XII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y/o de Gobierno

En la obra “Diplomacia Presidencial: Seguimiento a los Viajes Internacionales de Hugo Rafael Chávez Frías”, colección de ocho libros físicos disponibles únicamente en versión impresa y en idioma español, el lector encontrará detalles de cada una de las actividades multilaterales en las que participó durante la ejecutoria de su política exterior.
.
Así, el autor aborda su actuación en la XII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y/o de Gobierno, en Punta Cana, República Dominicana, los días 15 y 16 de noviembre de 2002, inaugurada por el presidente dominicano, Hipólito Mejía, donde se planteó la creación de una comisión que respondiera a la coyuntura internacional con una vocería única en los foros internacionales. De este encuentro emana la Declaración de Bávaro en la que en 56 apartados abordan diversos aspectos de la relación birregional, de la coyuntura mundial, de temas europeos, latinoamericanos y caribeños. La Declaración abordó un temario general y repetido de muchas palabras y buenas intenciones pero sin compromisos en firme para cambiar la realidad de un sub-continente descrito por el presidente venezolano como el más desigual del planeta. De acuerdo con los datos presentados por la CEPAL, para finales de ese año habrían 7.000.000 de pobres más que el año anterior, arribando a un total de 221.330.000 personas, es decir el 44% de la población total de la región. Sobre los resultados de la Cumbre hubo diversos cuestionamientos, de hecho el canciller de Portugal, Antonio Martins Da Cruz, mientras tomaba sol junto a sus asesores, reconoció a periodistas que “…una vaca en Europa tiene más subsidios que un niño en América Central. Esta cumbre no sirve para cambiar esa realidad pero sí para conocerla…”.

error: