República de Nicaragua

11 y 12 de Marzo de 2007
Se oficializa la incorporación de Nicaragua a la Nueva Televisión del Sur (Managua)

Hugo Chávez Fría viajaba por tercera ocasión a la República de Nicaragua el domingo 11 de marzo, ocasión en la cual suscribe con su homólogo nicaragüense José Daniel Ortega Saavedra (Daniel Ortega) el lunes 12 un memorando de entendimiento para la construcción de una refinería, un acuerdo de adhesión al banco del sur, y otro acuerdo de adhesión mediante el cual se oficializa la incorporación de Nicaragua a la nueva televisión del sur.

A su arribo a Managua, a las seis de la tarde (6:00 p.m.) de la hora local, acompañado por el ministro del poder popular para las relaciones exteriores, Nicolás Maduro Moros; de comunicación e información, Willian Lara; de energía y petróleo, Rafael Ramírez; y de agricultura y tierras, Elías Jaua, fue recibido en el Aeropuerto Augusto César Sandino por su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega, la primera dama de la nación, Rosario Murillo, y el embajador de Venezuela en Nicaragua, Miguel Gómez Núñez, a su llegada parafraseando a José Martí señaló que era “la hora de Los Hornos” por lo que “…se pudiera decir que es la hora de las llamaradas del Libertador Simón Bolívar, el líder Augusto César Sandino, del poeta Rubén Darío, en definitiva la llamarada de la Patria libre y justa….”.

Continuó expresando:

…el imperio norteamericano es el bombero de las llamaradas con sus muy conocidas políticas divisionistas, contrarrevolucionarias, reaccionarias, con sus quinta columna que se infiltran por todos estos pueblos, con sus invasiones, sus asesinatos, sus genocidios, golpes de Estados, sus sabotajes tratando de frenar las llamaradas…”

Acotó que diversas naciones hermanas de la región, entre las que citó Bolivia, Nicaragua y Argentina, ya formaban parte de la nueva patria en una lucha en la que la llamarada popular, libertaria, sandinista y bolivariana que se había levantado en estas tierras, nuevamente estaban tratando de apagarla desde un imperio debilitado que estaba llegando a su ocaso, mientras la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) se levantaba junto al amanecer de las naciones.

En esta ocasión se hizo presente en la histórica ciudad de Santiago de los Caballeros de León (Ciudad León), desde donde ofreció detalles de un proyecto de construcción de una planta refinadora de petróleo en el departamento de León, que con una inversión aproximada de dos mil quinientos millones de dólares estadounidenses (U.S. $ 2.500.000.000) estaría en capacidad de refinar unos ciento cincuenta mil barriles de crudo diarios (150.000 B/D ) para que, según expresara, los nicaragüenses más nunca tuviesen problemas de suministro de combustible y en un futuro cercano el país se convirtiese en exportador de derivados del petróleo.

También en Ciudad León visitó el lugar donde se encuentran los restos del escritor nicaragüense Rubén Darío, en la Catedral Metropolitana de esta ciudad, donde luego de colocarle una ofrenda floral se trasladó a la plaza mayor de Sutiaba donde participó en un acto de masas en rechazo a la aplicación de políticas de libre comercio y neoliberales en la región.

Los convenios suscritos entre Venezuela y Nicaragua durante esta visita se firmaron en este acto multitudinario, ocasión en la cual además Chávez Frías ofreció la voluntad de cooperación en otras áreas tales como vivienda, salud y educación, comentando sobre este último aspecto que el proyecto venezolano de las escuelas bolivarianas era perfectamente acoplable al proyecto de educación sandinista, por lo que puso a la orden la experiencia venezolana en esta área.

En este contexto informó sobre el próximo funcionamiento en Nicaragua de una oficina del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BANDES) para la concesión de líneas de crédito a los pequeños productores, reiteró el interés para la instalación en Nicaragua de una planta procesadora de aluminio, así como ayuda para que esta nación centroamericana pudiera superar un crónico déficit de energía eléctrica.

Insistió en la unidad de los pueblos como una necesidad para enfrentar las amenazas del capitalismo indicando que se trataba de hacer un solo proyecto que se complementara.

En el contexto regional, para el momento, George Bush realizaba una gira por Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México.

Chávez Frías desde la Plaza Sutiaba de la ciudad de León de Nicaragua señalaba que la conformación de un eje de fuerzas populares, gobiernos progresistas, revolucionarios y socialistas en Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Cuba, continuaban cruzando todo el continente americano consolidando la unión de los pueblos, lo que tenía preocupado al establishment estadounidense “…por lo que el jefe de la Casa Blanca, George Bush, se está presentando ante los pueblos latinoamericanos como lobo vestido con piel de oveja…”.

Indicó que las visitas que realizaba el Presidente Bush, a quien calificó de un “cadáver político”, en el fondo tenían como objetivo dividir las naciones para dominarlas, manifestando además una falsa ayuda y amistad, mediante “…promesas verdaderamente ridículas, como el barco que trasladará galenos, medicamentos e instrumentos necesarios para operar a 1.500 latinoamericanos, mientras que Cuba y Venezuela han realizado en dos años 500 mil intervenciones quirúrgicas…”.

Destacó que la presencia de George Bush por territorio latinoamericano había sido repudiada por las mayorías, encendiendo el debate de ideas y habiendo recordado las múltiples agresiones sufridas por esta región a manos del imperio estadounidense, a través de

…invasiones, sabotajes, terrorismo, contrarrevoluciones y utilizando distintos mecanismos políticos y económicos, y hasta medios de comunicación, para intentar apagar la llama sagrada de los pueblos que tienen siglos luchando por su libertad, y ahora avivan con más ímpetu los fuegos de la revolución…”

Hizo un llamado a no subestimar la política estadounidense hacia América Latina y el Caribe, y al mismo tiempo para recuperar la conciencia de los pueblos de la región que forman parte de la misma nación centroamericana y suramericana para marchar juntos en la conformación de un gran espacio económico, social y político que permitiese la verdadera unidad, como único camino hacia la libertad.

Durante esta vistita recibió de manos de Tomás Borges, miembro fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), la Orden Independencia Cultural “Rubén Darío”, por la labor desempeñada en defensa de las culturas latinoamericana y caribeña, galardón con el que además se sellaba el compromiso de ambos gobiernos para trabajar por el desarrollo de sus pueblos.

error: