República Oriental del Uruguay

18 y 19 de Diciembre de 2007
XXXIV Reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre del Mercosur

Por segunda ocasión en el año 2007, y octava desde que asumiera la presidencia venezolana, Hugo Chávez Frías llega a la República Oriental del Uruguay, esta vez en la oportunidad de participar en la XXXIV Reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre del Mercosur así como para asistir a un encuentro de organizaciones sociales.

El martes 18 de diciembre, justo un día después de haber conmemorado el centésimo septuagésimo séptimo (177°) aniversario de la desaparición física del Libertador Simón Bolívar, la aeronave en la cual se trasportaba aterriza en la Base Aérea Nº 1 del Aeropuerto Internacional de Carrasco, donde es recibido por José Luis Pombo, delegado de la cancillería uruguaya y por el canciller venezolano, Nicolás Maduro Moros, quien había llegado dos (2) días antes, la noche del domingo 16, para participar en la reunión del consejo del mercado común, con los ministros de relaciones exteriores y de finanzas de los países integrantes de este bloque subregional, el cual se había realizado el lunes 17 como antesala al encuentro de los Presidentes.

En esta reunión del grupo subregional fue presentado el informe del Parlamento del Mercosur, se abordó el tema del foro consultivo económico y social, el informe de la presidencia pro témpore, y se analizaron los acuerdos entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), también se reunieron los ministros de economía y Presidentes de los bancos centrales de los países partes del bloque.

En un contexto en el que a Uruguay le correspondía entregar un informe relativo a la gestión de la presidencia pro témpore que había ejercido en los últimos seis (6) meses y de traspasar la misma a la República Argentina, Chávez Frías hacía propicia la ocasión para reiterar la necesidad de reformatear el Mercosur considerando las asimetrías de los países partes para transformarlo en un organismo impulsor de la integración política, social, económica y cultural en la región en beneficio de los pueblos.

Así, tras arribar a Montevideo señaló en torno al ingreso de Venezuela como miembro pleno del mecanismo subregional “…nosotros [Venezuela] ya nos consideramos Mercosur…”.

En una ampliación sobre estas reflexiones se le oyó decir que Venezuela había cumplido todos los trámites para su ingreso al tiempo que destacaba la importancia de la adhesión venezolana pues con ello se sumaba el Caribe, parafraseando a la mandataria argentina señaló que “…es necesario para completar la ecuación energética del Mercosur…”, resaltó igualmente la presencia de la nueva presidenta Argentina, Cristina Fernández, quien venía a asumir en este encuentro la presidencia pro témpore del Mercosur.

Así mismo, se refirió a la voluntad política a través de la cual la unión del grupo había ido avanzando, así como que hasta hacía unos pocos años este tipo de reuniones estaban exclusivamente enmarcadas en una matriz económica y comercial.

Así, al referirse al componente social del Mercosur señaló que se debía ir más allá de lo económico, por lo que señaló que seguiría insistiendo en ello para construir una nueva arquitectura de este esquema, refiriéndose al Banco del Sur, así como a los proyectos del gasoducto del sur, Telesur, las misiones sociales del sur, Petrosur, y el tratado de seguridad energética, indicó “…son temas que ya se ven, ya aparecieron en el horizonte y le van dando forma a una nueva estructura del Mercosur, y más allá del Mercosur, a la unidad del Sur…”.

De esta manera con los Presidentes de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez; de Argentina; Cristina Fernández de Kirchner; de Paraguay, Nicanor Duarte; de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; y de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, se iniciaba en el edificio sede del Mercosur una reunión de los Presidentes y Jefes de Estado del grupo regional con un desayuno de trabajo donde acompañados de sus cancilleres así como de los ministros de economía evaluaron los temas que serían abordados posteriormente en la reunión plenaria.

En la primera parte de su intervención Chávez Frías señaló que:

…Venezuela quiere venir al Mercosur a ayudar, a agregarnos, a sumarnos con nuestros potenciales al gran potencial de la América del Sur. Yo creo que el destino de Suramérica depende del Mercosur. Nosotros queremos aportar nuestro permanente pensamiento crítico, nosotros somos pensadores de la crítica permanente…”.

Agradeció la invitación a este encuentro, aun cuando Venezuela todavía estaba a la espera de la anuencia de los parlamentos de Paraguay y Brasil para ser miembro pleno con todos los derechos en este organismo.

Como se recordará, desde 1998 Chávez Frías había planteado el interés de su gobierno para que Venezuela formara parte del Mercosur. Posteriormente, en diciembre de 2005 solicitó su ingreso formal al bloque, en el 2006 se firma el documento de adhesión de Venezuela al Mercosur, y se dio paso a la ratificación en las instancias legislativas de los parlamentos de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Hasta ese momento, sólo faltaba la aprobación definitiva de los legisladores de Brasil y Paraguay, por lo que se estaba en una suerte de momento de transición.

En esta oportunidad, Chávez Frías destacó que los primeros aportes al Mercosur estarían orientados hacia el reforzamiento de la relación bilateral con sus integrantes, citando como ejemplos las balanzas comerciales de Venezuela con Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil.

En el caso específico del Uruguay, según información suministrada por el embajador de Venezuela en Montevideo, Franklin González, en los últimos años el intercambio comercial se había incrementado a tal punto que en el año 2007 cerraría con setecientos millones de dólares (U.S. $ 700.000.000).

De hecho, en lo que llamó unas relaciones diversificadas expuso que en esos momentos se estaba finiquitando una negociación para que se exportaran veinticuatro mil (24.000) toneladas de azúcar al mercado venezolano, y que desde Venezuela se enviaban mensualmente a Uruguay noventa mil (90.000) barriles de petróleo con base a un convenio energético bilateral, en el que el setenta y cinco por ciento (75%) era cancelado en noventa (90) días y el resto en condiciones preferenciales, destinándose parte de los recursos al Fondo Bolívar-Artigas.

Así mismo, refirió que Pdvsa y la estatal energética uruguaya (Ancap) adelantaban la reactivación de la refinería La Teja en Uruguay, y se evaluaba la participación conjunta de estas en la exploración del bloque Ayacucho 6, en la faja petrolífera del Orinoco.

Por otro lado, en momentos cuando coincidencialmente ingresaba a la sala plenaria del edificio sede del Mercosur el Presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, acompañado de la jefa de Estado de Chile, Michelle Bachellet, Chávez Frías en su intervención alertaba sobre la difícil situación política que se vivía en esa nación.

En Bolivia ya se evidenciaban claramente los intentos desestabilizadores contra el gobierno democráticamente elegido encabezado por Evo Morales Ayma, Chávez Frías indicó que se trataba de un tema de interés regional ya que se estaba sumergiendo al pueblo boliviano en una conflictividad y en una situación de inestabilidad.

Desde Uruguay a solicitud de representantes de medios de comunicación social le inquirieron sobre un mediático caso de un empresario estadounidense-venezolano de nombre Antonini Wilson presuntamente sorprendido con una valija con ochocientos mil dólares (U.S. $. 800.000), al respecto, indicó que progresivamente se había ido desmontado la matriz que quisieron imponer para involucrarlo en el caso, “…eso comenzó con un conjunto de grandes mentiras y lo prepararon para que coincidiera con mi llegada a Buenos Aires…”.

A su salida de la reunión plenaria, relató que este empresario hizo escala en Venezuela, proveniente de Miami, para luego dirigirse a Argentina, detallando además que la primera gran mentira que había dicho Antonini Wilson fue decir que formaba parte de la comitiva oficial venezolana.

Al reiterar que se trataba de un empresario que había vivido más en los Estados Unidos de América que en Venezuela, destacó que al llegar nuevamente a los Estados Unidos de inmediato “…pasó a ser protegido del FBI, la CIA y el gobierno estadounidense…”.

Paralelamente a la cumbre del mercado común del sur se realizaba el encuentro de organizaciones sociales en el cual líderes sociales, sindicales, indígenas, campesinos y estudiantiles de América del sur se daban cita para articular estrategias y planificar iniciativas que permitiesen desarrollar planes concretos en materia de crecimiento social.

Entre las muchas organizaciones y colectivos presentes se encontraban representantes del Plenario Intersindical de TrabajadoresConvención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT) de Uruguay; la Central Obrera del Paraguay; la Central Unitaria de los Trabajadores de Argentina, la Confederación General del Trabajo y la Central de Trabajadores de Argentina; y por Venezuela, la Unión Nacional de Trabajadores, así como representaciones de otros países de la región suramericana.

Chávez Frías acudió por invitación que le fuera formulada por estos líderes sociales y otros colectivos uruguayos a un encuentro con ellos en el paraninfo de la Universidad de la República.

En este encuentro le hizo entrega al escritor uruguayo Mario Benedetti de la Orden Francisco de Miranda, en su primera clase, la distinción más alta que el gobierno venezolano entrega para reconocer el trabajo en el campo de las ciencias, de las artes y el progreso.

Con esta actividad concluía su agenda en Montevideo; sin embargo, es importante acotar que durante su permanencia señaló haber recibido una misiva del Palacio del Elíseo, donde se le solicitaba continuar en la mediación, “…y yo le dije que voy a continuar hasta donde pueda (…), es posible que el Gobierno de Francia nos ayude…”.

Esta revelación la formuló al darse a conocer el martes 18 de diciembre un comunicado del grupo insurgente colombiano Farc, que fuera entregado en la corresponsalía en Bogotá de la agencia Prensa Latina, en el cual este cuerpo armado como muestra de la esperanza depositada en el papel mediador que adelantaba Chávez Frías manifestaba:

…la intención de liberar en las próximas horas a tres personas que se encuentran en cautiverio, entre ellas la asistente de la ex candidata colombiana Ingrid Betancourt, Clara Rojas, junto a su pequeño hijo Enmanuel de tres años de edad (nacido en cautiverio) y la ex senadora Consuelo González de Perdomo…”

Esta manifestación de buena voluntad de las Farc debía ser coordinada a través de las autoridades que Hugo Chávez Frías designara al efecto. De hecho, en el comunicado el secretariado de las Farc solicitaba que fuera el propio mandatario venezolano quien recibiera a estas tres (3) personas, o en su defecto algún comisionado que tuviese a bien designar el líder venezolano.

Al respecto señaló:

…sobre la marcha iremos evaluando, ya tenemos algunas propuestas alternativas y ninguna es fácil. Ellos están en el corazón de la selva, de la montaña (…) yo no puedo ir hasta allá a recibirlos. Ojalá el Gobierno de Colombia colabore, es posible que organismos internacionales cooperen para lograr la pronta liberación de estas personas y continuar trabajando hasta que las 45 personas retenidas por las Farc sean entregadas…”

A pesar de la abrupta decisión tomada por el gobierno de Colombia de suspender unilateralmente el rol humanitario que efectuaba junto a la senadora Piedad Córdoba, dijo que siempre iba a estar en la disposición de cooperar en lo que estuviese a su alcance para encontrar una salida para la paz en Colombia; sin embargo, fue claro al señalar que a su juicio Álvaro Uribe Vélez había demostrado “…que no quiere la paz en su país y más allá, el imperio estadounidense es quien presiona para que no se consolide un proceso de verdadera paz en la nación vecina…”.

Al mostrar su satisfacción por el anuncio de las Farc, dijo que Uribe Vélez “…no se podrá poner de nuevo su máscara porque es una marioneta del imperio…”, “…la voz de Uribe es la voz del imperio (…) es una marioneta imperial…”.

Concluyó enviándole un mensaje a Marulanda: “…Marulanda, no perdemos la esperanza de seguir ayudando en la liberación de todo ese conjunto de personas que están en manos de las Farc y los que están en prisión…”.

error: