Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte

22 al 24 de Octubre de 2001
Reina Isabel II
Tony Blair

Procedente de la Federación de Rusia, el Presidente venezolano, Hugo Rafael Chávez Frías, llega a Londres, capital del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, el lunes 22 de octubre de 2001.

Este sería el primero de tres (3) viajes que en el desarrollo de su política exterior realizó al reino británico.

Es recibido por la Reina Isabel II, Jefe de Estado del Reino Unido desde el 6 de febrero de 1952, en el marco de un régimen parlamentario dentro de una monarquía hereditaria. La entrevista entre ambos Jefes de Estado tuvo carácter protocola.

Sin embargo, en dicha oportunidad se abordó el tema de la Escuela Agropecuaria Simón Bolívar ubicada en el estado Barinas, que había contado con el impulso del Príncipe Carlos.

En este sentido, se analizó la disposición de ampliar sus actividades más allá de Venezuela para que atendiera, en materia de desarrollo agropecuario, a jóvenes pobres y campesinos de otros países latinoamericanos.

Luego de sostener una entrevista con Bill Edmond, editor de la revista The Economist, desarrollada en las instalaciones de su sede londinense, prosiguió con contactos oficiales con el Gobierno británico. En el Foreign and Commonwealth Office se pasó revista a la agenda bilateral y, dentro de ella, a los temas de la reunión que sostendrían el Presidente venezolano y el Primer Ministro británico, Anthony Charles Lynton Blair (Tony Blair), líder del partido laborista.

Sin embargo, el diálogo político con el primer ministro Tony Blair, estuvo precedido por una reunión que sostuvo con los líderes de tres (3) de las más grandes empresas británicas, John Brown de la British Petroleum (BP), Brian Gilbertson de BHP Billinton, y Frank Chapman de la British Gas.

Frank Chapman, presidente de British Gas, le hizo entrega al presidente Chávez de un proyecto que implicaba la inversión de mil setecientos millones de dólares estadounidenses (U.S. $ 1.700.000.000) para el desarrollo y explotación de la reserva de gas de la plataforma deltana venezolana.

La posición venezolana respondía al criterio de atender el suministro gasífero al mercado interno venezolano, proporcionarle valor agregado a la producción del gas, y exportar gas licuado a norteamérica donde British Gas poseía un mercado cautivo.

Por su parte, los líderes de BP y de BHP Billinton también expusieron el interés en el desarrollo de diferentes proyectos petroleros en Venezuela, y en el caso de BHP Billinton, además, en el sector del aluminio.

En estas conversaciones, también estuvo el presidente mundial del grupo Royal Dutch Shell, Philip Watts; trascendió que esta empresa tenía interés en una inversión de mil doscientos millones de dólares (U.S. $ 1.200.000.000) en el desarrollo de la industria del gas licuado en la Península de Paria en Venezuela.

El Reino Unido ya era el segundo inversor extranjero en Venezuela, luego de los Estados Unidos de América, con más de cinco mil millones de dólares (U.S. $ 5.000.000.000) en su mayoría destinados al sector energético.

En un encuentro entre el Presidente venezolano y el Vice Primer Ministro del Reino Unido, John Prescot, los integrantes de la delegación venezolana y su contraparte británica pasaron revista a posibles temas de coincidencia en la arena internacional.

Entre estos surgió la necesidad de conversar con algunos de los países del sur sobre la preocupación del Reino Unido en torno al protocolo de Kioto.

El Presidente venezolano ofreció los buenos oficios de Venezuela, tanto a través de la Opep, como del Grupo de los 15, para la reactivación de las negociaciones sobre la protección ambiental, enmarcadas dentro de los diálogos sur-sur, y la cooperación norte-sur.

En el famoso N° 10 de Downing Street, residencia oficial y oficina de trabajo del primer ministro del Reino Unido, tuvo lugar la reunión con Tony Blair.

Se habían conocido el año anterior, en Nueva York, en el marco de la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas.

La conversación entre ambos se centró en la estrategia de recorte coordinado de la producción petrolera para buscar el equilibrio del mercado, con la cual el Primer Ministro británico también expresó su consentimiento.

El temario abordado pasó, además, por la revisión de los asuntos pendientes de la agenda bilateral; así como por los de mayor vigencia de la coyuntura internacional.

Entre estos, además de los ataques terroristas del 11 de septiembre de ese año y sus consecuencias, conversaron sobre la necesidad de la creación del Estado palestino.

De hecho, el líder Yasser Arafat se había reunido en Londres con Blair unos días antes de la llegada de Chávez Frías; el propio Blair señaló que estaba de acuerdo con la creación del Estado palestino.

En la capital británica, también sostuvo una reunión con el Primer Ministro de Belice, Said Wilbert Musa.

El mandatario beliceño se encontraba en Londres diligenciando ayuda internacional para paliar los estragos causados por la temporada de huracanes que había dejado un lamentable saldo en vidas humanas y en pérdidas materiales.

En 1976 se había creado el Fondo Opep para el Desarrollo Internacional (Ofid, por sus siglas en inglés) precisamente para ayudar a países en desarrollo en momentos de dificultades, por lo que el Primer Ministro de Belice había solicitado el apoyo de este mecanismo.

El Presidente Chávez Frías expresó la disposición venezolana de apoyar a Belice en su solicitud ante dicho Fondo.

error: