República Federativa de Brasil

6 y 7 de Diciembre de 2006
Fortalecimiento Bilateral
Brasilia

Chávez Frías viaja por cuarta y última vez a Brasil durante el año 2006 el miércoles 6 de diciembre. Antes de partir al coloso suramericano, a donde llegó aproximadamente a las ocho y treinta minutos de la noche (8:30 p.m.) de la hora local por la base aérea de Brasilia, se había reunido en Caracas con el presidente de la República de Nicaragua, José Daniel Ortega Saavedra, quien a su vez venía de reunirse en La Habana con las autoridades cubanas y luego de este encuentro de trabajo en Caracas con Chávez Frías viajó a Managua para luego nuevamente encontrarse con él en Bolivia con ocasión de la realización de la Cumbre Sudamericana.

Por su parte, para Chávez Frías este era su primer viaje al exterior después de haber recibido la constancia de presidente reelecto,378 luego de las elecciones presidenciales efectuadas el 3 de diciembre de ese año donde venció al entonces candidato opositor, Manuel Rosales, con casi el 63% de los votos.

En Brasil fue recibido por Ruy Casas, jefe de protocolo del Ministerio de Relaciones Exteriores; Joao Carlos de Sousa, embajador de Brasil en Venezuela, y Julio García Montoya, embajador de Venezuela en Brasilia, para acto seguido ser dirigido al Palacio La Alborada donde sostuvo una cena de trabajo con su homólogo brasileño Luis Inacio Lula da Silva.

El día siguiente, jueves 7 de diciembre lo inició igualmente con una reunión con el presidentes Lula da Silva, en el Palacio de Planalto, sede del ejecutivo brasileño, con quien abordó, conjuntamente con los equipos técnicos y políticos aspectos inherentes al gasoducto del sur.

En esta ocasión fueron suscritos diversos instrumentos jurídicos en el área energética, por los presidentes de Petróleos de Venezuela S.A, Rafael Ramírez y de Petrobras, José Sergio Gabrielli, con los cuales se afianzaba la alianza energética bilateral.

El primero de estos fue una carta de intención sobre la movilización de bienes y servicios entre Brasil y Venezuela; el segundo, un memorando de entendimiento para el desarrollo de un proyecto conjunto en la faja del Orinoco y la refinería (binacional) Abreu e Lima en Pernambuco; de igual modo se pactó llevar adelante el desarrollo de proyectos conjuntos en cuatro (4) campos de gas ubicados en el Golfo de Paria en el Plan Mariscal Sucre; así como una carta de intención para el desarrollo de actividades exploratorias en la plataforma deltana; y finalmente, un acuerdo entre PDV-Marina y el Grupo Andrade-Gutiérrez para la construcción de buques petroleros orientado a incrementar la flota naviera de transporte de hidrocarburos de Venezuela.

En relación al tema del gran gasoducto del sur, se acordó que los grupos de trabajo que participaban en este proyecto formaran comisiones bilaterales para acelerar la concreción de la iniciativa.

Al respecto, Chávez Frías explicó que el tramo que se construiría en la primera etapa partiría del Caribe venezolano hacia el Orinoco para conectar con el Amazonas, concretamente en Manaos y de allí seguiría hacia Fortaleza, en el nordeste del Brasil, una de las zonas con mayor requerimiento energético.

Se preveía la posteriormente interconexión del ducto con Buenos Aires, Montevideo y La Paz. Al término de la reunión de unas cinco (5) horas, el canciller Celso Amorín, comentó la disposición de ambos gobiernos de reforzar y acelerar los proyectos de acercamiento bilateral en el área energética, destacando entre ellos la construcción de la refinería binacional “José Abreu e Lima”, en Pernambuco, y la exploración en el bloque Carabobo I de la faja petrolífera de Orinoco.

A su salida del Palacio de Planalto, Chávez Frías fue consultado sobre la posibilidad de un acercamiento entre Caracas y Lima, cuyas relaciones diplomáticas se habían deteriorado producto entre otras razones del manejo y manipulación mediática que en el Perú los medios de comunicación social y otros actores le habían dado a unas declaraciones de Chávez Frías sobre la coyuntura electoral peruana.

A esta consulta, dijo que recibía unas recientes declaraciones del presidente de la República de Perú, Alan García Pérez, como un intento de conciliación, quien a raíz del triunfo electoral de Chávez Frías en Venezuela, para el sexenio 2007-2013, había señalado que toda persona que gana una elección debía ser felicitada.

Literalmente señaló que “…si el Presidente peruano, que es un presidente legítimo en funciones, lanza esa señal, yo como jefe de Estadode Venezuela, la recojo y la respondo con el mismo ánimo de conciliación…”, y agregó que por encima de los problemas que hubo durante la campaña electoral en el Perú, el objetivo principal de Venezuela siempre ha sido el proyecto de unión de América del sur.

De Brasil, seguiría rumbo a Buenos Aires, Argentina, para continuar el acercamiento integral y geoestratégico suramericano con su homólogo Néstor Kirchner.

error: