República Oriental del Uruguay

1° y 2 de Marzo de 2005
Toma de Posesión Presidencial de Tabaré Vásquez
Montevideo

La tercera (3ra.) visita de Hugo Chávez Frías a la República Oriental del Uruguay de un total de doce (12) que efectuara a esta nación desde que asumiera la primera magistratura del Estado venezolano, fue realizada durante los días martes 1° y miércoles 2 de marzo de 2005, con motivo de la toma de posesión de Tabaré Vásquez.

A su llegada, manifestó que se encontraba contento porque el pueblo de ese país se había expresado de manera contundente por un nuevo gobierno, agregando que en los discursos de Tabaré Vásquez se apreciaba la defensa de la soberanía.

Por otra parte, hizo responsable al presidente de los Estados Unidos de América, George W. Bush, en el caso que algo le llegara ocurrir a su vida (de Hugo Chávez), destacando estar seguro de la existencia de amenazas en su contra por información obtenida por fuentes de inteligencia, y puntualizó que el presidente cubano Fidel Castro también manejaba similar información.

Al retomar el motivo principal de su visita destacó la trascendencia que para América Latina poseía la llegada a la presidencia de Uruguay del socialista Tabaré Vázquez, con quien tenía previsto la firma de importantes acuerdos en materia energética, y la adhesión de Uruguay a la propuesta venezolana de crear una cadena estatal de televisión en Sudamérica (Telesur).

Chávez Frías, durante su estadía en la capital uruguaya se reuniría con sus homólogos de Argentina, Néstor Kirchner, y de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, entre otros mandatarios de la región.

El martes 1° de marzo de 2005 la asamblea general legislativa investía a Tabaré Vázquez como nuevo presidente de Uruguay hasta el año 2010, comprometiéndose éste a respetar la Constitución ante la presencia de siete (7) presidentes de la región y representantes de ciento treinta (130) delegaciones extranjeras.

El ex guerrillero tupamaro, y ese momento senador de la República, José “Pepe” Mujica, a la sazón presidente del Senado, tomó la declaración de Vásquez, médico oncólogo y ex Alcalde de Montevideo, quien en las elecciones presidenciales del 31 de octubre de 2004 había logrado el triunfo con una coalición de izquierda, finalizando así con el dominio de los partidos tradicionales, de centro y derecha, por primera vez en ciento setenta (170) años, reemplazando por la vía democrática a su antecesor Jorge Batlle.

Hugo Chávez Frías, en una rueda de prensa que ofreció desde Uruguay, en relación a la próxima Cumbre de las Américas que se celebraría en Argentina, indicó que el Alca había muerto y estaba naciendo un nuevo modelo de integración para América Latina, que podrían pasar muchas cosas en esa cumbe pero que lo que no iba a suceder era la resurrección de este esquema de integración, “…el Alca ha muerto, que en paz descanse hasta nunca jamás…”, reiterando la necesidad de lograr la integración latinoamericana a través del fortalecimiento del sur, con propuestas como la creación del canal Telesur, Petrosur y el Banco del Sur, entre otras iniciativas, sostenidas a través de la integración de los pueblos.

Sobre el particular, adelantó que fueron precisamente los pueblos que con su conciencia habían derrotado al Alca los mismos que se estaban concentrando en toda Latinoamérica en movimientos populares organizados.

El miércoles 2 de marzo los presidentes de Argentina, Brasil y Venezuela sostuvieron un encuentro de trabajo producto del cual, entre otros resultados, acordaron impulsar la integración energética y el desarrollo industrial de Sudamérica.

Así, reunidos en el mismo hotel donde se estaban hospedando, Hugo Chávez Frías, Luiz Inácio Lula da Silva, y Néstor Kirchner, durante más de una hora abordaron tres temas básicos: situación macroeconómica y desarrollo social; sociedad civil; e integración energética.

En relación a la situación macroeconómica y desarrollo social abordaron el problema de la deuda pública de sus respectivos países valorando las posibilidades existentes para su alivio, entre ellas el establecimiento de posturas similares ante los organismos internacionales de financiamiento pero descartando la posibilidad de negociaciones conjuntas, de esta importante reunión surgió igualmente la iniciativa de la adquisición de bonos de deuda de algunos países latinoamericanos por otras naciones de la misma región, como posibilidad de que unos ayuden a otros mediante la compra de títulos de deuda exterior.

Hay que recordar que Argentina estaba declarada en “default” desde el año 2001, y se encontraba en la recta final del proceso de canje de sus títulos en cesación de pagos; en este contexto se empezó a manejar la compra de títulos argentinos por parte de Venezuela, y la adquisición por parte de Brasil de bonos de Argentina y Venezuela, de acuerdo a algunas reseñas periodísticas los tres presidentes también habrían analizado la posibilidad de fundar un Banco de Fomento Latinoamericano.

Por otra parte, coincidieron en el fortalecimiento de la sociedad civil a través de la coordinación e integración de las organizaciones populares.

En materia de integración energética Hugo Chávez Frías se refirió a los documentos que en ocasión de su visita a la nación austral se incorporarían al acervo jurídico bilateral entre Venezuela y Uruguay, similares a los ya suscritos con Argentina y Paraguay, mediante el cual se posibilitaba la venta de crudo a estos países en condiciones especiales de financiamiento y/o a cambio de bienes y/o servicios.

En palabras de Chávez Frías estas negociaciones perseguían el objetivo de “…ayudar hasta donde podamos, ponemos a disposición del pueblo uruguayo nuestro potencial energético para cooperar con las políticas del nuevo gobierno…”.

Señaló estar consciente de las necesidades de las naciones de Sudamérica y del Caribe por lo que “…hemos activado un mecanismo a través del cual, vendemos petróleo y derivados, pero con un financiamiento de hasta 25%, es decir, si son 100 millones de dólares Uruguay cancela 75 millones de dólares pero además a tres meses…”.

Sobre el tema, añadió que un negocio como este nunca se había realizado, pues el otro veinticinco por ciento (25%) es pagadero a quince (15) años casi sin intereses. Además, indicó sobre los países beneficiados que “…entendiendo la situación de muchas naciones pobres, nos pueden pagar ese 25%, no en dinero sino en bienes y servicios…”.

A través de estas vías de cooperación que Hugo Chávez Frías venía abriendo en la región se iba abonando el camino hacia la posibilidad de crear una petrolera suramericana de capital público (Petrosur).

La profundización y fortalecimiento de la integración regional había venido tomado fuerza en momentos en que el Alca promovido por los Estados Unidos de América generaba progresivamente mayores niveles de escepticismo.

De este encuentro los tres presidentes (Argentina, Brasil y Venezuela) emitieron un Declaración Conjunta.

Chávez Frías expuso que este “trilateralismo” no debería molestar a nadie, y que en todo caso estaban decididos a continuar en este empeño.

Para Chávez Frías los tres países debían sumar sus experiencias y buscar espacios comunes de trabajo en lo macroeconómico, lo financiero, lo fiscal y especialmente en el tema de la deuda externa.

El propio miércoles 2 de marzo, Hugo Chávez y Tabaré Vásquez se reunieron en privado en la sede del gobierno uruguayo. Ambos mandatarios suscribieron la llamada Declaración Conjunta de los Presidentes de Venezuela-Uruguay, así como la Declaración de Montevideo sobre Petrosur, el Convenio Integral de Cooperación Energética entre el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el Gobierno de la República Oriental del Uruguay, el Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, y el Convenio entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Oriental del Uruguay relativo a la Nueva Televisión del Sur, todos fechados el 2 de marzo de 2005 en la ciudad de Montevideo.

Ese mismo día, Chávez Frías sostuvo un encuentro con empresarios uruguayos con quienes se comprometió a llevar a cabo la primera macro rueda binacional de negocios, instaló la Cámara de Comercio Venezuela-Uruguay, se reunió con intelectuales, políticos y militantes de los partidos que integran la coalición de izquierda Frente Amplio en la Intendencia Municipal de Montevideo, y finalmente ofreció una rueda de prensa.

Con esta visita a la República Oriental del Uruguay iniciaba una gira que lo llevaría a la India (Nueva Delhi, Bangalore y Calcuta), Qatar y Francia.

Antes de salir de Uruguay se refirió a la llegada a Aruba de un portaaviones de la Armada estadounidense, hecho que calificó como una nueva provocación hacia Venezuela por parte de la administración del presidente Bush; indicó que la nave militar llevaba a bordo veinticinco (25) helicópteros artillados, mil quinientos (1.500) marines y otros mil (1.000) tripulantes.

Al respecto, en rueda de prensa afirmó que si los Estados Unidos concretaba acciones en su contra ni una gota de petróleo iría hacia esa nación, reafirmó la existencia de fuertes evidencias de amenazas a su persona provenientes del establishment estadounidense al que acusó de preparar nuevas acciones contra Venezuela, advirtiendo que el país se encontraba preparado para rechazar cualquier intento de derrocar a su gobierno.

error: