República de Cuba

10 y 11 de Abril de 2009
Antesala de la Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) previa a la V Cumbre de las Américas

En horas de la madrugada del viernes 10 de abril Chávez Frías procedente de la República Popular China aterriza en el Aeropuerto Internacional José Martí de la República de Cuba, donde fue recibido por el Presidente Raúl Castro, al término de su gira por el Medio y Lejano Oriente, que además de China, le había llevado al Japón, a la República Islámica de Irán, y al Estado de Qatar.

A su llegada a la isla cubana, acompañado del canciller Nicolás Maduro, el titular de energía y petróleo, Rafael Ramírez, y otros ministros y funcionarios del gobierno venezolano, indicó que su visita tenía como objetivo preparar con Raúl y Fidel Castro la Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (Alba), prevista para el 16 de abril en Venezuela.

Tal como el mismo lo anunciara en la víspera la idea era que esta reunión de la Alba sirviera para llevar posiciones conjuntas a la Cumbre de las Américas que se realizaría del 17 al 19 de abril en Trinidad y Tobago. Para la época, integraban este esquema de integración, además de Cuba y Venezuela, Bolivia, Honduras, Nicaragua y Dominica.

Uno de los temas que estaba en el ambiente era el levantamiento del embargo mantenido por el establishment estadounidense contra Cuba desde hacía alrededor de medio siglo. Obama, que participaría en su primer encuentro hemisférico con los mandatarios de la región, había hablado de aliviar el embargo, pero no de eliminarlo, un reclamo que cada vez alzaba más su voz en toda la América Latina y el Caribe, e incluso sucesivamente a nivel mundial, muy especialmente en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De otro lado, también orbitaba el tema de la ausencia de la República de Cuba de estas reuniones continentales, desde 1962, cuando fuese suspendida de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en pleno contexto de la guerra fría.

Ya desde Tokio había adelantado “…no podemos aceptar que Estados Unidos siga atropellando a Cuba. Ese sigue siendo un punto de honor…”.

Estaba previsto que el Presidente boliviano, Morales Ayma, coincidiera con Chávez Frías en La Habana, sin embargo, no lo pudo hacer porque mantenía una huelga de hambre en el contexto de los retrasos del poder legislativo de su nación para aprobar la ley que regiría los comicios de diciembre de ese año.

Por su parte, el nicaragüense Daniel Ortega había estado una semana antes en La Habana ocasión en la cual evaluaron el borrador de la declaración final de la Cumbre de las Américas, considerando que incluía conceptos inadmisibles.

Chávez Frías regresó a Venezuela en horas de la tarde del sábado 11 de abril de 2009, justo cuando se cumplían siete (7) años del golpe de Estado de abril de 2002.

error: