República Oriental del Uruguay

8 de Diciembre de 2009
XXXVIII Reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre del Mercosur

La novena visita de Hugo Chávez Frías a la República Oriental del Uruguay la realiza el martes 8 de diciembre de 2009 con motivo de su participación en la XXXVIII Reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre del Mercosur, en la ciudad de Montevideo, a donde arriba a través del Aeropuerto Internacional de Carrasco alrededor de las ocho y cuarenta y cinco minutos de la mañana (8:45 a.m.) de la hora local uruguaya.

La última ocasión en la que había estado en esta nación había sido un par de años antes, en diciembre de 2007, precisamente con motivo de su participación en la XXXIV Reunión del Consejo del Mercado Común y en un encuentro con organizaciones sociales.

Esta vez se hizo acompañar, entre otros altos funcionarios del Estado venezolano, del canciller Nicolás Maduro Moros, y del Ministro del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, Elías Jaua Milano. En este encuentro el Presidente uruguayo, Tabaré Vázquez cedería la Presidencia Pro-témpore del Mercosur a su homóloga argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien la ejercería hasta fines del primer semestre de 2010.

Se realizaba además en el contexto post elegidoral uruguayo en el cual había resultado elegido, en segunda vuelta el 29 de noviembre, José “Pepe” Mujica como Presidente de la República Oriental del Uruguay, y quien estaría participando en esta cita en condición de Presidente elegido. Además, en el Estado Plurinacional de Bolivia, el mandatario Evo Morales Ayma había nuevamente obtenido el triunfo en las elecciones presidenciales que se habían realizado ese domingo 6 de diciembre.

Entre los aspectos que fueron abordados en esta nueva cita subregional estaba el impulso de los pagos comerciales en monedas locales, acelerar acuerdos entre el Mercosur y la Unión Europea, el fondo para la convergencia estructural (Focem), y la situación en Honduras.

Como se recordará Venezuela había firmado en 2006 el protocolo de adhesión al Mercosur, mismo que había sido ratificado por los congresos de Argentina y Uruguay, y para la fecha aún estaba pendiente la aprobación por parte de los parlamentos de Brasil y Paraguay.

No obstante, Hugo Chávez había venido señalando, y así lo reiteró en la víspera de este viaje que Venezuela políticamente ya era parte del Mercosur, al cual se refería como uno de los mecanismos para avanzar en la integración de Suramérica.

Durante la instalación de esta cita presidencial del Mercosur el Presidente venezolano se refirió al tema de Honduras “…pobre de aquellos gobiernos que comienzan a dar vueltas para maquillar la brutalidad más grande que ha ocurrido en un país hermano…”, señaló

al expresar su preocupación por la posición expresada por la canciller de México, Patricia Espinosa, quien había indicado que México rechazaba el golpe de Estado pero abogaba por el diálogo entre las nuevas autoridades electas en los pasados comicios de Honduras.

El gobierno de facto de Honduras había conducido al país a un proceso elegidoral el cual era rechazado por la comunidad internacional, y especialmente la comunidad latinoamericana y caribeña, sobre el particular Hugo Chávez realizó un llamado a la dignidad y a la verdad, especialmente al gobierno de México, en relación con el golpe de Estado en Honduras, y sobre los cuestionados comicios realizados en la nación centroamericana.

Se preguntó Chávez Frías: “… ¿Hubo acaso elecciones en Honduras, por el amor de Dios, díganme qué elecciones? (…) Llamo a la reflexión al Gobierno de México, nosotros no podemos aceptar eso…”, al agregar que en Honduras se debía efectuar un verdadero y nuevo proceso elegidoral. Al solicitar la adopción de una posición digna por parte de este bloque subregional en torno a este tema, se le oyó decir “…cuidado. Empiezan a buscar salidas honrosas. No podemos aceptar nada sino que Zelaya vuelva al gobierno y que haya de nuevo elecciones…”.

Antes de su intervención, el Vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, había señalado a Venezuela de mantener un embargo económico contra su país, por lo que el Jefe de Estado venezolano respondió en referencia a la paralización de las relaciones comerciales entre los dos países que “…no es un acto ilegal, estamos haciendo efectivo nuestro derecho de adquirir alimentos donde nosotros decidamos…”’.

…nosotros somos un país soberano y no estamos obligados a comprarle ni a venderle solo a Colombia. Hemos hecho negociaciones con otros países del vecindario, lo que es normal y hasta beneficioso; es así como le vamos a seguir comprando carne a Argentina, leche a Uruguay, pollo a Brasil. Y nadie nos va a obligar a comprar en Colombia si no queremos…

Pero fue todavía mucho mas allá en su respuesta al recordarle al Vicepresidente colombiano y a todos los presentes que cuando llegó al gobierno las compras de Venezuela a Colombia eran de “…mil millones de dólares y las llevamos a 6 mil millones…”, para rematar señalando que “…Venezuela tiene el derecho a comprar donde quiere…”.

Esta Cumbre del Mercosur concluyó con un nuevo impulso para negociar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), emitió una fuerte declaración de condena a las elecciones en Honduras las cuales fueron calificadas de ilegítimas, y saludó los procesos comiciales recientemente celebrados en Bolivia y Uruguay, en los que resultaron elegidos Evo Morales y José Mujica, respectivamente. Una vez finalizado este encuentro, Chávez Frías y el nuevo Presidente elegido de Uruguay, José “Pepe” Mujica, se dieron cita en la fábrica de vidrios “Envidrio” manejada y gerenciada por los propios trabajadores, en la zona de la Curva de Tabárez, en el Cerro, en la periferia de Montevideo.

Desde allí, el nuevo mandatario uruguayo ofreció relanzar la relación entre las dos naciones. José Mujica, ex guerrillero tupamaro, en ese momento de setenta y cuatro (74) años, que había obtenido la presidencia el 29 de noviembre y sucedía al también izquierdista Tabaré Vázquez, se había reunido privadamente con cada uno de los Presidentes que asistieron a la Cumbre, Luiz Inácio Lula da Silva, Cristina Fernández, y Fernando Lugo, lo mismo había hecho con Hugo Chávez Frías, sin embargo con éste con quien le unía una relación afectuosa desde hacía años compartió un mitin en esta fábrica de vidrio.

Luego de su salida de la prisión de Yare, en marzo de 1994, Hugo Chávez había realizado, entre otros, un viaje a la República Oriental del Uruguay ese mismo año, ocasión en la cual la prensa uruguaya en torno a su visita reseñó “Llegó el carapintada venezolano”, de acuerdo con el propio Chávez Frías en esa oportunidad “…el Pepe mandó a la gente de Mate Amargo, que hasta edición especial hizo…”.

error: