República Federativa de Brasil

30 de Julio al 1° de Agosto de 2012
Ingreso de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur
Último viaje a Brasil

Aún con la difícil situación de salud que le aquejaba en los últimos tiempos, Chávez Frías, además de continuar atendiendo la agenda de gobierno interna de la nación venezolana, y de entregarse a los rigores de una exigente campaña electoral en unos comicios para los que apenas faltaban alrededor de dos (2) meses, también estaba activo en la arena internacional, especialmente en el campo de la integración regional; contexto en el cual el lunes 30 de julio de 2012 se traslada hacia la República Federativa de Brasil, en el que sería el noveno viaje internacional que efectuaba en ese año y el último que realizaría a esta nación.

Esta cita en la República Federativa de Brasil se constituyó en un hito histórico, no solamente en la política exterior venezolana, sino también en la política de integración regional impulsada por los gobiernos progresistas democráticamente electos de Suramérica, toda vez que la misma obedeció a la realización de una Cumbre Extraordinaria del Mercado Común del Sur convocada para formalizar, como en efecto se realizó, el ingreso definitivo de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur.

Es preciso recordar que trece (13) años, siete (7) meses, y diecisiete (17) días antes, exactamente el 15 de diciembre de 1998, en el primer viaje internacional que realizó Hugo Rafael Chávez Frías como Presidente electo, apenas nueve (9) días después de conocerse los resultados de los comicios electorales del domingo 6 de diciembre de ese año, cuando obtuvo el triunfo presidencial por primera vez, en visita efectuada precisamente a la República Federativa de Brasil, en reunión sostenida con el, para entonces, Presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, efectuada en el Palacio de Planalto, en Brasilia, le manifestó a este la voluntad de iniciar el proceso de integración de Venezuela al Mercosur.

 La importancia que Chávez Frías le asignó no solamente a la incorporación de Venezuela a este esquema de integración suramericano, sino también a la relación bilateral con Brasil está, además, evidenciada en la cantidad de veces que se trasladó a esta vecina nación, las cuales ascienden a un total de treinta y cinco ocasiones durante su desempeño como Presidente venezolano, a partir del 2 de febrero de 1999, amén de las visitas presidenciales brasileñas efectuadas a territorio venezolano, las visitas sectoriales de diferentes niveles de ambas partes, la multiplicidad de acuerdos Alcanzados, y el incremento de los flujos migratorios, de comercio e inversión, entre otros indicadores.

En este contexto, se puede reseñar que Hugo Chávez Frías en el ejercicio de la Presidencia venezolana estuvo en la República Federativa de Brasil en mayo, junio y septiembre de 1999; septiembre de 2000; abril y agosto de 2001; julio de 2002; tres veces en el mes de enero de 2003, y en abril y junio de ese mismo año; en septiembre, noviembre y diciembre de 2004; en enero, mayo, agosto, septiembre y diciembre de 2005; dos veces en abril de 2006, y en enero y diciembre de ese año; enero y septiembre de 2007; marzo, mayo, septiembre y diciembre de 2008; enero de 2009; abril de 2010; enero y junio de 2011; y, finalmente, en julio de 2012.

Así las cosas, arriba a Brasilia, alrededor de las seis de la tarde (6:00 p.m.) de la hora local venezolana para, además de cumplir con la agenda bilateral, participar al día siguiente, martes 31 de julio de 2012, en la histórica Cumbre Extraordinaria del Mercado Común del Sur (Mercosur), donde se formaliza el ingreso pleno de Venezuela a este bloque subregional.

En el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía, antes de partir a Brasilia, en breves declaraciones se refirió a la materia de seguridad ciudadana y a la lucha contra el crimen, expresando que su gobierno había venido implementando una política humanista en la lucha contra el crimen, haciendo un llamado a todos los sectores del país a la cooperación. En este sentido, al calificar el tema como un problema social, expresó: “…una política humanista de contención del crimen y de lucha contra el crimen, y para eso llamo a todo el país porque es problema de todos…”.

No descartó la injerencia de grupos criminales del narcotráfico y paramilitares provenientes de países vecinos, y recordó los nexos entre periodistas y militares opositores con líderes de grupos paramilitares colombianos, así como la incursión de paramilitares a territorio venezolano, y la participación de estos en el golpe de Estado de 2002.

Al respecto, informó: “…ese es uno de los temas que llevo a Brasil, a Mercosur, y estoy seguro de que conseguiremos eco, comprensión, cooperación e intercambio de experiencia…”. Más adelante, dijo que habían dos tipos de causas que generan la violencia, “…uno es el crimen organizado y otro es el crimen producto de la miseria…”.

Adelantó además que se trabajaría en una alianza energética entre Venezuela y sus socios del Mercosur, así como en un acuerdo con la empresa brasileña Embraer.

Igualmente, expresó que el ingreso pleno de Venezuela al Mercado Común del Sur era un evento histórico que venía a completar el engranaje denominado por El Libertador Simón Bolívar, “la esfera perfecta”, que representaba “…la concatenación de las más grandes reservas petroleras, gasíferas, de biodiversidad y aguas dulces del mundo…”, completó señalando “…es una ecuación perfecta. Faltaba Venezuela para continuar redondeando la esfera y fortalecer el eje del Caribe y la Patagonia…”.

Aseguró que este ingreso pleno al Mercosur era del más alto interés nacional, ya “…que coloca a Venezuela en su exacta y propia perspectiva histórica, y su exacta dimensión geográfica, geopolítica y geoeconómica…”.

Su llegada a Brasilia se produjo a través del Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek, desde donde declaró a los representantes de los medios de comunicación social que le esperaban que el ingreso de Venezuela a este esquema de integración “…nos sitúa en el epicentro de un gran proyecto (…) Este ingreso completa la ecuación, ahora hay que acelerar el paso…”.

Hizo un llamado al empresariado venezolano a integrarse a esta nueva etapa que se abría con la participación en este importante bloque regional de Sur América, destacando la oportunidad que se presentaba para la promoción de nuevas empresas y de empleos. Sobre este particular, al informar que en la víspera había firmado el decreto de creación de la comisión presidencial del Mercosur, señaló: “…vamos a trabajar también con el sector privado…”, así como que el ingreso de Venezuela fortalecería aún más el poderío económico del Mercosur.

Efectivamente, el martes 31, Chávez Frías arriba a la sede oficial del gobierno brasileño, el Palacio de Planalto, ubicado en el corazón de Brasilia, para participar en esta Cumbre Extraordinaria donde, además, se congregaron la Jefa de Estado de la República Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y el Jefe de Estado de la República Oriental del Uruguay, José Alberto Mujica Cordano, popularmente llamado José “Pepe” Mujica, y la mandataria anfitriona.

La agenda contemplaba, con posterioridad al encuentro, la realización de un almuerzo en el emblemático Palacio de Itamaraty, sede de la afamada cancillería del Brasil, ubicada en el sur de la ciudad de Brasilia.

Como hecho anecdótico, se reseñaba, a través de medios de comunicación social, que el Palacio de Itamaraty desde tempranas horas de la mañana se encontraba completamente rodeado por miembros de diferentes movimientos y colectivos sociales que habían acudido espontáneamente, a darle la bienvenida al líder bolivariano a tierra brasileña y a expresar su respaldo a la incorporación de Venezuela al bloque regional de integración.

Poco antes del inicio de la Cumbre, en encuentro bilateral Venezuela-Brasil, fue suscrito un acuerdo para la adquisición, por parte de Caracas, de seis (6) aeronaves Embraer 190, por un valor de doscientos setenta millones de dólares (U.S. $ 270.000.000) para ser colocadas al servicio del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos, S.A. (Conviasa) a los fines de incrementar su flota comercial.

Elsa Gutiérrez Graffe, ministra del poder popular para el transporte acuático y aéreo, y César Martínez Ruiz, Presidente de Conviasa, fueron los suscriptores del documento por la parte venezolana; mientras que por la parte brasileña, lo fueron Federico Curado, Presidente de Embraer, y Paulo César de Souza, Presidente de aviación comercial de la misma.

El Acuerdo establece la posibilidad de Alcanzar una negociación mayor por un monto de novecientos millones de dólares (U.S. $ 900.000.000).

Como se recordará, para el momento el Mercosur había acordado y tenía vigente la suspensión de Paraguay de la pertenencia a este bloque regional de integración, como consecuencia de la abrupta interrupción del gobierno del Presidente Fernando Lugo, al cual habían sacado del poder a través de una maniobra legislativa. Inquirido por la prensa al respecto se refirió a:

“…la muy justa medida de excluir al Paraguay, donde hubo un golpe de estado, eso contribuye a fortalecer el carácter. Cuando el Paraguay retorne la democracia seremos los primeros en levantar la mano para apoyar y aprobar el reingreso de Paraguay democrático al Mercosur…”

Asimismo, consideró que el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela fortalecería el carácter democrático del bloque de integración subregional, expresando que se “…le da mucha más vida al proyecto suramericano de independencia y de desarrollo integral de los pueblos de América Latina…”.

También, informó que en la reunión del consejo de cancilleres efectuado el día anterior en Brasilia, se había aprobado el cronograma de adaptación de las normas para el acoplamiento pleno de Venezuela al Mercosur, enfatizando: “…nosotros nos iremos acoplando progresivamente y con éxito a esas normas…”.

Igualmente, expresó que no era posible soslayar la importancia geopolítica y geoeconómica que representaba la incorporación de Venezuela debido a que “…ocupa un lugar en la geografía activa y relevante, es la pieza de la esfera que faltaba, el punto norte, el eje de la esfera se completa una esfera, se completa una ecuación…”.

Añadió a estas reflexiones que este hecho contaba:

 …con una gran importancia política, económica y, más allá, social, el desarrollo social de nuestros pueblos para acabar con la pobreza, la miseria, la exclusión, con (sic) la dictaduras, los golpes de estado y consolidar en Suramérica una gran zona de paz una gran zona de desarrollo una gran zona independiente…

En relación al Mercosur, propiamente dicho, señaló:

…no es este un acuerdo solo de gobiernos, no debe serlo, es un reto para nosotros la incorporación de nuestros (sic) pueblo, los movimientos sociales, los movimientos políticos, a las alianzas, a las distintas alianzas en Suramérica y el Caribe y en este caso al Mercosur…

Luego, completó estas reflexiones, expresando: …Los pueblos saben, los pueblos tienen un instinto histórico y nuestros pueblos saben que el ingreso de Venezuela al Mercosur es un motivo de festejo popular, de alegría popular porque levanta mucho más el potencial de la unión del sur, de la conformación en Suramérica de una gran potencia mundial…

En el desarrollo de la Cumbre, Cristina Fernández de Kirchner señaló, durante su intervención: “…quiero comenzar con las palabras que planteó Hugo cuando rememoró aquel 1999 en (sic) la que se sentía solo…”, para, de inmediato, continuar expresando que “…esa soledad no era solo del Presidente Hugo Chávez o de su gobierno, era además de toda América del Sur, despojada violentamente, a veces, de sus derechos, hasta de sus gobiernos constitucionales, para instaurar regímenes antidemocráticos…”.

En ese orden de ideas, prosiguió diciendo que ese 31 de julio era un día histórico por el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur, y se refirió a las invaluables gestiones de Luiz Inácio Lula da Silva, y de Néstor Kirchner, en el impulso de este nuevo proceso de cambios.

Hizo referencia a unas palabras de la presidenta de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, quien había señalado que Mercosur representaba la quinta economía del mundo, después de los Estados Unidos de América, la República Popular China, la República Federal de Alemania y Japón, razón por la cual consideró imperativo la creación de instrumentos que tornaran indestructible e indivisible a esta organización.

Se refirió, igualmente, al caso de Paraguay, y expresó su confianza en que el próximo Presidente democrático de Paraguay luchase por la preservación del Mercosur, como una nueva realidad de poder. Por su parte, el líder revolucionario bolivariano que había venido priorizando en el desarrollo de su política exterior este importante hecho que, finalmente se materializaba; afirmó “…a partir de hoy estamos ahora ubicados en nuestra exacta perspectiva histórica…”.

Indicó que Venezuela llegaba al Mercosur completa con toda “… nuestra pasión, voluntad y deseo de integrarnos completamente…”.

Al agradecer a sus homólogos por esta cumbre extraordinaria, señaló que se abría el horizonte para impulsar un nuevo Mercosur que existiera más allá del comercio, refiriendo “…estamos donde debimos estar siempre, estamos donde Bolívar nos dejó pendiente estar. Nos están ustedes permitiendo volver al ser originario…”.

Hizo un esbozo de las políticas públicas en ejecución en Venezuela como una manera, además, de informar, de acercar las políticas de desarrollo de los socios del Mercosur.

Al efecto, se refirió, por ejemplo, al proceso de construcción de viviendas para saldar en un período de seis (6) años, un crónico déficit habitacional contabilizado en tres millones (3.000.000) de unidades habitacionales.

También, mencionó, el desarrollo de líneas ferroviarias en Venezuela, avizorando unir a los países de la región, a través de éstas, “…ese es nuestro rumbo, por eso estamos tan felices porque sigue caminando la historia y sigue apareciendo en el horizonte nuestra gran patria…”.

Y, expresó enfáticamente que esta se convertía en la más grande oportunidad histórica en doscientos (200) años, recordando una cita geopolítica expresada por El Libertador que señala “…el Brasil es la garantía más grande que nos ha enviado la Providencia para asegurar la continuidad de nuestras nacientes Repúblicas…”, agregando que estaban claros los libertadores de “…dónde debíamos impulsar nuestras nacientes Repúblicas…”.

Durante su intervención aseguró que el ingreso de Venezuela representaba “…un nuevo periodo de aceleración de la historia, aceleración de la geografía, de la geopolítica…”; vaticinando “…los años que vienen son de cambios profundos. Estoy completamente seguro, parafraseando a Bolívar: los acontecimientos futuros serán superiores a los que hemos presenciado en la última década. Estoy completamente seguro…”.

Destacó que el ingreso pleno de Venezuela coincidía con un nuevo ciclo político y constitucional que se iniciaba en Venezuela para el período 2013-2019, por lo que expresó que:

…para el interés nacional, para nuestro proyecto nacional de desarrollo no hay nada más oportuno que este evento del día de hoy. Que es sin duda, también del interés nacional brasileño, argentino, uruguayo, paraguayo y de América del Sur, de nuestra América…

Además, contextualizó, indicando que en Venezuela se había venido trabajando en la consolidación de nuevas instituciones para transformar el modelo económico nacional, toda vez que a la nación le había sido impuesto un modelo económico que “…algunos lo llaman el modelo rentístico petrolero, el modelo monoproductor petrolero, la colonia petrolera. Ese fue el papel que nos asignaron (sic) lo poderes hegemónicos imperiales…”.

En este momento, le recordó a los presentes que “…no hubo un solo gobierno en Venezuela que hubiese pretendido desarrollar un proyecto nacional que no fuese derrocado. Todos fueron derrocados, incluyendo nuestro gobierno, solo que por tres días, gracias a la respuesta popular y de la Fuerza Armada…”.

Luego de la realización de la Cumbre, los Presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Uruguay, José Mujica, sostuvieron una reunión de trabajo, durante la cual, además de pasar revista a los proyectos  estratégicos  conjuntos, conversaron sobre los retos y posibilidades que se planteaban con la presencia plena de Venezuela en el Mercosur.

De igual modo, en encuentro de trabajo en la Embajada de la República Argentina, en Brasilia, sostenido con su homóloga Cristina Fernández de Kirchner, fue suscrita una declaración presidencial conjunta para una alianza estratégica entre las empresas YPF y Pdvsa, datada en Brasilia, el 31 de julio de 2012; oportunidad en la cual la mandataria argentina se expresó en los siguiente términos, en relación al ingreso de Venezuela al Mercosur:

…es un día histórico que por un momento a mí me parecía que no iba a llegar nunca, era como que desfallecíamos por los inconvenientes. Definitivamente la historia es la que decide los tiempos. Quiero agradecerle a mi compañero y amigo Hugo Chávez Frías la paciencia para aguantar hasta desplantes, que tal vez otro no lo hubiese hecho, pero su vocación de integración a este bloque pudo más…

Por otra parte, con esta alianza entre YPF y Pdvsa se iniciaba una nueva etapa en la relación energética entre ambas naciones. Chávez Frías, también, calificó como histórico este acuerdo que coincidía con el ingreso de Venezuela al Mercosur, al tiempo que recordaba que, en abril pasado, Argentina había decidido en el ejercicio de su soberanía la recuperación de su empresa hidrocarburífera, lo cual:

…aplaudimos desde Caracas, porque se trata de un decisión en función de los intereses y soberanía argentina y gracias a eso firmamos este acuerdo, para recuperar tiempo perdido y para dejar definitivamente atrás las soledades a las que tú (Cristina Fernández) te referías más temprano: cada quien por su lado, explotado y desunido…

En ese sentido, le solicitó a sus equipos de trabajo y, especialmente, a Rafael Darío Ramírez Carreño:

“…ser diligentes en el trabajo a cumplir junto a la petrolera argentina para que en poco tiempo la bandera de YPF llegue a la Faja Petrolífera del Orinoco y nosotros continuemos en la Argentina. Iniciar nuevas áreas de trabajo; la refinación, exploración, en definitiva el intercambio…”

Por otra parte, anunció la firma a futuro de convenios entre las estatales petroleras de Venezuela, Argentina y Brasil, para la construcción de una alianza petrolífera del Cono Sur.

Por su parte, el Ministro del Poder Popular para Industrias, Ricardo Menéndez, informaba que se habían mantenido conversaciones en los últimos días con representantes de la empresa General Motors, quienes expusieron que ante el ingreso venezolano al Mercosur pudieran incrementar la producción de piezas y autopartes, para adicionar ciento veinte mil (120.000) piezas a las cincuenta mil (50.000) que para el momento se fabricaban en el país.

En este orden de ideas, los representantes de esta empresa transnacional expusieron que, parte de este incremento de producción sería posible exportarlo principalmente hacia el nordeste de Brasil, e incluso, al Caribe.

Asimismo, el ministro Menéndez informó que la japonesa Yamaha Motors, la francesa Renault, y la coreana Samsung, habían establecido enlaces para establecerse en el país, en asociación conjunta con el ejecutivo nacional.

Al respecto el Presidente Chávez Frías acotó que con estos acercamientos “…acá podemos producir vehículos y llevarlos en barco hacia el nordeste de Brasil y, como dijo el ministro, aprovechando las ventajas de Venezuela, aquí tenemos este mercado y Venezuela es por su posición el engranaje ideal…”

Antes de dirigirse a la Base Aérea de Brasilia desde donde partiría a Caracas, conversó vía telefónica con el exPresidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresándole su agradecimiento por el apoyo brindado durante todos estos años para la incorporación plena de Venezuela al Mercosur, quien a su vez le expresó sus felicitaciones a él y al pueblo venezolano.

En este orden de ideas, a su llegada a Venezuela, el miércoles 1° de agosto de 2012, en una rueda de prensa ofrecida en el Aeropuerto de Maiquetía, con la presencia de integrantes de su equipo de gobierno, así como de representantes de la prensa nacional e internacional, enfatizó que Mercosur fortalecería al sector productivo venezolano, y aseguró que, al incrementarse la demanda, aumentaba en consecuencia la producción.

A su llegada por la rampa 4 de la terminal aérea, fue recibido, además de los integrantes del gabinete ejecutivo, por los atletas venezolanos de halterofilia Betsy Rivas, Junior Sánchez, e Inmara Henríquez, quienes habían tenido una destacada participación en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

En sus declaraciones, hizo referencia al mensaje publicado por la Presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en su cuenta en twitter, leyendo textualmente lo siguiente: “…con el ingreso de Venezuela, Mercosur contará con un PBI de 3,3 billones de dólares (el 82,3% del producto bruto total de Suramérica (…). Un territorio de 12,7 millones de km2 y una población de 270 millones de habitantes. Siete de cada 10 suramericanos serán ciudadanos del Mercosur…”

Asimismo, recordó que el bloque subregional suramericano integrado ahora por Brasil, Argentina, Venezuela, Uruguay y Paraguay, éste último temporalmente suspendido, se constituía en la quinta economía mundial.

Chávez Frías desestimó los cuestionamientos provenientes de sectores políticos de oposición y de algunos voceros de la derecha del espectro político interamericano, que habían intentado cuestionar el ingreso de Venezuela al bloque subregional, y señaló que este paso dado formaba “…parte de la geopolítica suramericana y de la digna respuesta que dieron Argentina, Brasil y Uruguay al golpe de Estado en Paraguay…”.

Al respecto, ofreció pormenores de las trabas de parte de políticos paraguayos en relación al ingreso pleno de Venezuela al bloque, narró sobre una reunión que había sostenido en Brasilia con el general Lino Oviedo, auspiciada por el entonces Presidente brasileño Lula da Silva, “…me reuní durante varias horas con el general retirado Lino Oviedo, quien es uno (sic) los que se opuso. Fueron tres o cuatro largas horas, incluso estando con Oviedo llamamos al Presidente Lugo…”, reunión en la cual “…a Oviedo se le ocurrió llamar a Nicanor Duarte; hasta llegué a inmiscuirme, a hablarles del interés del Paraguay y de Venezuela para ingresar al Mercosur…”

 Asimismo, detalló que algunos senadores paraguayos estaban “…pidiendo plata…”, asegurando que “…hubiese sido indigno ceder al chantaje…”.

Explicó que el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela ocurría en un momento clave de la estrategia suramericana, al darle una respuesta contundente a los golpistas paraguayos, manifestando que cuando Paraguay retornase a la democracia “…seremos los primeros en levantar la mano para aprobar su regreso al Mercosur…”.

Finalizó este tema señalando que “…Venezuela ingresa al Mercosur una vez que es removido el obstáculo que es contrario a los intereses de América del Sur, contrario a los intereses de Venezuela y contrario a los intereses del pueblo paraguayo…”.

A raíz de este importante y significativo logro de política exterior, estaba contemplado que, a partir del 12 de agosto de ese año, se instalaría en la sede de la Secretaria General del Mercosur, en Montevideo, Uruguay, un equipo de trabajo de especialistas en el área jurídica de Venezuela, con la participación de entes judiciales y gubernamentales, para que, en conjunto con profesionales de los demás países miembros, se trabajara en la adopción progresiva por parte de Venezuela de las normas que rigen el Mercosur.

Se anunció que, posteriormente, en un lapso no mayor a cuatro (4) años, el proyecto debía ser entregado ante la Asamblea Nacional para su estudio, discusión y aprobación.

Chávez Frías explicó que se había venido adelantando un proceso de adecuación, citando como ejemplo la adquisición de la empresa naviera FluviAlba, que funciona en Río de la Plata, así como la empresa Gravetal, para el trasporte y procesamiento de soya en Bolivia, cuya producción “…sacamos por los ríos Paraná, Paraguay y La Plata, estamos haciendo la ruta con estos barcos, podemos cargar en puertos intermedios. Sin ser del Mercosur hemos hecho proezas como esta…”.

El Presidente ratificó que se abrían grandes oportunidades en diversas áreas para los productos venezolanos, como la fabricación de envases de vidrio, señaló al referir la capacidad de exportar cien mil toneladas (100.000 t) de botellas de vidrio para usos diversos, al tiempo agregó que con base a la producción de trescientas mil toneladas (300.000 t) de aluminio al año en Venezuela, pudieran exportarse envases de aluminio, cables de aluminio, tuberías y otros componentes.

Mencionó, igualmente, la posibilidad que se le abría al coque venezolano, producto que Brasil importaba en alrededor de seis millones de toneladas (6.000.000 t) al año, además de la posibilidad de la instalación de una planta de calcinación de coque para extraerle el níquel y el vanadio.

Finalmente, se refirió a la posibilidad de acceder a créditos entregados por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) al que calificó como la mayor de las entidades bancarias presentes en Brasil.

error: