba el programa oficial, mientras que Chávez Frías desde Caracas confirmaba su asistencia a la cumbre de Santiago, en declaraciones que formulara luego de reunirse con el enviado especial de Manuel Marulanda, Iván Márquez, en el palacio de Miraflores.

…acompañado por el comandante Márquez y la senadora Piedad Córdoba, el jefe de Estado venezolano fue consultado por la prensa sobre su visita a Chile. Luego de confirmar su presencia en el evento presidencial, respondió de manera jocosa que partirá a la Cumbre “en un Sukhoi” y vaticinó que llegaría a la plenaria tan sólo en 15 minutos…

Chávez Frías señaló además que en la capital chilena tendría la oportunidad de encontrarse con el Presidente Álvaro Uribe Vélez para detallarle los aspectos del encuentro con el emisario de las Farc, agregando que ese mismo día se había reunido con el señor Noel Sáez, ex cónsul en Colombia, quien se encontraba en Venezuela a pedido del mandatario francés Nicolás Sarkozy para coadyuvar en las conversaciones con el colombiano grupo insurgente.

Así las cosas, aproximadamente a las cinco de la mañana (5:00 a.m.) de la hora local de Venezuela del viernes 9, arribaba al Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile, Comodoro Arturo Merino Benítez, donde al ser abordado por los periodistas en torno al lema central de la XVII Cumbre Iberoamericana, “Cohesión social y políticas sociales para alcanzar sociedades más inclusivas en Iberoamérica”, manifestó que apoyaba totalmente las deliberaciones de la cumbre, pero consideraba que la cohesión era un término muy conservador y estático, explicando que podía existir algo que siendo terriblemente injusto estuviese muy cohesionado, “…primero hay que transformar, luego convertir esas sociedades injustas en sociedades justas y luego que se cohesione lo justo…”.

A su arribo, igualmente expresó su deseo de asistir a la Cumbre por la Amistad e Integración de los Pueblos, donde también se abordaría la reivindicación del derecho a una salida al mar por parte de Bolivia, hecho que aún cuando catalogó como justo, señaló “…pero lo dejo a los asuntos bilaterales entre dos naciones hermanas y dos pueblos amigos como el chileno y el boliviano…”.

Luego de los actos de recibimiento a cargo del director general del ceremonial y protocolo de la República de Chile, Fernando Ayala; María Lourdes Urbaneja, embajadora venezolana en Chile; y del comandante general de la guarnición de área, Carlos Christian Pabst, se trasladó hasta el Hotel Atton, en donde nuevamente ante los representantes de los medios de comunicación al ser consultado sobre el bloqueo económico de los Estados Unidos de América contra la República de Cuba indicó que no solamente la Cumbre Iberoamericana se pronunciaba en contra de este bloqueo sino que en innumerables ocasiones la ONU había pedido a Washington levantar el “…criminal bloqueo contra Cuba sin que el Gobierno estadounidense atienda esa petición…”.

Chávez Frías, era recibido por su homóloga de Chile, Michelle Bachelet, a su llegada al centro de convenciones iberoamericano, alrededor de las nueve de la mañana (9:00 a.m.) de la hora venezolana, en donde ya estaban presentes los Jefes de Estado de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Colombia, Álvaro Uribe Vélez; Uruguay, Tabaré Vázquez; Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa; Honduras, Manuel Zelaya; Nicaragua, Daniel Ortega; Paraguay, Nicanor Duarte; el vicePresidente de Cuba, Carlos Lage, así como el rey Juan Carlos de España.

Ya durante el desarrollo de la sesión plenaria de Jefes de Estado y de gobierno, el vicePresidente cubano, Carlos Lage, señaló que la cohesión social sólo podía ser fruto de un sistema de justicia e igualdad, en clara sintonía con los conceptos expresados por Chávez Frías a su arribo a la República de Chile.

El propio Chávez Frías al tomar la palabra se refirió a una declaración que hacía poco había sido publicada en la prensa internacional en la cual los Estados Unidos calificaban como “espantosos” unos disturbios que se habían suscitado durante esa misma semana en la ciudad de Caracas, sobre lo cual afirmó que “…quienes ahora emiten estos señalamientos son los mismos que impulsaron el Golpe de Estado en Venezuela en abril de 2002, cuando muchos ciudadanos fueron masacrados para señalar al Gobierno…”.

Reflexionó sobre cómo estuviese Chile si Salvador Allende y el pueblo chileno hubieran podido desarrollar su proyecto democrático, misma reflexión que hizo en torno a República Dominicana, al hablar del derrocamiento del gobierno de Juan Bosch, y de Panamá, “…si no hubiese sido asesinado Omar Torrijos…”, para continuar señalando que “…así como lo hacen todos los Gobiernos con sus particularidades, Venezuela hace un gran esfuerzo para alcanzar el desarrollo y cómo nos agraden…”.

De otro lado, Chávez Frías propuso diseñar un proyecto de transformación orientado a la justicia social al tiempo que invitaba a las naciones iberoamericanas para que se incorporaran a iniciativas como Petroamérica, Petroandina, Petrocaribe, Telesur y el Banco del Sur.

Dentro del contexto de las actividades de la cumbre, Chávez Frías sostuvo una reunión con su homólogo colombiano, Álvaro Uribe Vélez, en la que ambos mandatarios abordaron los detalles del encuentro que el día anterior había sostenido Chávez Frías con el representante de las Farc, Iván Márquez, en torno a la mediación que ejercía el mandatario venezolano para lograr un canje humanitario y la liberación de unas quinientas (500) personas que se encontraban en poder del grupo insurgente.

Nuevamente en el desarrollo de su intervención en la plenaria de la cumbre, el viernes 9 de noviembre Chávez Frías se refirió a los factores históricos que habían determinado las condiciones de desigualdad en las naciones de América Latina y el Caribe.

Fustigó en forma enérgica algunas posturas asumidas por las naciones más desarrolladas, ocasión en la que trajo a colación una conversación que sostuviera con el ex Presidente español José María Aznar, en torno a la posibilidad de adoptar medidas para ayudar a la población pobre de naciones como Haití o Nicaragua, ocasión en la cual éste le habría respondido con total despreocupación y desapego a los principios de la solidaridad y justicia social “que se jodan”.

Sobre esta apreciación Chávez Frías expresó “…una serpiente es más humana que un fascista, un tigre tiene más forma humana que un fascista…”.

Al recordar a los presentes el golpe de Estado que fuera apoyado por los medios de comunicación privados en 2002, cuando fue derrocado, y posteriormente traído de vuelta a la presidencia de la república gracias a la movilización del pueblo y del ejército venezolano, se refirió al rol del gobierno de Aznar que había reconocido de inmediato al gobierno de facto.

El sábado 10, durante la última jornada de la cumbre se produjo un interesante e inesperado intercambio verbal entre el Presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el jefe de Estado venezolano, Hugo Rafael Chávez Frías, en el que intempestivamente, completamente fuera de sí Juan Carlos de Borbón instó a Chávez a callarse, momento en el cual intervino la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien pidió no hacer diálogo.

El incidente se transcribe de la siguiente manera:

…Zapatero: Solamente quería, presidenta Bachelet, hacer una manifestación en torno a las… las palabras pronunciadas por el Presidente de Venezuela, por el Presidente Hugo Chávez, en relación con el ex Presidente del Gobierno de España, con el señor Aznar; quiero expresar, Presidente Hugo Chávez, que estamos en una mesa en la que hay gobiernos democráticos, que representan a sus ciudadanos en una comunidad iberoamericana, que tienen como principios esenciales el respeto, el respeto. Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica, no seré yo el que esté cerca de las ideas de Aznar, pero el ex Presidente Aznar fue elegido por los españoles, y exijo, exijo…

Chávez: Dígale a él que respete la dignidad de nuestro pueblo.

Zapatero: Exijo… Rey: ¡Tú!

Zapatero: Un momentín…

Chávez: Dígale lo mismo a él.

Zapatero: Exijo… exijo ese respeto, por una razón, además…

Chávez: Dígale usted lo mismo a él, Presidente.

Zapatero: Por supuesto.

Chávez: Dígale lo mismo a él…

Zapatero: Por supuesto.

Chávez: Porque él anda irrespetando a Venezuela por todas partes, yo tengo derecho a defender…

Zapatero: Bien…

Rey: ¿Por qué no te callas?

Bachelet: Por favor, no hagamos diálogo; han tenido tiempo para plantear su posición. Presidente, termine, y deprisa.

Zapatero: Yo… sí, un momentín.

Chávez: Yo no puedo aceptar esta posición del Presidente Zapatero.

Zapatero: Presidente Hugo Chávez…

Chávez: Podrá ser español el Presidente Aznar, pero es un fascista y es una falta de respeto.

Zapatero: Presidente Hugo Chávez, creo que hay una esencia y un principio en el diálogo, y es que, para respetar, y para ser respetado, debemos de procurar no caer en la descalificación. Se puede discrepar radicalmente de las ideas, denunciar las ideas, los comportamientos, sin caer en la descalificación. Nunca.

Chávez: Cada quien tiene su manera

Zapatero: Bueno, yo, lo que quiero expresar, lo que quiero expresar, es que es una buena forma de poder trabajar, entendernos en favor de nuestros pueblos, de nuestros pueblos, que nos respetemos, a los representantes democráticos, y pido, pido, presidenta Bachelet, que esa sea una norma de conducta en un foro que representa a los ciudadanos: que respetemos a todos nuestros dirigentes, a todos los gobernantes y ex gobernantes de los países que formamos esta comunidad. Creo que es un buen principio, y estoy… deseo fervientemente, deseo fervientemente que ése sea un código de conducta, porque las formas dan el ser a las cosas, y se puede discrepar radicalmente de todo respetando a las personas; ése es el principio para que uno luego pueda ser respetado. Y estoy seguro de que toda esta mesa y todos los latinoamericanos quieren que todos los gobernantes democráticos, que estamos aquí en representación del pueblo, seamos respetados, hoy y mañana, aunque discrepemos profundamente de las ideas que tengamos…”

Seguidamente el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, al solicitar el derecho de palabra a la presidenta Bachelet ésta le indicó que le concedía sólo tres (3) minutos, produciéndose el siguiente diálogo:

…Ortega: Ayer nuestros hermanos españoles pidieron una intervención. Fueron intervenciones que coinciden con determinadas posiciones y son interrumpidas las intervenciones, cuando no coinciden con determinadas posiciones. Hoy España ha tenido una segunda intervención, y yo he tenido nada más una intervención, así es que no me pueden limitar a tener otra intervención […], Ya si no nos dan derecho de hablar…, no tiene sentido esta cumbre, así es que yo no me limito a tres minutos.

Chávez: ¿Me das un minuto?

Ortega: Claro que te lo doy

Chávez: Quizá menos de tu minuto, Daniel. Para responderle — con una frase de un infinito hombre de esta tierra— al Presidente Zapatero, con todo mi afecto, él sabe que se lo tengo; me refiero a José Gervasio Artigas, cuando dijo: «con la verdad ni ofendo ni temo»; el Gobierno de Venezuela se reserva el derecho a responder cualquier agresión, en cualquier lugar, en cualquier espacio y en cualquier tono, sólo eso…”

Luego de esta respuesta de Chávez Frías, donde sentó posición sobre el polémico tema, el Presidente nicaragüense hizo uso de la palabra por alrededor de veinte (20) minutos, durante los cuales además de aludir a la corrupción en el proceso de la privatización de la distribución eléctrica de Nicaragua, antes de su llegada al poder, en favor de la empresa española Unión Fenosa, denunció la injerencia de las embajadas de España y de los Estados Unidos de América, lo que pareció haber catapultado nuevamente la intolerancia de Juan Carlos de Borbón quien en un nuevo comportamiento visceral se levantó de su asiento y salió del recinto.

Ante esta nueva irreverencia, por lo demás real, la presidenta de Chile, anfitriona de la cumbre, debió ir a buscarlo para pedirle que estuviera presente en el momento de la clausura. Juan Carlos de Borbón regresó a la ceremonia, pero luego volvió a retirarse y no estuvo presente durante la interpretación del himno nacional de Chile que cerró las deliberaciones.

Como se indicó en simultáneo a la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, se desarrollaba la Cumbre por la Amistad e Integración de los Pueblos, misma que se llevaba a cabo en el velódromo del estadio nacional y contaba con la participación de unas veinte mil (20.000) personas pertenecientes a distintas agrupaciones sociales y partidos políticos progresistas.

Durante su desarrollo tuvieron lugar más de ochenta (80) talleres, foros y paneles en los que los participantes de distintas naciones abordaron temas como la defensa del agua, biocombustibles, medio ambiente, derechos laborales, pueblos originarios, rol de las mujeres, así como los desafíos de la democracia.

En ella se acordó un manifiesto en el cual se destacaba el rol adquirido por los movimientos sociales y las fuerzas políticas progresistas en varios países de la región, y su influencia en la elección de los gobernantes.

En el acto de clausura de esta además de la participación de Hugo Chávez Frías se contó con la del mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega; del Presidente Evo Morales de Bolivia, del vicePresidente cubano, Carlos Lage; representantes del Ecuador, e importantes individualidades y figuras, destacando entre ella Gonzalo Meza Allende, nieto del mártir del pueblo chileno, Salvador Allende.

En el inicio de la ceremonia, a cargo del secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), Jaime Fajardo, éste le dio la bienvenida a los mandatarios presentes, en sus palabras rindió tributo a Salvador Allende y anunció la entrega de una carpeta con los documentos que contenían las conclusiones del encuentro luego de tres días de foro.

Durante la intervención de Chávez Frías en este acto de clausura en momentos cuando recordaba la lucha que por la década de los setentas (70´s) libró el pueblo chileno con el ex Presidente Salvador Allende, se produjo una sorpresiva llamada telefónica del comandante Fidel Castro Ruz al teléfono del vicePresidente del Consejo de Estado y de Gobierno de Cuba, Carlos Lage, quien inmediatamente le entregó el teléfono al mandatario venezolano, cuando éste le hablaba a la multitud reunida en el velódromo del estadio nacional de Santiago de Chile.

Toda vez que no fue posible colocar el altavoz del teléfono móvil el Presidente Chávez repitió cada una de las palabras expresadas por el comandante Castro, luego que cesaran los aplausos para que el mandatario venezolano pudiera escuchar las palabras del líder cubano.

Entre estas indicó:

…Fidel está recordando en este momento a los combatientes chilenos que murieron en Nicaragua combatiendo contra Anastasio Somoza. Fidel rinde tributo a la memoria de esos internacionalistas heroicos, y Fidel rinde tributo a todos los combatientes chilenos que murieron luchando contra la tiranía. Están unidos ellos (los caídos) en la memoria y gloria de los pueblos…”.

De otro lado, en el marco de esta visita recibió de manos del rector de la Universidad de Arte y Ciencias Sociales (UARCIS), Dr. Carlos Margotta Trincado, un doctorado honoris causa, en ciencias políticas, conferido por esta casa de estudios superiores.

Esta distinción le había sido otorgada el pasado 7 de marzo de 2006, según constaba en el acta de acuerdos del consejo superior universitario de arte y ciencias sociales.

El mismo galardón le había sido conferido el año anterior al juez español Baltasar Garzón, quien había comenzando el proceso judicial contra Augusto Pinochet, cuya extradición había solicitado a Gran Bretaña por los delitos de genocidio, terrorismo y torturas en 1998, luego del derrocamiento del Presidente socialista Salvador Allende en 1973.

Ante inquietudes de los periodistas que cubrían la entrega del doctorado honoris causa sobre el incidente suscitado en la clausura de la cumbre iberoamericana Chávez Frías les indicó que más nunca sería callada la voz y la verdad de los pueblos, agregando que simplemente expresó la verdad en la que cree.

…El Rey es tan jefe de Estado como soy yo. Sólo que yo he sido electo tres veces con 63 por ciento. Somos iguales, Jefes de Estado igual. Somos tan Jefes de Estado el indio Evo Morales como el rey Juan Carlos de Borbón y yo…”

Aclaró no haberse dado cuenta de la molestia del jefe de la casa real española, pero agregó “…ningún jefe de Estado puede estar mandando a callar a otro. Yo no lo oí (sin embargo), yo sólo estaba diciendo la verdad en la que creo…”.

Además aseguró que no se marchaba de Chile molesto con nadie.

…todo lo contrario, me voy brillando. Si yo no hubiese dicho lo que dije me voy con el alma cargada; en realidad me voy en paz conmigo mismo. Y yo lo digo con respeto y citando a José Gervasio Artigas: «Con la verdad ni ofendo ni temo». La verdad en la que yo creo la diré delante de reyes, de imperialistas, de quien sea; allá los que se molestan…”.

Al señalar que además hablaba a nombre de millones, concluyó diciendo “…los imperios quisieran que nosotros nos calláramos, pero no nos vamos a callar más. Nadie nos va a callar…”.

error: