República Federativa de Brasil

1° y 2 de Enero de 2003
Toma de Posesión de Luiz Inácio Lula da Silva
Brasilia

Con la asistencia de Hugo Chávez Frías a la toma de posesión de Luiz Inácio Lula da Silva como presidente de la República Federativa de Brasil inicia una relación estratégica entre los dos países.

Nunca antes en toda la historia de la relación entre Brasil y Venezuela ésta había experimentado un mayor dinamismo e intensidad, en todos los ámbitos del espectro bilateral, que el desarrollado a partir del acercamiento entre estos presidentes.

Sus afinidades políticas e ideológicas constituyeron un sólido soporte para este acercamiento bilateral; en esta ocasión, el entrante presidente brasileño lo recibe en audiencia privada.

Chávez Frías y Lula da Silva veían con buenos ojos los planteamientos que habían venido formulándose a través del llamado Foro de São Paulo, y ahora que ambos estaban en posiciones de poder era la oportunidad para desarrollar las políticas públicas que con marcado acento en lo social este colectivo de fuerzas y agrupaciones sociales había estado reclamando.

Es menester recordar que apenas nueve (9) días después de haber ganado las elecciones presidenciales venezolanas del domingo 6 de diciembre de 1998, Hugo Chávez Frías viaja al Brasil como presidente electo.

Durante el encuentro que sostuvo en el Palacio de Planalto con su homólogo Fernando Henrique Cardoso le plantea a éste la integración de Venezuela al Mercosur, incluso asomando la posibilidad que se produzca al margen de la Comunidad Andina de Naciones.

Esta visita a Brasil en 1998 representa el primer viaje internacional de Hugo Chávez Frías luego de su triunfo electoral, por lo que denota no sólo la importancia que desde el punto de vista político y estratégico vislumbró en una alianza con el coloso suramericano, sino también la visión de incorporar a Venezuela al bloque subregional del sur.

Más allá de estos elementos, no se puede obviar el ajedrez de las relaciones de poder del concierto interamericano.

Samuel Piñero Guaimaraes, uno de los embajadores más influyentes de Itamaraty, al abordar como una necesidad la incorporación de Venezuela al Mercosur refiere cuatro (4) consecuencias de este hecho:

…dificultar la remoción del Presidente Chávez a través de un golpe de Estado; impedir la eventual reincorporación de Venezuela y de su enorme potencial económico y energético a la economía norteamericana; fortalecer el Mercosur y tornarlo aun más atractivo para la adhesión de los demás países de América del Sur; dificultar el proyecto permanente de Estados Unidos, de creación de un área de libre comercio en América Latina…

De esta manera, se puede decir que dos visiones de Estado confluían como telón de fondo de lo que sería esta alianza estratégica.

Como lo señala Antonio Jose Ferreira Simoes, geoestratega brasileño, con la incorporación de Venezuela, el Mercosur dejaría de ser un proyecto centrado en el cono sur y ampliaría su capacidad de irradiación hacia el Caribe y América Central.

En el plano bilateral, Venezuela se convirtió en el segundo socio comercial sudamericano del Brasil, pasando el monto del intercambio comercial de ochocientos ochenta y tres millones de dólares (U.S. $ 883.000.000) en el 2003 a seis mil millones (U.S. $ 6.000.000.000) en el 2012.

Es necesario referir que la coyuntura interna venezolana se encontraba enmarcada en una de las más difíciles situaciones por la que había pasado su democracia en el último medio siglo, y una de las más intensas de su historia contemporánea: el golpe de Estado de abril de 2002, y el paro petrolero con su gigantesca secuela económica.

En este contexto Hugo Chávez Frías informaba el jueves 2 de enero desde Brasil el surgimiento de un grupo de países amigos de Venezuela, el cual estaría dispuesto a cooperar y buscarle solución pacífica a la situación del país.

En rueda de prensa realizada en la sede de la Embajada de Venezuela en Brasilia, señaló que aún cuando todavía no se había conformado este grupo de países amigos, ya Brasil había manifestado su voluntad de cooperar para fortalecer la democracia venezolana.

No obstante, dejó claro que la iniciativa no había sido de Lula da Silva sino que había surgido en Venezuela en una reunión con varios embajadores, que además había sido bien acogida por algunos gobiernos europeos, países de la Opep y del continente americano.

En esta reunión también acordaron el inmediato acercamiento entre las estatales petroleras Pdvsa y Petrobras mediante políticas de colaboración.

error: