República de Cuba

7 al 10 de Noviembre de 2010
En el marco del Décimo Aniversario del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela

El presente registro del seguimiento de los viajes internacionales de Hugo Chávez Frías da cuenta de tan sólo tres (3) de ellos efectuados hacia la República de Cuba, durante el 2010.

El primero de ellos en el mes de febrero, el segundo en agosto, y el tercero y último del 7 al 10 de noviembre de ese año.

Esta visita respondía a una invitación especial de los Castro Ruz con motivo de la realización, en la ciudad de La Habana, de una serie de actividades conmemorativas al Décimo Aniversario de la suscripción del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, que había sido firmado en la ciudad de Caracas, el 30 de octubre de 2000, por los comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías.

El domingo 7 de noviembre de 2010, el tradicional programa “Aló Presidente” no fue transmitido, toda vez que el primer mandatario nacional se encontraba fuera del país.

Ese mismo día, a través de un contacto telefónico con la estatal Venezolana de Televisión (VTV), el mismo Chávez Frías informó que se encontraba en La Habana, desde donde, además, anunciaba el inicio de una nueva etapa del convenio integral de cooperación Cuba-Venezuela, para la década 2010-2020.

Al efecto, al referirse a este tema, así como también al Comandante en Jefe, Fidel Castro y al General Raúl Castro Ruz, indicó:

…debo verlos más tarde y tendremos una reunión con el Ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, Vicepresidente Territorial, junto con otros ministros; para revisar todo el convenio de cooperación y la nueva etapa que viene: la integración de Cuba y Venezuela, la Alianza Bolivariana y la geopolítica de Latinoamérica…

Asimismo, hizo referencia a que había conversado con el canciller venezolano, Nicolás Maduro Moros, quien se encontraba en la República Árabe Siria, en una gira que también lo había llevado a Turquía y a Ucrania, en el marco del desarrollo de la nueva política exterior venezolana, implementada a partir del advenimiento de Chávez Frías al poder político en el país, sobre lo cual indicó “…es un mundo que se mueve dinámicamente y estamos obligados a ponernos a (sic) altura del Mundo Nuevo… La lucha por la Venezuela justa que hemos emprendido…”.

En la jornada de ese domingo, junto a su homólogo, Raúl Castro, y con el comandante Fidel Castro, analizaron el Alcance del convenio integral de cooperación y se llevaron a cabo reuniones ministeriales binacionales.

Los actos correspondientes a la conmemoración en referencia se realizarían al día siguiente, lunes 8, en la sede del Palacio de Convenciones de La Habana, rememorando el Presidente venezolano: “…cuántas cosas han pasado en 10 años (…). Fidel y Raúl nos invitaron, y aquí estamos en la Habana…”.

Chávez Frías afirmó que a través de este convenio se habían logrado paliar múltiples necesidades en el área de la salud de las poblaciones más pobres de Venezuela. “…Gracias a la actividad que desarrollan 31 mil médicos cubanos, que han logrado atender a millones de pacientes, que anteriormente no tenían acceso al sistema de atención médica en los gobiernos pasados…”.

Además de los aspectos económicos, al hacer mención a la integralidad de este acuerdo de cooperación bilateral, destacó los referidos al componente social detallando los logros en estas áreas.

Explicó que, de esta manera, las necesidades básicas de la población venezolana estaban siendo superadas, por lo que era necesario entrar en una nueva fase de este mecanismo encaminándolo hacia la atención integral del ciudadano, con el fin de establecer un sistema que permitiese cubrir las necesidades de las personas.

Estimó lo realizado por las dos naciones como un milagro histórico, asegurando que podían lograr grandes metas con pocos recursos económicos, pero con voluntad y solidaridad.

Seguidamente, recordó: “…Venezuela es el país que encabeza la disminución de la pobreza; somos el país que más ha reducido la desigualdad en la región más desigual del mundo…”.

Chávez, calificó de inédita y extraordinaria la cooperación bilateral a favor de los pueblos, implementada en los últimos diez (10) años entre Cuba y Venezuela, con el propósito de lograr una sociedad igualitaria, solidaria y justa.

En su intervención, en el Palacio de Convenciones de La Habana, pronunció un discurso evocativo a la primera década del convenio integral de cooperación entre ambas naciones, y anunció el relanzamiento del acuerdo para los próximos diez (10) años con la intención de reforzar los beneficios sociales a los pueblos cubanos y venezolanos.

En un pasaje de su intervención, señaló: “…la firma en Caracas fue como la piedra fundacional que luego se convirtió en una columna de todo lo que logramos en estos 10 años, y lo que lograremos en los próximos 10 y 100 años que vienen…”.

Por su parte, el Jefe de Estado cubano, Raúl Castro, quien le había antecedido en el uso de la palabra, hizo pública la convocatoria a la realización del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), el primero que se hacía en trece (13) años, con el propósito de adecuar algunos aspectos de la nación para los próximos años, especialmente en materia económica, en función del impacto en la Revolución Cubana de las nuevas realidades imperantes en la coyuntura subregional, regional, interamericana e internacional.

Chávez Frías, en relación a Venezuela, indicó que se estaba trabajando en la transición de la sociedad capitalista al Socialismo bolivariano, en un país en el cual buena parte de la población había estado históricamente excluida.

Dijo que, manteniendo los principios de complementariedad, racionalidad, Justicia Social, y eficiencia, entre otros, que fundamentan el convenio bilateral de Cooperación Cuba-Venezuela, el mismo sería relanzado por una década más: 2010-2020, para permitirle a la Revolución Bolivariana seguir avanzando en la inclusión social, “…será una década, estoy seguro, de grandes avances en la construcción del Socialismo más allá de Cuba y Venezuela (…). En la independencia de Latinoamérica, del Caribe. La unidad aún con diferencias…”.

Tras diez (10) años del convenio, se habían instalado en Venezuela seis mil setecientos doce (6.712) consultorios populares de atención gratuita, quinientos catorce (514) Centros de Diagnóstico, veintiocho (28) Centros de Alta Tecnología (CAT), alrededor de trescientos mil (300.000) hombres y mujeres cubanos habían dejado sus familias en la isla caribeña para trabajar en territorio venezolano.

Por otro lado, se contabilizaban cuatrocientos treinta y nueve millones (439.000.000) de consultas gratis, doscientos noventa y cinco mil (295.000) vidas salvadas, sesenta y un millones (61.000.000) de consultas odontológicas y veintisiete millones (27.000.000) optométricas.

Asimismo, se habían llevado a cabo dos millones y medio (2.500.000) de intervenciones quirúrgicas oculares, se habían reportado cincuenta y un millones (51.000.000) de consultas de emergencia, y sesenta y dos millones (62.000.000) de electroterapia.

Igualmente, la Misión Milagro había logrado abrir cuatrocientos cincuenta y nueve (459) ópticas populares, y se habían instalado tres mil diecinueve (3.019) sillones de odontología.

A través de la aplicación de este convenio, se habían logrado concretar más de mil proyectos, y ejecutado recursos por más de seis mil quinientos cincuenta y seis millones de dólares (U.S. $ 6.556.000.000) en inversión social, en políticas públicas, principalmente en las áreas médicas, educativas y culturales, y entre éstas la Misión Barrio Adentro, Misión Ribas y Misión Robinson.

Además, se había logrado formar más de veinticuatro mil ochocientos (24.800) estudiantes en Medicina, y veinte mil (20.000) pacientes venezolanos habían recibido tratamientos especializados en Cuba en distintas atenciones de salud.

En el mismo contexto, con la aplicación del programa de educación cubano “Yo sí puedo”, en Venezuela se había reducido a su mínima expresión el nivel de analfabetismo, al punto que el 28 de octubre de 2005 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró a la nación venezolana como Territorio Libre de Analfabetismo.

Por su parte, Venezuela, entre otros elementos había ayudado a la República de Cuba a minimizar el impacto del bloqueo económico y político que le había impuesto el establishment estadounidense.

De hecho, Venezuela se había convertido en el principal socio comercial de Cuba, con un intercambio de tres mil quinientos millones de dólares (U.S. $ 3.500.000.000) anuales, a la cual además le facturaba cien mil barriles diarios (100.000 B/D) de petróleo.

En palabras de Hugo Chávez Frías: “…hemos construido una verdadera unión entre estos dos pueblos que son hoy uno solo. Este es un ejemplo de cómo nos unimos para romper las cadenas del atraso, la pobreza, el analfabetismo y el imperialismo…”.

Del mismo modo, recordó que, al inicio de su gobierno, enfrentó una fuerte resistencia, incluso de algunos sectores del propio seno de su entorno, para que no se acercara a la Revolución Cubana, “… los medios de comunicación de la derecha y Presidentes de otros países estaban como tendiéndome puentes para que yo me aburguesara… para que traicionara al pueblo…”, tras lo cual expresó que “…la relación entre las naciones de Cuba y Venezuela es un ejemplo del cual ha nacido la Alianza Bolivariana para Nuestra América….”.

En su exposición, también, hizo referencia a los logros sociales Alcanzados por los gobiernos progresistas de la región latinoamericana y caribeña; los cuales, dijo, estaban signados por la tarea ineludible de derrotar el sistema imperial de dominación, señalando que el mismo ya estaba derrotado, tanto en el discurso moral como en la práctica democrática, así como frente al desempeño de los nuevos gobiernos progresistas de América, a través de la unidad geopolítica.

Sin embargo, aclaró que la tarea pendiente estaba centrada en el tema económico, “…en lo económico también tenemos que derrotarlo, si no lo hacemos al final la capacidad del imperio del capital es tal que se regenera…”.

Hizo referencia al Alca, el Consenso de Washington y otros mecanismos económicos, para exhortar a los presentes, señalándoles sobre:

“…el imperio yanqui que nadie crea que perdió interés en América Latina, su área de influencia como ellos la llaman, más aún cuando el imperio tiene que retroceder en el Oriente medio, derrotados en Irak y Afganistán, y con su crisis económica…”

En este orden de ideas, prosiguió diciendo: “…estamos obligados a consolidar la unidad y seguir avanzando…”, añadiendo que Unasur y especialmente la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) apuntaban en esa dirección, para finalizar sentenciando: “…al imperio tenemos que derrotarlo definitivamente, y es una tarea que bastante nos compete a Cuba y Venezuela en esta parte del mundo…”.

El martes 9, en horas de la tarde, Hugo Chávez y Fidel Castro se reunieron. Entre otros temas, según trascendió, abordaron aspectos de la coyuntura internacional, la situación de los gobiernos progresistas y el rol de éstos en la creación de una nueva arquitectura internacional.

En el encuentro, que se prolongó por cuatro (4) horas, además, evaluaron la relación bilateral especialmente en materia de la cooperación binacional en función de los próximos diez (10) años y el fortalecimiento de las políticas conducentes hacia un modelo socialista bolivariano.

Al efecto, Chávez Frías expresó: “…hoy estamos aquí (…) hemos trabajado y hemos relanzado el plan de cooperación 2010 – 2020 que será una década de grandes avances en la construcción del Socialismo y en la independencias de América Latina…”.

error: