República Federativa de Brasil

Colocación de la Primera Piedra para la Construcción de la Refinería General José Ignacio Abreu y Lima
Recife, Pernambuco

El 16 de diciembre de 2005 Hugo Chávez Frías realiza su quinto y último viaje de ese año a la República Federativa de Brasil, que al mismo tiempo se constituía en la vigésima ocasión en la que llegaba al gigante suramericano, de un total de treinta y cinco (35) veces que viajó a ese destino desde que asumió la primera magistratura del Estado venezolano el 2 de febrero de 1999.

Esta visita de carácter bilateral respondía a la iniciativa de los mandatarios de ambos países para llevar adelante un proyecto de integración energética binacional con impacto regional.

Ese día, en ceremonia realizada en el estado brasileño de Pernambuco los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez Frías, y de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, colocaron la primera piedra para la construcción de una refinería binacional capaz de procesar doscientos mil (200.000) barriles diarios de petróleo.

La ceremonia inaugural de la obra reunió a unas cuatro mil (4.000) personas en el complejo industrial y portuario de Suape, iniciando un proyecto que estimaba inversiones por unos dos mil quinientos millones de dólares (U.S. $ 2.500.000.000), mismas que serían compartidas por los entes estatales Petrobras, de Brasil, y Pdvsa, de Venezuela.

El complejo refinador de nombre Refinería General José Ignacio Abreu y Lima, en honor del general brasileño que luchó al lado del Libertador Simón Bolívar, formaba parte de los acuerdos de cooperación firmados durante una visita realizada por Lula da Silva a Caracas, en febrero de ese mismo año (2005).

La petrolera brasileña inició la construcción de la refinería en 2007 señalando esperar inaugurar una unidad en 2014 con capacidad para procesar ciento quince mil barriles diarios de petróleo (115.000 B/D).173 Múltiples factores atentarían contra este importante proyecto de los dos poderosos productores energéticos de Sur América.

Seis (6) años después, ya en el 2011 Chávez Frías ratificaba su interés en este proyecto bandera de integración energética en Suramérica, tras sostener un encuentro en Caracas con el entonces canciller de Brasil, Antonio Patriota, y con la presencia de Nicolás Maduro Moros como ministro de relaciones exteriores.

Para el 2013 ya fallecido el presidente Hugo Chávez, Brasil anunciaba que la misma sería construida sólo por la brasileña Petrobras, en un comunicado ésta confirmaba la salida de Pdvsa y anunciaba que absorbería la ejecución de sus obras de construcción que estaban ochenta por ciento (80%) adelantadas.

Para ese momento se anunciaba que el complejo demandaba una inversión estimada en más de diecisiete mil millones de dólares (U.S. $ (17.000.000.000) para una capacidad de procesamiento de doscientos treinta mil barriles diarios (230.000 B/D) de petróleo, se arguyeron problemas de financiamiento conjunto entre Petrobras y Pdvsa.

error: