República de Trinidad y Tobago

8 y 9 de Agosto de 2003
Quinientos Mil Años de Gracias y Quinientos Mil Sentimientos de Amor y Gratitud

Hugo Chávez Frías durante el ejercicio de la presidencia venezolana viajó en tres (3) ocasiones a la República de Trinidad y Tobago; estas visitas fueron realizadas en julio de 1999, en agosto de 2003, y en abril de 2009.

Las relaciones bilaterales entre ambas naciones habían sido tradicionalmente cordiales y de respeto mutuo, entre otros instrumentos estaba vigente un Acuerdo de Alcance Parcial que había sido suscrito el 4 de agosto de 1989, sin embargo durante el desarrollo de la política exterior del gobierno del presidente Chávez Frías estas relaciones se ampliaron y fortalecieron.

En este segundo viaje del mandatario venezolano a la nación caribeña, los días 8 y 9 de agosto de 2003, los dos países ya habían incorporado a su acervo bilateral un Acuerdo para la Supresión de Visas de Turismo en Pasaportes Ordinarios, un Memorando de Entendimiento de Cooperación en el Área de Estudio de las Relaciones Diplomáticas e Internacionales, una Carta de Intención sobre la Unificación de Yacimientos Comunes, y una Carta de Intención sobre Negociaciones de Acuerdos en materia de Sanidad Animal y Vegetal.

Las empresas estatales petroleras de ambos países Pdvsa y PETROTRIN adelantaban el desarrollo de un plan binacional de contingencia para el derrame de hidrocarburos, y se manejaban igualmente diversas iniciativas de los sectores privados de ambos países.

De esta manera, con esta visita a Puerto España, que iniciaba la noche del viernes 8 de agosto, se consolidaba aún más la relación entre los dos gobiernos.

Chávez Frías acudía en visita oficial atendiendo una invitación del primer ministro Patrick Mannning, llegaba en compañía del ministro de relaciones exteriores, Roy Chaderton Matos, y del titular de la cartera de energía y minas, Rafael Ramírez Carreño.

Durante el paro petrolero auspiciado por sectores de la oposición política venezolana el gobierno de la República de Trinidad y Tobago, al igual que el del Brasil, había brindado apoyo al gobierno venezolano a través de la venta de combustibles.

Desde el Hotel Hilton Trinidad, dirigiéndose a los representantes de los medios de comunicación, el presidente venezolano dijo que quinientos mil (500.000) barriles de petróleo en un momento eran convertidos ahora en quinientos mil años de gracias y quinientos mil sentimientos de amor y gratitud.

Durante esta visita Manning y Chávez Frías analizaron la posibilidad de crear una corporación petrolera latinoamericana y caribeña, llegando incluso a proponer como nombres Petroamerica o Petrosur.

El presidente venezolano, por su parte, señaló que en materia gasífera mientras se terminaba de construir un complejo procesador era factible el envío del gas de la plataforma deltana para que fuese procesado en Trinidad y Tobago.

Manning presentó la idea de una línea de gas a Guadalupe, Chávez Frías fue más allá y pidió evaluar la posibilidad de una línea de gas transcaribeña, que pudiese llevar gas desde Venezuela, y desde Trinidad y Tobago, hasta Cuba, así como a centro y norteamérica. 

Ambos líderes señalaron compartir una visión común sobre el mundo contemporáneo, la política, las cuestiones sociales, la economía y la necesidad de la integración del Caribe. 

Se acordó una visita de Manning a Venezuela para continuar la profundización de la cooperación bilateral, especialmente en el campo energético.

Más allá de la cooperación gasífera, así como del suministro de productos venezolanos derivados del petróleo a la región del Caribe, la agenda bilateral también estuvo enriquecida con temas como la pesca, el tráfico aéreo, y la lucha contra el tráfico ilegal de armas y de drogas.

Para la fecha Venezuela tenía previsto construir una terminal de gas natural licuado (GNL), que esperaba concluir en 2007, para la producción de cuatro millones setecientos mil toneladas anuales (4.700.000 t/a) de este gas para la exportación.

Medios de prensa reseñaron declaraciones del representante diplomático de Venezuela en Trinidad y Tobago, embajador Héctor Azócar, sobre las jornadas de trabajo llevadas a cabo desde la llegada del jefe del Estado venezolano a la nación caribeña calificándolas de muy fructíferas para ambas naciones.

Es sus declaraciones, el embajador Azócar, se refirió a las relaciones entre Venezuela y Trinidad y Tobago como de extrema importancia para ambos países, señalando que gracias a ellas se había aumentado la cantidad de turistas de Trinidad y Tobago que acudían a territorio venezolano, así como que se habían reforzado los nexos de cooperación para combatir las actividades ilícitas, entre ellas, el tráfico de drogas.

Por su parte, Knowlson Gift, ministro de relaciones exteriores de Trinidad y Tobago, expresó que consideraba la presencia del presidente venezolano en su país como de suma importancia para la unificación de las relaciones, reafirmando su seguridad en que la visita redundaría en el éxito de futuros convenios comerciales y en el fortalecimiento de la relación bilateral.

En la coyuntura doméstica los opositores intensificaban las acciones para la ejecución de un referendo para desalojar del poder al presidente venezolano ese mismo año.

De esta manera, afianzaba los lazos petroleros y la integración regional, mientras lidiaba con los intentos de derrocarlo.

El secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, señalaba desde Washington que el acuerdo entre la oposición y el gobierno venezolano para realizar el referendo revocatorio complacía al gobierno del presidente George W. Bush.

A los pocos días de esta visita se anunció la suscripción de un Memorándum de Entendimiento sobre el Acuerdo de Explotación de Yacimientos Gasíferos Compartidos.

Con este instrumento ambas naciones iniciaban una serie de posibilidades que se pensaba podría culminar en una suerte de Organización de Países Productores y Exportadores de Gas de Sudamérica.

Finalmente se anunció la posibilidad de la explotación conjunta de un yacimiento que podría contener entre ocho (8) y diez (10) billones de pies cúbicos de gas (entre 226.480 millones Mts.3 y 283.100 millones Mts.3 ), lo que constituye casi la mitad de las reservas de los Estados Unidos de América, y más que las de la República Federativa de Brasil.

error: