República Islámica de Irán

30 de Junio al 2 de Julio de 2007
Sexta Visita a Teherán

El sábado 30 de junio, en horas de la tarde, Chávez Frías acompañado de una delegación oficial llega a suelo iraní por el aeropuerto internacional de Mehrabad, en la ciudad de Teherán, capital de la República Islámica de Irán, en donde además de las autoridades del protocolo iraní se encontraban presentes en el comité de bienvenida el embajador de Irán en Venezuela, Abdolah Zifan; Wladimir Villegas, viceministro venezolano de relaciones exteriores para Asia, Medio Oriente y Oceanía, y el embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Irán Arturo Gallegos, quienes se ocuparon de trasladarlo a la sede del palacio de gobierno de Teherán, donde fue recibido con honores militares por su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad.

Ambos Presidentes sostuvieron una reunión privada y posteriormente dieron inicio a los trabajos de la agenda de esta visita oficial destinada al fortalecimiento de la relación bilateral, a través de la evaluación del funcionamiento de los acuerdos ya suscritos y la posibilidad de negociar acuerdos complementarios.

El vicecanciller venezolano para Asia, Medio Oriente y Oceanía, Wladimir Villegas, declaraba desde Teherán que “….Venezuela e Irán mantienen una relación de carácter estratégico, destinada a impulsar una política que tiene como objetivo central la creación de un mundo pluripolar…”, y refirió que el acercamiento binacional había venido creciendo significativamente en los últimos años a través de la activación de más de ciento sesenta (160) convenios, en distintas materias.

El fortalecimiento de la relación entre Irán y Venezuela incluía aspectos tan diversos como la cooperación en plantas para el procesamiento de leche, inyección de plástico, fabricación de tractores y vehículos. Dentro de este abanico temático figuraba la creación de la empresa Venirán Tractor C.A., inaugurada el 12 de marzo de 2005, por Chávez Frías y el entonces Presidente de Irán Seyed Mohammad Khatami; así como Venirauto Industrias C.A., que había entrado en operaciones en Venezuela el 27 de noviembre de 2006, con una participación accionaria del cincuenta y un por ciento (51%) por parte de Irán y cuarenta y nueve por ciento (49%) de Venezuela, la cual venía produciendo en territorio venezolano el vehículo denominado Samán, con una meta inicial de ocho mil (8.000) automóviles para el año 2007.

Adicionalmente, mediante los mecanismos de cooperación puestos en marcha por los gobiernos de Caracas y Teherán, ambos países desde el año 2005 habían instalado cuatro (4) comisiones mixtas de alto nivel mediante las cuales se orientaban los proyectos bilaterales para la transferencia tecnológica y la capacitación de personal venezolano.

Para el momento de esta visita a Teherán las dos naciones habían logrado concretar un total de ciento sesenta y cuatro (164) convenios en las áreas energética, agrícola, industrial, comercial, educativa, minera, científica y tecnológica, entre otras.

La relación bilateral se había venido fortaleciendo y consolidando todavía más desde que llegó a la presidencia de la nación iraní Mamoud Ahmadineyad, elegido el 24 de junio de 2005.

El sábado 30 de junio, mismo día de su llegada a Irán, ya aproximadamente a las diez de la noche (10:00 p.m.) cuando arribó al Hotel Esteghlal, en Teherán, sitio donde se hospedaría, Chávez Frías habló ante los representantes de los medios de comunicación social sobre diferentes tópicos que le fueron requeridos, uno de ellos fue en torno al ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur, tema sobre el cual se había generado una gran polémica en los últimos días.

Sobre el particular, fue enfático al señalar que el modelo del Mercosur y de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) debía ser reformateado, e indicó que en Venezuela no existía ninguna motivación para formar parte de un mecanismo de integración signado por el capitalismo y la competencia feroz, es decir “…no estamos desesperados por ingresar a un viejo Mercosur que no quiera cambiar…”, señalando que lo fundamental era fortalecer la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) como un nuevo esquema de integración y de unión entre los pueblos.

Incluso fue más allá todavía al afirmar que no estaba dispuesto a ceder a las presiones de los sectores de la derecha de América Latina “…si no podemos entrar a Mercosur porque la derecha brasileña tiene más fuerza, entonces nos retiramos…”, agregando que si con esta decisión de su gobierno se complacía a la derecha brasileña o paraguaya Venezuela no tenía ningún problema en adoptarla, ya que la prioridad era construir un modelo de desarrollo propio.

El domingo 1° de julio, a la una y treinta minutos de la tarde (1:30 p.m.) de la hora local de Irán, en el marco de esta sexta (6ta) visita a la antigua nación persa, Chávez Frías sostuvo una reunión privada con el mandatario Mahmud Ahmadineyad en el palacio de gobierno de Teherán, y posteriormente en una reunión ampliada en la que participaron representantes ministeriales de cada gobierno se abordaron temas relacionados con el alcance de los mecanismos de cooperación bilateral.

En un encuentro realizado entre las comitivas oficiales de las dos naciones, en la sede del Ministerio de Industria y Minas de Irán, se suscribieron catorce (14) nuevos instrumentos de cooperación bilateral, en diversas áreas de interés común, orientados entre otros aspectos a la conformación de empresas mixtas para el procesamiento de productos lácteos y alimentos, la explotación petrolera, fabricación de bicicletas y de maquinaria pesada; así mismo fue acordada la conformación de una empresa mixta, entre la empresa venezolana Ducolsa y una similar iraní, para la construcción de siete mil (7.000) viviendas en la costa occidental del lago de Maracaibo.

A estos convenios se suman otros tres (3) que fueron suscritos el lunes 2 de julio en un acto realizado en el complejo petroquímico PARS del sur de la localidad de Assaluyeh, a unos novecientos veinte kilómetros (920 Kms) de Teherán.

Chávez Frías y Ahmadineyad dieron inicio a las obras de construcción de una empresa mixta en el área petroquímica entre la iraní Petropars y Pdvsa para la ejecución de proyectos en terceros países; así mismo dieron su visto bueno para la construcción de plantas de metanol en el complejo gasífero Sigma, ubicado en la localidad oriental venezolana de Güiria, estado Sucre, para la extensión de los convenios de cooperación ya suscritos en materia petrolera, y para la conformación de un fondo binacional estratégico orientado al impulso de nuevos proyectos.

Por otra parte, tanto a nivel político como técnico se avanzó en iniciativas orientadas a la creación de fábricas de plataformas semisumergibles para el desarrollo de la actividad petrolera costa afuera, así como para el tendido de tuberías submarinas.

Igualmente formaron parte de la red de instrumentos surgidos de esta visita una declaración conjunta de cooperación bilateral, el ya mencionado acuerdo para la creación de un fondo único binacional de financiamiento para el desarrollo que posee como objetivo la creación de estrategias para el comercio y la exportación a nivel mundial, así como el financiamiento de proyectos conjuntos de desarrollo, y un acuerdo para la construcción de fábricas madres para plantas de procesamiento de leche y fábricas madres para máquinas procesadoras de maíz

La agenda que desarrolló en Teherán siguió con un encuentro con el Ayatolá Jamenei, la autoridad religiosa de más alto nivel en Irán, Líder Supremo de la Revolución Islámica y la figura pública de mayor influencia en el país persa, constitucionalmente el Líder Supremo de Irán es responsable de la delineación y supervisión de las políticas generales de la República Islámica de Irán, a su vez es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, y posee bajo su control las operaciones de inteligencia y de seguridad nacional.

En este encuentro ambos líderes compartieron sus visiones y evaluaciones del escenario geopolítico mundial.

error: