República Islámica de Irán

1° al 4 de Abril de 2009
Con Mahmoud Ahmadinejad
Octava Visita a la milenaria nación Persa

En el año 2009, Hugo Chávez Frías viajó en dos (2) ocasiones a la República Islámica de Irán. El primero de estos viajes fue efectuado entre el miércoles 1° y el sábado 4 de abril de ese año. Marcaba, al mismo tiempo, la octava visita del líder venezolano a la milenaria nación persa, donde ya había estado en agosto de 2000, mayo y octubre de 2001, noviembre de 2004, julio de 2006, y en junio y noviembre de 2007.

El dinamismo impuesto en la política exterior venezolana, también, se reflejaba en el caso de Irán, entre otros elementos, por la suscripción a la fecha de doscientos cinco (205) acuerdos prácticamente en todos los ámbitos del amplio espectro de la relación bilateral, de los cuales doscientos dos (202) habían sido suscritos en el lapso comprendido entre 1999 y 2008.

Antes del Gobierno de Chávez Frías la relación con Irán había estado básicamente restringida al área petrolera y más específicamente al tema de la Opep de la cual en 1960 fueron naciones fundadoras.

A partir de la llegada al poder de Hugo Chávez Frías en Venezuela se produjo un redimensionamiento y redefinición del relacionamiento bilateral que, sin de dejar de lado el componente petrolero, y energético en general, incorpora elementos de cooperación en lo político, cultural, comercial, económico, financiero, educativo, deportivo, industrial, agrícola, minero, y científico-técnico, entre otra áreas. En así como en esta nueva ocasión, acompañado de una delegación de alto nivel, Chávez Frías llega a la República Islámica de Irán en atención a invitación que le fuera formulada por su Presidente, Mahmoud Ahmadinejad.

A su arribo, aproximadamente a las siete de la noche (7:00 p.m.) de la hora local, por el Aeropuerto Internacional Meharabad, en Teherán, procedente de Doha, capital de Qatar, donde había participado en la II Cumbre entre los países de América del Sur y la Liga Árabe, fue recibido por el Ministro de Industria y Minas de Irán, Ali Akbar; y por el director para las Américas de la cancillería iraní Ahmad Sbhani; mientras que por Venezuela le esperaban el Ministro del Poder Popular para las Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, y el personal de la Embajada venezolana en Irán.

En sus primeras declaraciones desde Teherán anunció que ambas naciones evaluaban la creación de una empresa mixta minera.

Posteriormente a su llegada al Esteghlal International Hotel de la capital iraní, lúgar en el que se hospedaría durante su visita, al indicar que Venezuela e Irán se movían en la lucha por un mundo pluripolar, acotó “…así estamos comenzando a mirar el 2030…” ; así como que en esta visita “…vamos a trabajar aquí una agenda para la próxima década: agenda de alto vuelo estratégico…”.

Se refirió a la Revolución Islámica en los siguientes términos:

…hoy 1º de abril se cumplen 30 años exactos de un referéndum nacional aquí en Irán, en el que se le preguntó al pueblo qué régimen quería. Y 98 por ciento se pronunció a favor de la República Islámica de Irán. Queremos felicitar al pueblo de Irán, felicitarlo por estos 30 años de Revolución que ha puesto a Irán en uno de los primeros lugares de los países de la nueva geopolítica…

Interrogado por representantes de los medios de comunicación social, sobre el nuevo mandatario estadounidense, señaló:

…yo no tengo muchas esperanzas, porque detrás de él está un imperio. Él es el Presidente de un imperio, de una maquinaria monstruosa. (…) ojalá que el Presidente Obama sea el último Presidente yanqui, y el primer Presidente de una verdadera República democrática…

Durante su segundo día en la nación persa, jueves 2 de abril, aproximadamente a las once de la mañana (11:00 a.m.) de la hora local, Chávez Frías se reunió con su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, en la sede del Palacio de Gobierno, en una jornada de trabajo para evaluar los avances y la proyección de la relación bilateral.

Trascendió que habían abordado temas vinculados a la explotación minera en Venezuela, en base a estudios geoquímicos que se habían realizado en las entidades venezolanas de Trujillo, Barinas, Bolívar y Mérida, bajo un convenio de exploración, así como la creación de una empresa mixta de minerales.

Igualmente, abordaron temas vinculados al área agrícola, entre ellos la creación de una planta de maíz, de producción de leche, siembra de arroz y hortalizas en Venezuela, con tecnología iraní, mejoramiento genético de semillas para los rubros agrícola y ganadero, y la creación de una empresa de medicamentos contra la diabetes.

Luego de este primer encuentro de tres (3) horas de duración, se llevó a cabo una reunión ampliada en la que participaron los integrantes de los gabinetes de las dos naciones. El Presidente Chávez Frías propuso cinco (5) nuevos frentes o ejes de trabajo: alimentario, financiero, minero, farmacéutico y de desarrollo del eje Apure-Orinoco; así como lo que llamó cinco (5) escalones del nuevo nivel: tractores, vehículos, petroquímica, energía y petróleo e industrias.

El Presidente Ahmadinejad, por su parte, afirmó de manera enfática “…todas las capacidades y tecnologías disponibles en Irán están a la orden del desarrollo de Venezuela, que los iraníes sentimos como nuestro propio desarrollo…”

Los equipos de trabajo de ambos países mantuvieron reuniones los días viernes 3 y sábado 4, al término de las cuales presentaron sus conclusiones a los Presidentes En política internacional, Venezuela e Irán habían venido abogando por un mundo multipolar, lo cual era reafirmado en esta nueva oportunidad. Al respecto, el Presidente Chávez Frías indicaba que el “…mundo unipolar se acabó y que sobre un mundo multipolar Venezuela se mueve, Irán se mueve. Somos dos actores de alto protagonismo…”.

Desde Teherán, Chávez Frías comentaba algunas conclusiones a las cuales habían llegado en la Cumbre del G-20, y al respecto señaló “…en vez de pensar en la transformación del Fondo Monetario Internacional —que es uno de los culpables de la crisis mundial— deben eliminarlo, pues es el verdadero villano que ha hundido al mundo…”.

Se refería a la decisión de inyectar un billón de dólares (un millón de millones) al Fondo Monetario Internacional, sostuvo que tanto este como el Banco Mundial eran herramientas del imperialismo y agregó “…por si fuera poco decidieron proclamar el fortalecimiento de la OMC y de las normas del libre mercado: El dios mercado…”, para concluir señalando que estas medidas “…no son para nada las soluciones claras, y las que el mundo reclama y requiere, ante la gran crisis del capitalismo mundial…

Asímismo, informó que se tenía estipulado realizar la Cumbre de los países de África y América del sur en Venezuela, “…no quiero adelantar la fecha porque estamos evaluando, pero ya existe un preacuerdo entre un grupo de países africanos y de América del Sur…”.

En atención a esta visita en declaración conjunta emitida desde Teherán, “…ambos Presidentes acordaron establecer un Mapa de Ruta de las relaciones bilaterales para fijar la estrategia de desarrollo compartido para la década 2010-2020…”.

Los dos gobernantes dejaron plasmado además en dicho instrumento bilateral “…la importancia de continuar afianzando las relaciones entre la República Islámica de Irán y los países de la Alba, como expresión de la construcción de alianzas de nuevo tipo…”.

Asimismo, dejaron constancia, de haber evaluado la situación energética internacional y el panorama de desarrollo de la industria petrolera, reafirmando “…su compromiso para trabajar, conjuntamente en el marco de la Opep, para definir los precios justos del petróleo en coordinación con otros países productores….”.

Fueron categóricos al condenar los ataques del Estado de Israel a la franja de Gaza, y la masacre a la población de Palestina. Igualmente, reafirmaron el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino, “…instando a los tribunales internacionales a juzgar a los criminales del Estado de Israel…”.

Uno de los elementos a mencionar del cumplimiento de la agenda de trabajo en Irán fue la inauguración de la sede del banco binacional venezolano-iraní en Teherán, y el anuncio del pronto inicio de las operaciones del fondo único binacional estratégico en Caracas.

Sobre el tema, en vísperas de estos hechos, el Ministro del Poder Popular para Industrias Básicas de la República Bolivariana de Venezuela, Rodolfo Sanz, había adelantado que este banco “…tendrá un capital inicial de mil 600 millones de dólares, el mismo monto con el que funcionará el Fondo Venezuela-Irán. Los dos países aportarán inicialmente 100 millones de dólares…”.

La creación del banco y la constitución del fondo binacional habían venido siendo manejados a diferentes niveles, y formaron parte de la agenda tratada el recién pasado 27 de marzo de ese año entre el Presidente venezolano, Chávez Frías, y el Ministro de Asuntos exteriores de la República Islámica de Irán, Manouchehr Mottaki, en un encuentro realizado en Caracas.

Por su parte, el Ministro de Finanzas de la República Islámica de Irán, Shamsodim Hosseini, durante la inauguración de la sede financiera en la ciudad de Teherán, afirmó que la misma se constituía en una:

…excelente estrategia de los dos países para aprovechar todas las capacidades existentes para el desarrollo multilateral de las cooperaciones económicas, en los espacios derivados de la crisis financiera económica (…) nosotros podemos desarrollar las relaciones bilaterales y el aprovechamiento de las relaciones en este aspecto…

De inmediato, prosiguió, señalando que estaban bien dispuestos a elevar el papel decisivo de este banco en el desarrollo de las actividades económicas de ambos países. La inauguración del banco venezolano–iraní se realizó durante el tercer día de visita oficial del líder venezolano a Irán, el viernes 3.

En dicho acto, Chávez Frías se refería a este hecho como parte del surgimiento de soluciones para el fortalecimiento de la economía y al incremento del desarrollo social, en el contexto del nacimiento de un nuevo mundo. Fue enfático al manifestar que Irán y Venezuela se convertían además de aliados políticos, también en aliados económicos.

En esta actividad participaron el Presidente de la comisión mixta Venezuela–Irán, y Ministro del Poder Popular paras las Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz; de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez Carreño; Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro Moros; de comercio, Eduardo Samán; y el embajador venezolano en Teherán, David Velásquez; así como el Presidente y el Vicepresidente de la nueva institución financiera, Kourahs Parvizian, y Nelson Ortega, respectivamente.

error: