República Argelina Democrática y Popular

14 y 15 de Agosto de 2000
Argel
Gira Opep

De esta manera, Chávez Frías llega a la República Argelina Democrática y Popular, el día 14 de agosto en horas de la noche, siendo recibido en el aeropuerto por el Presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika.

Al día siguiente daría inicio a sus actividades a primeras horas de la mañana; esta nación, con una población aproximada de treinta millones (30.000.000) de habitantes, para la época; y una superficie de alrededor de dos millones trescientos ochenta y un mil setecientos cuarenta y un kilómetros cuadrados (2.381.741 km.2 )es el país de mayor extensión territorial de todas las naciones de la Opep.

Su estadía en Argelia, al igual que en el resto de los países visitados, fue realizada en un breve lapso. De hecho, allí solo estuvo cuestión de horas, pero suficientes para el logro de los objetivos propuestos, los cuales eran: entrevista con el presidente Bouteflika para invitarlo, personalmente, a la II Cumbre Opep en Caracas; la suscripción de un memorándum de entendimiento entre las cancillerías de ambos países y la emisión de un comunicado conjunto.

Durante su permanencia en Argelia, defendió el nivel que los precios del petróleo tenían en ese momento, el cual oscilaba alrededor de los treinta dólares (U.S. $ 30) por barril. Al respecto, afirmó que “…una brusca caída de las cotizaciones sería una sentencia de muerte para las naciones productoras como Venezuela…”. De hecho, las referencias del crudo para la fecha se fijaban en los contratos a futuro del Brent para septiembre de 2000 a treinta y un dólares con diez centavos (U.S. $ 31,10) por barril.

Al igual que el presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, el de Argelia, Abdelaziz Bouteflika; también le había adelantado a Chávez Frías en la Cumbre del G‒77 sobre su asistencia a la mega cita petrolera en Caracas, lo cual le ratificó en esta ocasión.

Es de destacar que, con esta visita, ambas naciones, además de reforzar la cooperación en materia energética y del decidido impulso que le daban a las políticas de la Opep, también acercaron criterios en el ámbito multilateral sobre las políticas a seguir, a través del G‒77 y del G‒15, organizaciones a las cuales ambas naciones pertenecen.

Al mismo tiempo, reforzaron las otras áreas de la relación bilateral. De hecho, se concretó la reactivación de una comisión mixta para la profundización de las consultas y el intercambio bilateral en todas las áreas, previéndose la primera reunión de la misma para finales del año 2000.

Al referirse al relanzamiento de la Opep, durante una cena oficial, el Jefe de Estado argelino resaltó la necesidad que sea una Organización fuerte, a lo que el presidente Chávez expresó: “…nos hace falta una nueva OPEP, una organización que tenemos que relanzar porque el mundo cambia y no debemos doblar la rodilla…”.

Los medios reseñaron que el presidente Bouteflika, coincidió plenamente con su homólogo venezolano en cuanto al papel de la organización petrolera. Al efecto, señaló que:

“…la OPEP es indispensable por dos razones: es una organización que defiende los intereses legítimos de los países exportadores y aún más importante, representa un marco equilibrado en el que las exigencias y los intereses de los más fuertes no prevalecen exclusivamente…”.

Sobre el alza que venía experimentado el barril de petróleo en los mercados internacionales, el mandatario venezolano, una vez más, indicó que los precios eran justos, y negó que el incremento pudiera constituirse en un peligro para la economía de los países consumidores.

error: