República de Cuba

28 al 30 de Abril de 2006
Incorporación de Bolivia al Alba
Suscripción del Tratado de Comercio de los Pueblos
La Habana

En el año 2006, Chávez Frías viajó a la República de Cuba en seis (6) oportunidades, el segundo de estos viajes fue realizado del 28 al 30 de abril de ese año, en lo que sería además la decimocuarta ocasión en la que visitaba la mayor de las Antillas en el ejercicio de la presidencia venezolana, ocasión investida de una relevancia especial toda vez que se realizó la suscripción del Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) entre los presidentes Chávez, Castro y Evo Morales.

Así, en ceremonia realizada en el habanero Palacio de Convenciones, los tres (3) mandatarios latinoamericanos firmaron dos (2) acuerdos, en el primero de ellos se incorporaba Bolivia a la iniciativa del Alba, que ya estaba en ejecución entre Cuba y Venezuela, y en el segundo los tres países acogían el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por Morales.

La iniciativa del Alba, impulsada por Hugo Chávez, había surgido en contraposición al Área de Libre Comercio de las Américas (Alca), defendida por Washington, y estaba fundamentada entre otros aspectos en la solidaridad y la complementariedad, así como en la cooperación económica y la integración energética, pero al mismo tiempo incorporaba otros elementos como el respeto al papel del Estado como regulador de la actividad económica, la defensa de la identidad de los pueblos y la concertación de posiciones a nivel internacional.

En palabras de Marta Lomas, ministra cubana de inversión extranjera, el Alba se constituía en un modelo de integración fundamentado en la sociedad y en la voluntad común para avanzar hacia niveles más altos de desarrollo, transcendiendo los aspectos meramente de carácter económico a través de la implementación de proyectos como la misión milagro, para la atención gratuita de patologías oculares, y las misiones internacionales de alfabetización.

En materia económico-comercial los cálculos oficiales indicaban que el comercio bilateral había superado el año anterior (2005) los dos mil trescientos millones de dólares (U.S: $ 2.300.000.000), de éstos unos mil quinientos millones (U.S: $ 1.500.000.000) correspondían a la facturación energética.

 Cuba y Venezuela, además avanzaban en la creación de empresas mixtas para el desarrollo de actividades en áreas de interés común, estas se sumarían a seis (6) que ya habían sido creadas en el último año tras los acuerdos del Alba suscritos por Chávez y Castro en La Habana en mayo del 2005.

En el marco de esta cooperación, Venezuela comenzó a suministrar unos noventa mil barriles diarios (90.000 B/D) de petróleo a Cuba en condiciones especiales de financiamiento, cuyo importe era retribuido tanto en divisas como a través de la provisión de bienes y servicios, entre ellos servicios médicos y de educación. 

En esta ocasión el mandatario venezolano expresó su voluntad de aportar los volúmenes energéticos que Bolivia pudiese requerir para su desarrollo, mientras que en retribución Venezuela recibiría productos bolivianos.

De esta manera, se avanzaba en la construcción de una plataforma para la integración regional que tal como explicara Chávez Frías se construiría a nivel de los gobiernos centrales, pero también a través de las regiones y localidades.

Con estos instrumentos, la República Bolivariana de Venezuela y la República de Cuba eliminaron de manera inmediata no solamente los aranceles sino cualquier tipo de barrera no arancelaria aplicable a todas las exportaciones del universo arancelario que sean procedentes de la República de Bolivia.

De igual manera se comprometieron a la compra de las cantidades de productos de la cadena oleaginosa, y otros productos agrícolas e industriales exportados por Bolivia, que pudieran quedar sin mercado como resultado de la aplicación de un tratado o tratados de libre comercio promovidos por el gobierno de los Estados Unidos de América o gobiernos europeos.

Los compromisos Alba-TCP establecen igualmente entre las acciones a desarrollar por Cuba en sus relaciones con Bolivia la donación de seis (6) centros oftalmológicos que estarían ubicados en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Sucre, Potosí y la localidad de Copacabana del departamento de La Paz, con una capacidad para operar de conjunto no menos de cien mil (100.000) personas cada año, contemplando que tales capacidades podrían elevarse si fuese necesario.

Así mismo, Cuba ofertó cinco mil (5.000) becas a Bolivia para la formación de médicos y especialistas en medicina general integral u otras áreas de las ciencias médicas, dos mil (2.000) en el primer trimestre del 2006, que ya estaban recibiendo preparación básica en Cuba, dos mil (2.000) en el segundo semestre de ese mismo año, y mil (1.000) en el primer semestre del 2007, contemplando igualmente la renovación progresiva de nuevos becados.

Los tres (3) países se comprometieron a trabajar en coordinación con otras naciones latinoamericanas, para la erradicación del analfabetismo utilizando los métodos de aplicación masiva que habían demostrado su éxito en la República Bolivariana de Venezuela.

El contenido económico de estos acuerdos y la trascendencia política de los mismos cobraba especial importancia por la coyuntura de la escisión de la República Bolivariana de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), tras la decisión de Perú y Colombia de soslayar la normativa andina firmando tratados de libre comercio (TLC) con los Estados Unidos de América. Chávez Frías y Morales Ayma coincidieron en que la CAN debía ser refundada aunque podría conservar sus siglas para convertirse en la Comunidad Antiimperialista de Naciones (CAN).

error: